La ‘operación Cataluña’ de Iceta: un sondeo favorable y la coyuntura provocaron una decisión histórica
  1. España
  2. Cataluña
CLAVES DEL RELEVO EN EL PSC

La ‘operación Cataluña’ de Iceta: un sondeo favorable y la coyuntura provocaron una decisión histórica

El líder socialista “estaba convencido de que había que dar un revulsivo a la situación y aprovechar la coyuntura para intentar dar el sorpaso en las elecciones”

placeholder Foto: El ministro de Sanidad y secretario de Organización del PSC, Salvador Illa (i), acompañado del secretario general del PSC, Miquel Iceta. (EFE)
El ministro de Sanidad y secretario de Organización del PSC, Salvador Illa (i), acompañado del secretario general del PSC, Miquel Iceta. (EFE)

“Hay que ir a por todas”. Ese fue el mensaje de Miquel Iceta a los suyos cuando decidió hacer público que sería el ministro Salvador Illa el que encabezará la lista del PSC en las próximas elecciones autonómicas del 14-F. El líder socialista, dicen sus allegados, “estaba convencido de que había que dar un revulsivo a la situación y aprovechar la coyuntura para intentar dar el sorpaso en las elecciones”. Subrayan que fue una decisión meditada con calma y mirando al milímetro los ‘tempos’ para no equivocarse.

A finales de noviembre, Miquel Iceta hizo un viaje relámpago a Madrid. Se reunió con Pedro Sánchez en Moncloa y le hizo llegar el mensaje de que había que poner toda la carne en el asador en Cataluña. “Te lo digo porque es una cosa que te afecta mucho. El candidato debe ser Salvador Illa. Pero eso te obliga a hacer una remodelación del Gobierno”, dijo el catalán. “Estamos de acuerdo. Yo lo veo igual, pero no quiero que haya ninguna imposición”, le contestó Sánchez.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto al secretario general del PSC, Miquel Iceta. (EFE)

De Moncloa, Iceta se desplazó al Ministerio de Sanidad, para reunirse con Salvador Illa, a quien le hizo la oferta en firme de que fuese el candidato. El ministro aceptó, pero puso condiciones. Una de ellas era que le dejasen iniciar el periodo de vacunación antes de hacer pública cualquier decisión. Y así se hizo.

La operación fue de Iceta, pero la bendijo Pedro”, explica a El Confidencial uno de los dirigentes socialistas que estuvieron en la ‘cocina’ del proceso. “En aquellos momentos, había un punto débil: Illa era el ministro de Sanidad y no era conveniente sacarlo en medio de la pandemia. En las últimas semanas, con la llegada de las vacunas, ha habido un punto de inflexión. Estamos en el principio del fin de la crisis sanitaria y es el momento de dar el paso adelante”, explican las fuentes.

El PSC recurre a Salvador Illa como candidato a la Generalitat

Afirma este dirigente que no era un salto al vacío: “Es una apuesta muy fuerte y en el partido lo asumimos absolutamente al 100%. Tenemos una encuesta interna que nos dice que estamos próximos a ganar las elecciones y la candidatura de Illa puede ser el revulsivo que necesitamos. Es un candidato que rompe y lo apostamos todo con él”.

El papel de Iceta

En el aire, solo queda la cuestión de qué papel desempeñará en el futuro Miquel Iceta. “Hay dos cosas que hemos trabajado en la ‘cocina’. La primera es el dar una salida institucional a la altura de la talla política de Miquel Iceta”, señalan las fuentes citadas. Eso se resolvería con el nombramiento de Iceta como ministro. “Ha de ser un ministerio que prime la gestión —subrayan las fuentes—. El de Administraciones Territoriales o uno similar sería una buena opción”. En el PSC, esperan que la remodelación que ha de hacer Sánchez afecte a tres o cuatro ministerios. En realidad, Iceta ya había dicho tiempo atrás que le gustaría recalar en Madrid, aunque en 2019 ERC frustró su nombramiento como presidente del Senado, tras la victoria del PSOE en las primeras elecciones de ese año.

El segundo fleco es el papel de Miquel Iceta como líder del PSC, del que es el primer secretario, cargo equivalente al de secretario general. Aquí es donde algunas fuentes difieren de otras sobre el papel de los socialistas en el panorama político catalán. “En cierta forma, se adapta el modelo PNV, con un hombre fuerte en el partido y otro en las instituciones. Con su paso al costado, Iceta se ha consolidado internamente como el hombre fuerte del PSC. Es un gesto que refuerza su autoridad moral. No se retira de la escena política, pero cede el protagonismo en las instituciones para ganar la batalla”, comenta un alto dirigente socialista a este diario.

Otro dirigente, no obstante, explica que “el modelo PNV solo funciona en el País Vasco. En Cataluña, el peso institucional es muy potente, mucho más potente que el peso orgánico. No se puede reproducir. Es cierto que Iceta seguirá siendo el líder del partido, al menos hasta el próximo congreso, pero su incidencia en la estrategia de las instituciones será difícil que se note”.

Los barones socialistas cerrarán filas con la operación. “Salvador es un muy buen candidato. Tiene cualidades políticas y puede cerrar una época de conflictos, bloqueo y decadencia de la política catalana. Además de ser una buena persona, demostró que es muy eficiente en gestión y devolverá a la gestión pública catalana el prestigio perdido”, explica un dirigente de primera fila del PSC.

El pacto con ERC, en la nevera

También apunta que “lo que hace Salvador es política constructiva. Demostró que se puede hacer esa política, llegar a acuerdos con la oposición y no alimentar polémicas. La sociedad catalana necesita mucho diálogo y acuerdos, y eso es lo que puede aportar”.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el ministro de Sanidad, Salvador Illa (d). (EFE)

Otro dirigente, no obstante, pone el énfasis en que Salvador Illa representa una apuesta muy singular del PSC en las próximas autonómicas. “Es un candidato con el que, de entrada, un pacto con ERC pasa a segunda fila. No es que vaya a oponerse, porque si de algo sabe es de llegar a acuerdos y negociar, pero si con Miquel Iceta un pacto con los republicanos era una posibilidad, con Illa está más lejos, por sus propias convicciones”.

En el PSC, opinan que la coyuntura está de su lado: una encuesta que les da posibilidades de sorpaso, un Cs que está a la baja y un bloque independentista imbuido en una cruenta guerra cainita son argumentos que “invitan al optimismo”. Curiosamente, en la decisión de Iceta pesó un factor externo: la decisión de Lorena Roldán, la portavoz parlamentaria de Cs, de abandonar las filas del partido naranja y pasarse al PP, en cuyas listas concurrirá de número dos de Alejandro Fernández. En realidad, el PSC iba a hacer pública la decisión este 31 de diciembre, pero el anuncio de la portavoz naranja de cambio de partido decidió a Iceta a hacer pública su decisión un día antes.

Roldán fue la elegida por la militancia de Ciudadanos en las primarias para encabezar la lista naranja en las próximas autonómicas, pero el líder parlamentario, Carlos Carrizosa, decidió situarse él mismo como el cabeza de lista. La jugada acabó con un inmenso enfado de Roldán que, a la postre, cambió las siglas de Cs por las del PP.

“Hay que ir a por todas”. Ese fue el mensaje de Miquel Iceta a los suyos cuando decidió hacer público que sería el ministro Salvador Illa el que encabezará la lista del PSC en las próximas elecciones autonómicas del 14-F. El líder socialista, dicen sus allegados, “estaba convencido de que había que dar un revulsivo a la situación y aprovechar la coyuntura para intentar dar el sorpaso en las elecciones”. Subrayan que fue una decisión meditada con calma y mirando al milímetro los ‘tempos’ para no equivocarse.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salvador Illa Cataluña PSC Miquel Iceta Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pandemia Nacionalismo
El redactor recomienda