convertir el club en un altavoz del 'procés'

Roures y Puigdemont impulsan la alianza Font-Laporta para asaltar el FC Barcelona

El presidente de Mediapro y el nuevo delfín de Puigdemont, Joan Canadell, están maniobrando en secreto para forjar un acuerdo entre Víctor Font y Joan Laporta que les permita controlar el club

Foto: El presidente de Mediapro, Jaume Roures. (Reuters)
El presidente de Mediapro, Jaume Roures. (Reuters)
Adelantado en

El mandato del actual presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, no finaliza hasta el verano de 2021, pero el independentismo ya se ha movilizado para asaltar la institución y convertirla en su altavoz más potente. El fútbol es lo de menos. El nuevo delfín de Carles Puigdemont, el empresario y presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, está trabajando para integrar en una sola candidatura a dos de los aspirantes, el empresario de las telecomunicaciones Víctor Font y el abogado y expresidente 'blaugrana' Joan Laporta (2003-2010), según han confirmado a este diario fuentes cercanas a ambos. Los dos son independentistas declarados.

El sector más ultra del 'procés' se ha encontrado con un aliado decisivo en su ofensiva para tomar el control del Barça. El presidente de Mediapro, Jaume Roures, está maniobrando para impulsar el mismo tándem, aunque no tanto por razones políticas. El máximo responsable del gigante audiovisual busca recuperar la influencia que empezó a perder en 2010 cuando Sandro Rosell llegó a la cúspide del club (2010-2014). Su declive se acentuó aún más en 2015, ya con el continuista Bartomeu en la presidencia, después de que la junta directiva aprobara la venta de los derechos de televisión del primer equipo a Movistar, poniendo fin a seis años de vinculación con Mediapro.

El expresidente del Barcelona Joan Laporta. (Reuters)
El expresidente del Barcelona Joan Laporta. (Reuters)

Roures, que se declara no independentista pero defiende el derecho a la autodeterminación, confía en Font y Laporta para que el FC Barcelona agrande la posición de su grupo en el millonario negocio de los derechos deportivos. Rosell y Bartomeu quitaron a Roures hasta la gestión de Barça TV. El presidente de Mediapro les ha declarado la guerra en todos los frentes. Fuentes próximas a Font y Laporta admiten que el industrial catalán los ha sentado recientemente para intentar convencerlos de que deben aunar esfuerzos para aumentar sus opciones de victoria. Las elecciones del Barça tienen un formato presidencialista. Solo gana el primero. El segundo no obtiene nada.

Cámara de Comercio, segunda parte

El acuerdo entre Font y Laporta no es imposible, pero todavía no se ha producido. Puigdemont y Canadell también están empujando para cerrarlo. El 'procés' anda perdido en un laberinto de proyectos y liderazgos. El inquilino de Waterloo y su probable candidato a la presidencia de la Generalitat en las próximas autonómicas darían un golpe en la mesa si convierten la institución con más proyección internacional de Cataluña en un instrumento de difusión del independentismo. Las metas deportivas pasarían inmediatamente a un segundo plano. Ya lograron hace un año tomar el control de la influyente Cámara de Comercio de Barcelona para ponerla al servicio de la república.

Puigdemont y Canadell preferirían lanzar su propio candidato a la presidencia del Barça, pero para concurrir a las elecciones hay que llevar 10 años de socio y presentar un aval millonario (en los comicios de 2015, se exigieron 75 millones de euros). Eso limita sus opciones. La más viable es apostar por candidatos independentistas y ofrecerles la capacidad de movilización de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y otras entidades satélite para tratar de arrastrar al mayor número posible de votantes. Font y Laporta cumplen con la premisa fundamental. Los dos han reprochado en innumerables ocasiones a Bartomeu su equidistancia política en los momentos más críticos del 'procés' y han manifestado su respaldo a la vía del 1-O. Canadell está manteniendo contactos discretos para impulsar a los dos candidatos.

