HOMBRE DE MÁXIMA CONFIANZA DE PUIGDEMONT

Josep Costa, vicepresidente del Parlament, una 'máquina' de difundir noticias falsas

En Cataluña ha nacido una estrella. Se trata de Josep Costa, vicepresidente del Parlamento catalán, que enarbola una línea marxista (de Groucho) en sus relaciones políticas

Foto: El diputado de JxCAT, Josep Costa, en una imagen de archivo. (EFE)
El diputado de JxCAT, Josep Costa, en una imagen de archivo. (EFE)

Hubo un tiempo en que el epicentro de las 'fake news' del independentismo sobre España y el gobierno español se ubicaba en Bruselas. El eurodiputado Ramon Tremosa era algo así como el generador 'oficial' de noticias falsas que eran difundidas por las redes sociales, hasta el punto de que un ex primer ministro belga le tuvo que llamar la atención. Pero Tremosa ya no está en Bruselas ni tampoco mantiene su frenética actividad propagandística.

Ahora, Cataluña ha encontrado a su sucesor. Se trata de Josep Costa, vicepresidente del Parlamento catalán, el hombre de confianza de Carles Puigdemont en la cámara catalana.

El dirigente de JxCAT es ibicenco y licenciado en Derecho por la UPF. En su perfil de Twitter se define como "profesor de Teoría Política". En su currículum parlamentario consta que es licenciado en Derecho y profesor asociado del ámbito de teoría política del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la UPF, letrado del Consejo Insular de Formentera y letrado funcionario del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet.

En su declaración de intereses económicos, especifica que es "profesor asociado de la UPF, letrado del Consejo Insular de Formentera y abogado en ejercicio". Eso sí, del Colegio de Abogados de Baleares. También asegura que es "independiente", aunque "siempre ha observado, estudiado y practicado la política". Y, al margen de ser administrador de la compañía Sa Font des Taronger Gestió i Consultoria SL, pertenece también a la comisión ejecutiva de la entidad Gent per Eivissa.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, conversa con el secretario general del Parlament, Xavier Muro (c). (EFE)
El presidente del Parlament, Roger Torrent, conversa con el secretario general del Parlament, Xavier Muro (c). (EFE)

En las elecciones de diciembre de 2017, figuraba en el puesto número 17 de la lista de JxCAT por Barcelona. En esta demarcación fueron elegidos, precisamente, 17 diputados. Pero del último de la fila pasó a ganarse la confianza del 'jefe de Waterloo' y se posicionó como vicepresidente primero del Parlament, el hombre fuerte de Puigdemont para controlar la cámara legislativa.

Una fuente del PDeCAT apunta a que "ni Albert Batet ni Eduard Pujol ni nadie. La única persona en la que confía Puigdemont ciegamente es en Costa. Solo él y Elsa Artadi tienen el 100% de su confianza en Cataluña. Ni siquiera Quim Torra tiene tanta estima de Puigdemont. Y de Costa, pues qué decir: su único dios es Carles Puigdemont y él lleva su lealtad hasta extremos insospechados".

"Personalmente, es un señor con el que se podría ir a tomar una cerveza. Pero cuando ves algunas de las cosas que hace, te pone los pelos de punta, no ya por sus posicionamientos políticos radicales, sino por la forma incluso de expresarlos", opina un diputado de la oposición que le conoce de cerca. Aun así, tiene fama de reservado y arisco, incluso entre sus propios correligionarios. Es un puño de hierro con guante de seda.

El maldito micro abierto

Costa es capaz de retuitear las consignas más radicales y extremistas antiespañolas y no tuvo empacho, hace pocas semanas, en intentar pactar secretamente con el portavoz de Ciudadanos, Joan García, para fastidiar al presidente del Parlament, Roger Torrent, que es precisamente otro independentista, aunque de ERC.

El presidente del Parlament, Roger Torrent y el vicepresidente primero de la Mesa, Josep Costa (i). (EFE)
El presidente del Parlament, Roger Torrent y el vicepresidente primero de la Mesa, Josep Costa (i). (EFE)

Lo que quería era ponerlo en un aprieto, dejarlo en evidencia y que perdiese una votación. Así, el de JxCAT llamó al de Ciudadanos para pedirle ayuda y que Torrent no se pudiese hacer la foto regalando un cheque de la cámara a la lucha contra la pandemia. "El que quiera hacerse campaña personal, que se la pague". "Si tú me ayudas en esto, yo te ayudo en lo tuyo", se oyó decir a Costa. 'Lo tuyo' era la petición de Ciudadanos de que una parte de los dos millones de donación del Parlament no se quedasen solo en los hospitales del ICS, sino que fuesen también a consorcios, como el Parc Taulí (que son públicos). Un micrófono abierto fue el testigo involuntario del complot.

Cuando fue descubierto, Costa aseguró que consideraba zanjado el tema porque lo importante eran los 10.000 muertos por coronavirus. Y aseguraba que con el portavoz de Ciudadanos solo habló "por obligación, de la gestión interna de la institución. Nunca de cuestiones políticas". El micrófono permitió escuchar lo contrario. Y remataba que "exigiré a ERC y a Roger Torrent que no se me obligue a compartir ni un día más las competencias de gestión económica con Ciudadanos". Un mutis por el foro en toda regla.

El falso pin del Rey

De su cajón salen ahora las consignas más duras del independentismo, en ocasiones basándose en datos o afirmaciones falsas. Tanto él como el sociólogo Salvador Cardús fueron los que el pasado 29 de mayo difundieron a troche y moche una fotografía del Rey Felipe VI. "Creo que se está comentando muy poco el hecho de que ayer el Rey del 'A por ellos' llevase en la solapa un tricornio de plata. Parece que a los destinatarios del gesto no les ha pasado desapercibido", lanzaba el vicepresidente de la cámara catalana en las redes.

Imagen del monarca con el supuesto tricornio de plata que no era tal. (Casa Real)
Imagen del monarca con el supuesto tricornio de plata que no era tal. (Casa Real)

La cita se producía en el momento en que el coronel Pérez de los Cobos acababa de ser destituido por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por lo que un gesto de esta naturaleza del Rey hubiese sido un síntoma de fractura entre el Ejecutivo y la Jefatura del Estado. La realidad era que lo que llevaba Felipe VI en la solapa era la Real Orden de Carlos III, pero Costa no se molestó en verificar esta realidad. No era noticia. Ni tampoco se disculpó o aclaró su vehemente afirmación.

Otra de sus constantes es mantener que en Cataluña hubo un "golpe de estado" en 2017. Es la 'verdad mágica' de un sector extremista del independentismo que mantiene las trincheras ideológicas para alimentar y justificar el frentismo permanente. El 26 de mayo pasado, Josep Costa afirmaba: "Lituania, Letonia y Estonia aprovecharon el golpe de Estado en la antigua URSS para hacer efectiva la independencia. Aquí me da miedo que, en la misma situación algunos preferirían salvar a Gorbachov". Era un misil a la línea de flotación de Podemos y los 'comuns', una acusación de 'colaboracionistas' con el Gobierno español.

El diputado David Cid le contestó: "Un vicepresidente de mi Parlamento afirmando que ante un golpe de Estado en España no se tendría que defender al Gobierno democráticamente escogido. ¡¡¡Qué se tendría que aprovechar!!!". A ello, el vicepresidente le volvió a contestar: "En Cataluña padecimos un golpe de Estado contra el Gobierno democráticamente escogido, que te recuerdo que todavía hoy está en prisión y en el exilio. Algunos os pusisteis de perfil entonces y ahora en el Gobierno, seguís desobedeciendo las resoluciones de la ONU que piden la libertad. Ninguna lección".

