Acelera la fecha de la votación de socios

La Generalitat acelera la moción de censura del Barça pese al covid para ayudar a JxCAT

Un dictamen del bufete de abogados Baker & McKenzie ha desaconsejado llevar a cabo la moción, porque violaría la propia normativa anticovid que ha desplegado la Generalitat

Foto: El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (EFE)
El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (EFE)

Con las encuestas en contra, JxCAT quiere convertir las elecciones al FC Barcelona en una previa de las elecciones catalanas, como si una victoria de un candidato cercano al soberanismo pudiera ser un espaldarazo a la lista que está preparando Carles Puigdemont, algo que muchas personas cercanas al FC Barcelona dudan. Para ello, la estrategia pasa por acercar las elecciones al FC Barcelona al 14 de febrero, fecha en la que se prevé que tengan lugar los comicios catalanes. Eso ocurre en plena pandemia, con la Generalitat cerrando bares, universidades y actividades deportivas no profesionales. Pero a la vez presionando para que se pueda votar la moción de censura del FC Barcelona, que llamará a las urnas a 143.000 socios.

El FC Barcelona ha enviado a la Secretaría General de l'Esport el protocolo para la votación de la moción de censura. El club ha propuesto dos fechas para que los socios blaugranas decidan el futuro de la junta directiva de Josep Maria Bartomeu: el domingo 1 y el lunes 2 de noviembre. La moción de censura necesita el 66,6% de votos a favor de echar a Josep Maria Bartomeu y su junta.

La moción ha contado con el apoyo de la candidatura de Víctor Font, pero no la ha presentado él. Font es cercano a posiciones soberanistas, pero en algunos sectores del mundo del deporte se albergan dudas de que una hipotética victoria de Font fuera a beneficiar a JxCAT. Pero Gerard Figueras, director general d’Esports y persona muy cercana a Waterloo, asegura que nada impide votar la moción cuanto antes y que no hay dudas jurídicas. Figueras tiene ahora la última palabra, pero ha de estar avalado por el comité de emergencias de la Generalitat, el Procicat.

La junta de Bartomeu pidió un dictamen jurídico para ver cómo podía organizar la moción de censura y el bufete de abogados Baker & McKenzie desaconsejó llevarla a cabo, porque precisamente violaría la propia normativa anticovid aplicada por la Generalitat. Así, en la conclusión 4 del dictamen que firma el abogado del Estado en excedencia Víctor Mercedes, y al que ha accedido El Confidencial, se asegura que “la Resolución SLT/2107/2020, de 28 agosto, del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, por la que se adoptan medidas especiales en materia de salud pública para la contención del brote epidémico de la pandemia covid-19 en el territorio de Cataluña, ha establecido una prohibición de encuentros y reuniones de más de 10 personas, tanto en el ámbito privado como público, que sigue vigente”. De hecho, desde ayer, estas medidas se han endurecido.

Violaría la Ley del Deporte

Además de las limitaciones marcadas por la Conselleria de Salut, también se violaría la Ley del Deporte de la Generalitat, según este mismo dictamen, ya que el artículo 31 bis de dicha norma “excluye de las asambleas generales permitidas en este momento las que tengan por objeto aprobar el voto de censura. No resultando de aplicación tampoco la Disposición Transitoria Tercera de dicho decreto, la votación en asamblea general del voto de censura en curso en FCB resulta legalmente imposible”.

La moción de censura se arriesga a violar tanto la normativa anticovid aprobada por la Generalitat como la propia Ley del Deporte de Cataluña

“La mesa del voto de censura deberá contemplar cuanto antecede y advertir, en su caso, a la junta directiva del club sobre la referida imposibilidad legal, en algún momento del procedimiento del voto de censura, a los efectos de tomar la pertinente decisión acordemente, antes de la convocatoria de la asamblea general o con posterioridad, dejando, en su caso, en suspenso la convocatoria y celebración de la asamblea general y de la votación correspondiente”, apunta el dictamen jurídico.

Elecciones el 1 de febrero

Los estatutos del FC Barcelona establecen que en caso de que prospere una moción de censura, las elecciones al club se tienen que celebrar antes de tres meses. Si se vota el 1 de noviembre, el límite sería el 1 de febrero, 13 días antes que las elecciones catalanas. Justo el escenario con el que se fantasea en Waterloo. Fuentes políticas aseguran que desde JxCAT se busca un “efecto Canadell”, una victoria de un candidato independentista que pueda servir de acicate a unos votantes soberanistas que están dando muestras de agotamiento.

Fuentes deportivas cercanas al club consideran que esta estrategia es muy especulativa y poco anclada en la realidad. Sitúan como favorito a Jordi Roche y no a Víctor Font. Roche no tiene un perfil tan nacionalista y recuerdan que la masa social del Barça no vota por política sino pensando en clave deportiva o de supervivencia del club. Una cosa es que haya cabreo con Bartomeu por el 2-8 contra el Bayern de Múnich, la crisis de Messi o la deuda de casi 800 millones que al club le costará digerir, y otra que se vote en esas claves. Para el socio tipo de la entidad blaugrana, es más importante que Víctor Font sea cruyfista que el que sea más o menos independentista, por ejemplo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios