Forcadell y Bassa quieren acogerse

Los indultos a los condenados por el 'procés' dividen al independentismo

A pesar de lo que mantienen los presos de boquilla, la unidad de este colectivo sobre la cuestión del indulto es más compleja y hay como mínimos tres posiciones muy diferenciadas

Foto: Oriol Junqeuras en una reunión con alcaldes y diputados en Santa Coloma. (EFE)
Oriol Junqeuras en una reunión con alcaldes y diputados en Santa Coloma. (EFE)
Adelantado en

Los indultos a los doce condenados por el 'procés' están dividendo, todavía más, las filas del independentismo en Cataluña. UGT lo ha pedido para Dolors Bassa y tres expresidentes del Parlament lo han solicitado para Carme Forcadell. En ambos casos con la connivencia de las implicadas, si bien ellas no lo demandan directamente. Pero como las dos son cercanas a ERC, sectores de JxCAT ya han empezado a acusarlas de traición, de aceptar el marco jurídico español y de romper la unidad de los presos.

Ciertamente, la Generalitat no está por los indultos. El propio Quim Torra ha condicionado que se celebre una nueva sesión de la Mesa del Diálogo a que tanto el derecho de autodeterminación como la amnistía a los presos sean cuestiones que han de tratarse. Eso supone dar un portazo a la perspectiva de un indulto, que los presos cercanos a JxCAT, pero también Oriol Junqueras, Raül Romeva o, sobre todo, Jordi Cuixart –“ho tornarem a fer”–, rechazan de plano.

La polémica, sorda, por el respeto político que generan los presos se produce en el largo período preelectoral que se ha abierto en Cataluña y que ha generado un pulso entre ERC y JxCAT para quedar primero en las urnas. Pero el indulto es una gracia que concede el Gobierno y que está regulada. En esencia, se elimina la responsabilidad penal pero no se retira la atribución del delito. Aunque desaparecerían las penas de cárcel es más cuestionable si también eliminaría la inhabilitación. Para que así fuera la gracia debe ser total y por "razones de justicia, equidad o utilidad pública, a juicio del Tribunal sentenciador". En ese caso por tanto, el Supremo debía apoyarlo, cosa poco probable. Para el indulto parcial también se recaba su criterio pero no es vinculante.

Sin embargo, los indultos que están más avanzados en cuanto a tramitación no son los que han generado la polémica sino el que solicitó por su cuenta y riesgo el penalista Francesc Jufresa, para los doce presos, según confirma el Ministerio de Justicia. Jufresa lo justifica como la iniciativa personal de un ciudadano: “Creo que es un instrumento válido para solventar un conflicto que hay en mi país. Y cuando el independentismo pide la amnistía saben que una amnistía no se puede pedir porque es contraria a la Constitución. Pedir la amnistía es como pedir derogar la Carta Magna”.

Los indultos que están más avanzados no son los que han generado la polémica sino el que solicitó por su cuenta y riesgo el penalista Francesc Jufresa

“Esto es una iniciativa personal mía, no la he hablado con ninguno de los afectados. Es una cuestión que yo creo que puede servir para dar una salida a un grave conflicto político como el ‘procés’, que ha divido gravemente a la sociedad catalana”, añade Jufresa, que se declara no independentista pero como conocedor de la ley considera que ésta es una salida natural que puede servir para rebajar la presión política que soporta Cataluña. “De manera oficiosa me llega que mi petición ya ha sido completamente tramitada y está en la mesa del Consejo de Ministros”, asegura este penalista que recuerda que “el indulto no necesita ninguna complicidad de los afectados. También había oído a muchos de los políticos presos que ellos nunca lo iban a pedir y por eso pensé que era útil que yo lo hiciese puesto que el efecto del indulto es el mismo. Ya puede decir Jordi Cuixart que lo rechazaría. Lo pondrían en la calle. En España la cárcel voluntaria no existe”.

Diversas posiciones

A pesar de lo que mantienen los presos de boquilla, la unidad de este colectivo sobre la cuestión es más difusa de lo que podría parecer. Es evidente que Bassa y Forcadell se acogerán al mismo en cuanto puedan. Pero otros, como Raül Romeva han abierto la puerta asegurando que comprendía a Bassa y Forcadell. Un tercer grupo, han jugado a las medias tintas, como son los casos de Jordi Turull, Josep Rull y Quim Forn. Los tres han asegurado que no pedirían el indulto pero que lo aceptarían si lo solicitase un tercero. Por último, los más beligerantes en contra de la medida son Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Oriol Junqueras. Este último dijo en una entrevista a Naciodigital: “el indulto se lo pueden meter por donde les quepa”.

Ninguno de los presos ha pedido el indulto de manera directa, los que buscan esa salida intentan que sea un tercero el que les ahorre el mal trago

Por eso la situación es confusa también en JxCAT. En abril de 2019, la formación pedía el indulto. En septiembre de ese mismo año pasó a exigir la amnistía, imitando lo que proponía ERC en su programa. De manera que podría parecer que lo de Jufresa es una cosa insólita y excéntrica. Pero el Comité Ejecutivo de la Lliga Democràtica, el nuevo partido que preside Astrid Barrio y que impulsan sesctores catalanistas no independentistas anunció esta semana que va a pedir el indulto de todos los condenados. En su nota manifiestan "el deseo inequívoco de contribuir a la reconciliación entre catalanes y no abonar ningún tipo de confrontación ni entre catalanes ni entre los gobiernos de Cataluña y España, convencidos de que es necesario concentrar sus esfuerzos en superar la crisis sanitaria, económica y social que está provocando la Covidien-19". Por tanto, al final en Cataluña los querrían el indulto serían los no independentistas mientras que los que los rechazan son los soberanistas irredentos que prefieren vivir instalados en el conflicto que reconocer que en octubre e 2017 perdieron.

Remediar una injusticia

Para Jufresa, además, el indulto viene a solventar un injusticia, “ya que los que están en prisión son los que se han sometido a la Justicia, los que cuando fueron llamados por los tribunales y acudieron y ahora les tienen cumpliendo una pena muy importante. En cambio, el señor que proclamó la independencia está tan ricamente en Bruselas. Y esto hace más absurda la situación”.

Los indultos son una cuestión polémica. Incluso para el constitucionalismo. En las últimas elecciones catalanas, las de diciembre del 2017, el PSC empezó a caer en las encuestas cuando en plena campaña, Miquel Iceta se refirió a los indultos en plena campaña, precisamente para desmarcarse de la amnistía como salida política.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios