Es noticia
Menú
Puigdemont mantiene en Barcelona una oficina que cuesta a España 235.000€ al año
  1. España
  2. Cataluña
Sus asesores gastan 3.500€ en comida y viajes

Puigdemont mantiene en Barcelona una oficina que cuesta a España 235.000€ al año

Solo en salarios de sus asesores, el coste de la oficina barcelonesa fue de 159.465,41 euros, cantidad a la que hay que sumar la Seguridad Social del jefe de la oficina, así como de dos técnicos

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La existencia de Carles Puigdemont no se limita a una pequeña actividad en el lejano Waterloo, en una casa que cuesta un riñón al año y con gastos sufragados de manera opaca. El ‘expresident’ fugado en Bélgica cobra ahora un abultado salario de eurodiputado (más de 8.000 euros mensuales de nómina, más 4.320 euros para gastos, más dietas de 306 euros diarios para alojamiento, más otros gastos diversos, como viajes o pluses por pertenecer a comisiones). También dispone de cuatro asesores en Bruselas, pagados por el Parlamento Europeo. Pero eso no le basta: en Barcelona, mantiene una oficina con tres empleados que nos cuesta un total de 235.044,59 euros anuales a todos los españoles.

Casi un cuarto de millón del ala salido de las arcas públicas que se va en sueldos de asesores, gastos de representación y telecomunicaciones para mantener una página web de propaganda. Entre esos gastos, figura una importante cantidad para gastos de representación: los asesores del fugado dilapidan más de 3.500 euros mensuales en comidas, reuniones o viajes (al margen de sus salarios). Un ‘agujero’ al margen de los dispendios ocasionados en Bruselas que se sufragan directamente de los fondos públicos comunitarios.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

Solo en salarios de sus asesores, el coste de la oficina barcelonesa fue de 159.465,41 euros, cantidad a la que hay que sumar la Seguridad Social del jefe de la oficina (que cotiza al máximo, por lo que la factura mensual supera los 1.000 euros), así como de dos técnicos. Así lo reconoce la secretaría general del Departamento de Presidencia a una pregunta parlamentaria realizada por el diputado Nacho Martín Blanco, del grupo de Ciudadanos.

La Oficina de Puigdemont tiene tres personas en la capital catalana: el responsable es Josep Lluís Alay, un radical que era uno de los acompañantes de Puigdemont cuando este fue detenido en Alemania en marzo de 2018. El pago a los servicios prestados fue que en julio de ese año le nombraron jefe de la oficina. Su salario es de 105.676,38 euros anuales. Su principal contribución a la política catalana son los tuits diarios contra España que lanza en las redes sociales.

Foto: Josep Lluis Alay Rodríguez, el historiador que acompañaba a Puigdemont en Alemania. (EFE)

Poco después de la contratación de Alay, el fugado fichaba al periodista Jordi Finestres (especializado en deportes) como técnico para coordinar los viajes, preparar las notas internas y los discursos o controlar la agenda del ‘expresident’. Su salario es de 40.550,34 euros. El último fichaje, en mayo del año pasado, fue una secretaria, Glòria Sala, esposa de Ramon Rovira, adjunto a la presidencia y director de Relaciones Institucionales del Grupo Godó. Su salario es de 30.398,64 euros anuales. El monto global del personal de la oficina, pues, se sitúa en 176.625,36 euros, contando la Seguridad Social. Curiosamente, en la respuesta dada a Martín Blanco, los responsables del Govern contabilizaban 159.465,41 euros en gastos de personal en 2019, pero una nota a pie de página especifica que “no incluye los costes de la Seguridad Social”.

3.500 euros al mes en comidas y viajes

En esa respuesta, el Govern reconoce que las tres personas que hay en la oficina tuvieron gastos por 41.134,32 euros durante el año pasado. Esos gastos, teóricamente, corresponden a viajes, comidas o gastos de representación y suponen casi 3.500 euros mensuales de dispendio.

Lo sorprendente es que, en 2018, los gastos de la oficina fueron de 13.711,85 euros, de los que 8.473,17 euros correspondían a desplazamientos y 2.730,22 euros, a alojamientos. No obstante, desde el Govern especifican que “hay gastos de funcionamiento ordinario de todas las oficinas que se gestionan directamente desde el Departamento de la Presidencia. Por tanto, los gastos de personal, los consumos y el mantenimiento de la oficina y el alquiler, si acaso, se atienden directamente desde este departamento”.