El empresario Víctor Font. (EFE)
El empresario Víctor Font. (EFE)

Roures y el presidente de la Cámara de Comercio también coinciden en el orden de los nombres. Su plan pasa por que Font sea cabeza de cartel y Laporta acepte la vicepresidencia. El primero lleva casi un año en campaña, pero es poco conocido por los socios, sobre todo entre los de mayor edad. Su principal baza es el 'Barçagate', un escándalo aireado por su candidatura el pasado febrero que culpa a la directiva de Bartomeu de pagar un millón de euros a una empresa dedicada a la reputación en redes sociales (I3 Ventures SL) para difundir mensajes negativos contra jugadores como Gerard Piqué y Leo Messi, el excapitán Xavi Hernández, el exentrenador Pep Guardiola y los propios Font y Roures, entre otros. El presidente de Mediapro ha reforzado la vía judicial del caso anunciando una querella al presidente del Barça por usar presuntamente dinero de la institución para difundir informaciones en su contra.

Laporta es más conocido, pero concita un amplio rechazo, y la dura derrota que sufrió en las elecciones de 2015, con un 33% de los votos frente al 54,6% que obtuvo Bartomeu, le resta fuerza para encabezar de nuevo una candidatura. Por ahora, Laporta no ha dado su brazo a torcer, pero no se cierra a una alianza con Font que le permitiría volver a las plantas nobles del Camp Nou. Sus finanzas personales no pasan por un buen momento. Las fuentes consultadas atribuyen un papel crucial en las negociaciones para formar el tándem a Jani Trias, abogado del economista Alfons Godall, que fue vicepresidente del club durante la etapa de Laporta.

"Casi seguro que ganáis"

El FC Barcelona es prioritario para la hoja de ruta del secesionismo, que busca vampirizar todas las instituciones y asociaciones en todos los ámbitos sociales, económicos, culturales y políticos de Cataluña. La candidata de Puigdemont y Canadell a la presidencia de la ANC, Montserrat Soler, que quedó tercera este domingo en las elecciones de esa asociación y mantiene intactas sus opciones de victoria, reconoció el pasado septiembre en una intervención ante activistas en las fiestas del barrio de Sants que el 'procés' necesita apropiarse del primer club de la comunidad para incorporarlo a su causa.

Soler arengó a copar todas las estructuras de Estado posibles y clasificó estas en tres niveles: las gubernamentales, es decir, dirigidas por políticos, como el Parlament, el Govern, los ayuntamientos, las diputaciones o los consejos comarcales; las de grandes instituciones, como las cámaras de Comercio y los sindicatos, y las de otras plataformas. “Siendo votantes estratégicos en estas estructuras, conseguiremos el control del territorio en la extensión de los espacios de poder”, aseguró en una intervención que fue grabada en vídeo.

Soler explicó que, entre esas estructuras que debe colonizar el independentismo, figuran los colegios profesionales y, especialmente, “las federaciones deportivas y los clubes deportivos”. El FC Barcelona es clave, pero también el RCD Espanyol y cualquier otra plataforma que pueda considerarse un "espacio de poder". “Seguro que muchos de vosotros pertenecéis a algún club deportivo, o un familiar o un hijo vuestro pertenece a un club. Los que sois socios, ¿os habéis parado a contar cuántos socios tiene vuestro club? ¿Y os habéis parado a analizar si gobiernan en clave independentista? Investigad cuándo son las elecciones y, si es posible, formad una candidatura independentista que sea el nuevo equipo de gobierno. Casi seguro que ganaréis”, aseguró la candidata de Puigdemont a la ANC.

Ese fue el sistema que usó precisamente Canadell para barrer en las elecciones de la Cámara de Comercio. Utilizó la capacidad de activación de la ANC para que autónomos y pequeños empresarios independentistas votaran masivamente en un proceso que, tradicionalmente, se saldaba con un bajísimo índice de participación. Las grandes compañías de Barcelona están representadas ahora por una cámara al servicio del 'procés'. "¿Sabéis cuánta gente mueve la Federación Catalana de Fútbol? Y pensad también en los grandes clubes: tenemos el Barça y tenemos el Espanyol. Y tenemos otros clubes no tan grandes, pero imaginad que todos estos tuvieran gobiernos independentistas", planteó Soler. "El 50% de los medios de comunicación habla de deportes. Pues bien, el deporte es un medio de expansión y de comunicación de ideas muy importante".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios