La presidencia de Borràs en el Parlament lastrará toda la 13ª legislatura de Cataluña
  1. España
  2. Cataluña
La apertura de juicio oral, clave

La presidencia de Borràs en el Parlament lastrará toda la 13ª legislatura de Cataluña

La defensa de Borràs puede intentar dilatar los tiempos. Pero eso solo dará a la nueva presidenta de la Cámara un año de paz hasta que empiecen sus problemas con la Justicia

placeholder Foto: Laura Borràs (d), junto a Roger Torrent. (EFE)
Laura Borràs (d), junto a Roger Torrent. (EFE)

El Parlament de Cataluña ha iniciado hoy su 13ª legislatura. Un número que no da suerte. Y menos si escoges como presidenta de la Cámara a Laura Borràs, acusada de haber troceado contratos de informática cuando estaba al frente del Institut de les Lletres Catalanes. En teoría, el problema solo se producirá si hay condena, si al final es así, pero en la práctica la desestabilización se producirá mucho antes, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) abra juicio oral. La CUP, ERC y la propia JxCAT asumen con esta decisión someterse a un fuerte desgaste en los próximos meses.

Así lo señala el Reglamento del Parlament de Cataluña, en su artículo 25.1 a). Allí se establece que un diputado puede ser suspendido de sus funciones “si es firme el acto de procesamiento o de apertura de juicio oral y el pleno del Parlamento lo acuerda por mayoría absoluta, dada la naturaleza de los hechos imputados”.

De manera previa, la Comisión del Estatuto de los Diputados ha de hacer un dictamen. Eso supone que tanto en esa comisión como en el pleno la CUP, ERC y JxCAT tendrán que respaldar a la presidenta encausada. Se prevé que será dentro de un año, pero tendrán que apoyarla cuando se la acusa de malversación y prevaricación. Y como ha reconocido Carles Riera, de la CUP, el origen de la causa es "una mala praxis".

La desestabilización comenzará cuando el TSJC abra juicio oral

"Nos parece una temeridad comenzar la legislatura sin asumir acuerdos estratégicos y priorizando intereses partidistas", apuntaba Riera horas antes de la votación, en la que finalmente se han abstenido, ante una presidencia de Borrás que estaba ya asegurada. El republicano Ernest Maragall, diputado de más edad, junto con los dos más jóvenes —el socialista David González y Alberto Tarrades, de Vox— han pilotado la sesión.

Desde la Mesa de Edad, Maragall ha urgido a formar un Govern que afronte la crisis del coronavirus y que trabaje para lograr un "cambio profundo de las relaciones con las instituciones del Estado".

Foto: Los candidatos a las elecciones de Cataluña, delante del Parlament. (EFE)

Pero, a pesar de que el futuro de Borràs pueda pasar por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el foco seguirá puesto en el Parlament. Con la presidenta de la Mesa en la cuerda floja por su causa judicial y Vox convertido en la cuarta fuerza política —12 diputados—, la mayoría independentista arrancará a caminar con rodillas de cristal. Habrá que estar dando apoyo a Borràs desde la Cámara y la acusación, que nada tiene que ver con el independentismo, acabará resultando muy incómoda para sus socios.

Un año

Fuentes jurídicas apuntan que en un año, durante el primer trimestre de 2022, se abrirá juicio oral en el TSJC, ya que la instrucción está lista, porque la ejecutó el Tribunal Supremo. Por lo tanto, la 13ª legislatura solo tendrá un año tranquilo. A partir de la apertura de juicio oral, el Parlament tendrá que empezar a sobreactuar para que Borràs permanezca en el cargo.

La calma que precederá a la tempestad será el año previo a la apertura de juicio oral

La defensa de Borràs puede intentar dilatar los tiempos. Ya quiso hacerlo con Quim Torra y el caso de la pancarta. Pero por mucho que se apueste por esa línea, solo habrá un año de calma, como mucho.

Los comunes

El independentismo controlará desde hoy la Mesa del Parlament: cuatro puestos de siete. Se prevé que los comunes puedan entrar con un puesto y que el constitucionalismo quede reducido a los dos puestos del PSC, los cuales serán ocupados por Eva Granados, vicepresidenta, y Ferran Pedret.

Con el control 'indepe' de la Mesa, Salvador Illa pierde su oportunidad de presentar su candidatura a la investidura. Solo si Aragonès fracasa en su intento, el líder del PSC tendría una oportunidad, siempre que la nueva presidenta dé su visto bueno.

Altercado al inicio

Antes de comenzar la sesión, un hombre ha intentado agredir al líder de Vox, Santiago Abascal, y al candidato del partido en el Parlament, Ignacio Garriga, antes de que este último accediese al Parc de la Ciutadella para asistir al Parlament.

Los guardaespaldas que acompañaban a los líderes de Vox han reducido al hombre, que se había colado entre la gente concentrada para arropar a ambos líderes políticos, en la primera legislatura en la que Vox tiene representación parlamentaria en la cámara catalana.

CUP Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya Cataluña Parlamento de Cataluña Laura Borràs
El redactor recomienda