Foto: El 'expresident', Carles Puigdemont, en un acto en Perpiñán, Francia. (EFE)

En 2019, esos gastos se vieron incrementados sustancialmente hasta llegar a los 41.134,32 euros, lo que lleva a Ciudadanos a criticar tal dispendio. “Parece como si los asesores de Puigdemont tuvieran barra libre de gastos. No puede ser que haya tal cantidad de gastos. Hay que tener en cuenta que, para las actividades relacionadas con el trabajo cotidiano que realiza Puigdemont en Bruselas, ya tiene sus propias partidas de gastos de la UE, con asesores pagados con fondos públicos comunitarios, por lo que la actividad en Barcelona no ha de ser tan elevada como para pasar 3.500 euros al mes en gastos”.

Desde el partido naranja, subrayan que “los gastos están rodeados de un oscurantismo que todos tratan de disimular”, conforme explica una fuente de esa formación a El Confidencial. De hecho, para conocer lo que cuesta a los bolsillos de los catalanes la oficina que Puigdemont tiene en Barcelona, se tuvieron que consultar varios departamentos, porque la información no está centralizada. Además, hay gastos que no están detallados, como por ejemplo lo que cuesta la propia página web.

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

Los diputados de la oposición critican también especialmente los gastos derivados de las soluciones tecnológicas y su poca concreción. Lo malo es que los servicios prestados por el CTTI, el organismo de la Generalitat encargado de la seguridad informática, ascienden a más de 100.000 euros al año, cifra en la que está englobado el mantenimiento de las webs de los expresidentes y del propio Departamento de Presidencia. En 2018, sin embargo, la oficina de Puigdemont pagó tres facturas de casi 12.000 euros por la web, además de 1.573,64 euros por servicios recurrentes. Para 2019, los gastos en soluciones TIC fueron de 17.284,91 euros, lo que también representa un salto cuantitativo importante.

La sede no paga alquiler ni seguridad

En lo referente a la sede, oficialmente no consta desembolso alguno, ya que la oficina se ubica en un edificio de la propia Generalitat. En una de las respuestas del Govern, se explica que todos los expresidentes tienen “tres puestos de trabajo adscritos a su servicio, con dedicación especial”, una dotación presupuestaria para gastos de oficina y atenciones “de carácter social” que se puede dedicar también a alquiler de inmuebles, un automóvil de representación con chófer y “los servicios de seguridad necesarios para el desarrollo de sus funciones”. La oficina de Puigdemont está considerada “una unidad administrativa del Departamento de Presidencia y le son de aplicación las normas y procedimientos establecidos por la Generalitat”.

placeholder La oficina se encuentra ubicada en el Palau Centelles. (Pere prlpz, vía Viquipèdia)
La oficina se encuentra ubicada en el Palau Centelles. (Pere prlpz, vía Viquipèdia)

Esta oficina entró en funcionamiento a mediados de 2018 y se encuentra ubicada en el Palau Centelles “y, por tanto, no tiene coste adicional para el presupuesto del Departamento de la Presidencia ni gastos de alquiler ni en gastos de seguridad adicional. En este edificio ya estaban [y continúan en la actualidad] el Consejo de Garantías Estatutarias, el Instituto de Estudios del Autogobierno y dependencias propias del Departamento de Presidencia”.

Hasta el momento, se conocen las actividades realizadas por Puigdemont en 2018. No existe detalle de las actividades correspondientes al año pasado. Tras la constitución de la oficina, durante el último semestre del 18, esta coordinó 24 “viajes institucionales” del mandatario fugado, entre otros destinos, a México, Escocia, Dinamarca, Reino Unido, Holanda, Alemania o Suiza. En el último trimestre de aquel año, también pronunció cuatro conferencias en Holanda, Islas Feroe, Suiza y Londres. En la memoria, la oficina destaca también la publicación de cinco artículos (en el diario ‘Ara’, ‘Vilaweb’, ‘La República’, ‘El Punt Avui’ y en ‘Newsweek’, en esta publicación, firmado conjuntamente con Quim Torra). En ese semestre, emitió 13 comunicados o ruedas de prensa y concedió 32 entrevistas en medios de comunicación de todo el mundo, además de participar en multitud de actos o cenas (en muchas ocasiones, participando telemáticamente, ya que no puede pisar suelo español).

La existencia de Carles Puigdemont no se limita a una pequeña actividad en el lejano Waterloo, en una casa que cuesta un riñón al año y con gastos sufragados de manera opaca. El ‘expresident’ fugado en Bélgica cobra ahora un abultado salario de eurodiputado (más de 8.000 euros mensuales de nómina, más 4.320 euros para gastos, más dietas de 306 euros diarios para alojamiento, más otros gastos diversos, como viajes o pluses por pertenecer a comisiones). También dispone de cuatro asesores en Bruselas, pagados por el Parlamento Europeo. Pero eso no le basta: en Barcelona, mantiene una oficina con tres empleados que nos cuesta un total de 235.044,59 euros anuales a todos los españoles.

Carles Puigdemont
El redactor recomienda