Los recortes que Mas "nunca" hizo

En esa misma línea, para contrarrestar las críticas de los recortes en sanidad de la última década le echa la culpa de los mismos al PSOE y al tripartito. "Parece que efectivamente algunos quieren reescribir la historia y hacernos olvidar que el recorte de salario a todos los funcionarios, que nunca han recuperado, se hizo con un Gobierno del PSOE en Madrid y con el tripartito de izquierdas en Cataluña", afirmaba el pasado 1 de mayo. Los recortes, iniciados en 2012, provocaron que se anulasen sendas pagas extra en 2013 y 2014. A esas alturas, en Madrid gobernaba el PP (desde 2011) y en Cataluña ejercía de 'president' Artur Mas desde 2010.

Su defensa de la portavoz de JxCAT en el Congreso, Laura Borràs, para quien los jueces han pedido el suplicatorio también ha dejado perlas. Tras un informe de la Sindicatura de Cuentas que, igual que los Mossos d’Esquadra, apreciaba que se habían fraccionado contratos para poder adjudicarlos a dedo a un amigo suyo hasta 240.000 euros, Costa adujo que ese informe la exculpa. "Evidentemente, no es lo mismo fracciones un contrato (que siempre es interpretable) que cometer cuatro delitos", escribió el vicepresidente del Parlament.

El expresidente de la Generalitat, José Montilla. (EFE)
El expresidente de la Generalitat, José Montilla. (EFE)

La última andanada de Costa ha sido poner en la diana al 'expresident' José Montilla por haber fichado por Enagás. Según Costa, Montilla, que anunció que renunciaba al sueldo de expresidente, fue el responsable del proyecto Castor (el fallido intento de ACS de obtener gas en el Mediterráneo, frente a las costas de Tarragona y Castellón)… y de que luego la justicia dictaminase que se tenía que indemnizar a la compañía de Florentino Pérez.

La última andanada de Costa ha sido poner en la diana al 'expresident' José Montilla por haber fichado por Enagás

En su tuit, afirmó: "1. El presidente Montilla impulsa el proyecto Castor como ministro. 2: La explotación del Castro era un 33% de Enagás. 3: El proyecto ha sido una ruina para los ciudadanos. 4: Montilla ficha como consejero de Enagás. Esto no es solo una vergüenza. Debería estar prohibido". Sin embargo, Montilla fue ministro durante una parte de la primera legislatura de Rodríguez Zapatero, para trasladarse luego a Cataluña en 2006. Quien inició el proyecto Castor fue el ministro Miguel Sebastián en 2008.

Por eso, el 3 de junio, el propio vicepresidente del Parlament anunciaba por Twitter que JxCAT pedía "que Montilla comparezca en el Parlamento para dar explicaciones sobre su incorporación a Enagás".

Con motivo del posicionamiento de JxCAT en Europa y su decisión abstenerse en la votación a favor de los bonos europeos por coronavirus, y al ser reprendido por ello por el eurodiputado podemita Ernest Urtasun, Costa respondió que su grupo se abstuvo porque votó a favor de una propuesta mejor del grupo de izquierdas. "Lo que es absolutamente incomprensible es vuestra campaña de intoxicación", le espetaba a Urtasun.

Pero el republicano Gerard del Moral intervino: "1: Os abstuvisteis en la enmienda presentada por nuestro grupo parlamentario europeo. Esto es así y no pasa nada. 2: La justificación no la acabo de entender porque el 90% de los diputados del grupo de izquierda que dices (32 de 36) también votaron a favor de la enmienda de Greens/EFA". Y Costa echó balones fuera: "Lo que queda claro es que la acusación de derecha liberal que ha votado en contra de los bonos europeos por el coronavirus es 'fake news'. Relato falso y malintencionado. Para el resto, entended que alguien que no es de vuestro grupo porque no lo quisisteis no tiene ninguna obligación de votar vuestras propuestas".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios