GUERRA SINDICAL EN CATALUÑA

UGT prepara un ERTE en Cataluña y CGT lo denuncia ante Inspección de Trabajo

UGT tiene unos 200 trabajadores en Cataluña y el ERTE puede afectar a casi 90 de ellos. Oficialmente, los motivos se deben al "brusco descenso de la actividad de la organización a raíz del covid-19"

Foto: Manifestación en defensa de unas pensiones dignas. (EFE)
Manifestación en defensa de unas pensiones "dignas". (EFE)
Adelantado en

La intención de aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en la Unión General de Trabajadores (UGT) de Cataluña ha provocado un terremoto en el mundo sindical. El secretario general ugetista, Camil Ros, confirmó la situación delicada por la que atraviesa la central, pero ha ordenado al sindicato que no se hable del tema hasta haber alcanzado algún acuerdo con el comité de empresa. La filtración tiene su miga: no solo porque UGT está funcionando como un servicio esencial en plena crisis, sino porque se filtró a la prensa justamente cuando la Generalitat le sube un 50% la asignación de las subvenciones anuales.

La CGT, uno de los sindicatos rivales, presentó este lunes una denuncia ante Inspección de Trabajo para que se investigue el tema. “No es ético. Primero, por una cuestión de ejemplaridad. Y segundo, porque alegar razones productivas cuando los sindicatos, por las especiales circunstancias, tenemos más trabajo que nunca, es una indecencia”, denuncia a El Confidencial Óscar Murciano, secretario de Acción Social de la CGT de Cataluña.

De ahí que la CGT denuncie ante la Inspección de Trabajo que este ERTE puede ser contrario a la normativa vigente “teniendo en cuenta la realidad de los sindicatos en este momento, es decir, puede constituir un verdadero fraude de ley que comporte el pago de cientos de prestaciones de paro sin justificación legal alguna”.

Fuentes ugetistas consultadas por este diario han declinado hacer declaraciones sobre el tema “hasta que no haya algún acuerdo con el comité de empresa”. Y remiten a una breve declaración de su secretario general, Camil Ros, que solo admitió que está negociando el expediente y que este no tendrá una afectación total para todos sus trabajadores, sino que afectará a las jornadas laborales, que se verán reducidas parcialmente. El dirigente ugetista destacó que lo único que hizo la central es adaptarse a la “nueva realidad” y reducir la actividad de ciertos equipos de trabajo. Afirmó que la atención a los afiliados no se verá menoscabada pero sí se adaptarán las estructuras a la nueva situación provocada por el coronavirus.

UGT tiene unos 200 trabajadores en Cataluña y el ERTE puede afectar a casi 90 de ellos. Oficialmente, los motivos de la medida se deben al “brusco descenso de la actividad de la organización a raíz de la pandemia del covid-19”. Esta excusa es la que ha enfadado a sus rivales, aunque la medida ugetista se extenderá en el ámbito de toda España. Según el diario ‘Ara’, el sindicato tiene previsto suspender la actividad de una parte de la plantilla y reducir la jornada de otra parte.

“En Cataluña, tenemos casi 700.000 parados o afectados por la crisis del coronavirus. ¿Y alega razones productivas? ¡Eso es no tener trabajo! Es falso, ya que nunca ha habido tanto trabajo sindical como ahora en los últimos 30 años. Ni siquiera en la crisis de 2008, con una curva de desempleo más plana, tuvimos tanta faena”, critica Murciano. Y añade: “En la CGT estamos haciendo jornadas de 10 a 12 horas de lunes a domingo. Es insultante que venga ahora UGT con razones productivas”.

El dirigente de la CGT explica que el tema es más grave porque los sindicatos son considerados un servicio esencial. “No nos parece correcto que se plantee un expediente en estos momentos. O sea, ¿estamos diciendo a las empresas que no presenten ERTE y ahora va la UGT, que es un servicio esencial, y presenta uno? Esto no es el comportamiento ético de un sindicato. Nosotros no pusimos razones de ejemplaridad en nuestra denuncia ante Inspección de Trabajo, pero sí criticamos que lo que hace UGT no es ético ni ejemplar. El mensaje que envía a los trabajadores es devastador, además de que produce un efecto llamada”. Por si fuera poco, enfatiza que “podría entenderse como un fraude a la Seguridad Social, ya que está derivando los costes laborales de su personal hacia las arcas del Estado”.

La denuncia oficial de la CGT recuerda también que la UGT atendió en esta crisis más de 250.000 consultas de trabajadores por dudas laborales y respondió a más de 17.000 preguntas vía WhatsApp. “Las tareas de atender llamadas telefónicas, asesoramiento jurídico, asesoramiento sindical, se pueden mantener de forma telemática, tal y como bien puede demostrar el sindicato denunciante. Pero jamás se puede decir que la actividad de un sindicato se reduce en una situación como esta. Es posible que no se atienda al público de forma presencial, pero sí es preciso mantener el resto de servicios en una situación como la presente en múltiples aspectos”, dice la denuncia.

Luego, subraya que “es cierto que ahora mismo no se están realizando elecciones sindicales, pero, por el contrario, el resto de la actividad de un sindicato ha crecido de forma muy considerable. Entendemos, pues, que no se puede argumentar nunca la disminución de actividad, y menos en un sindicato como la UGT que, por la normativa referenciada y dictada durante el estado de alarma, ha visto incrementadas sus prerrogativas”.

En el último punto del escrito de denuncia, la CGT señala: “Los puntos anteriormente citados hacen surgir la sospecha de que UGT de Cataluña intenta aprovechar las disposiciones del Real Decreto Ley 8/2020 y normativa posterior para trasladar a la Seguridad Social el pago de un porcentaje importante del salario de una parte considerable de sus trabajadores (…) descapitalizando la Seguridad Social, en lo que podría constituir un fraude en sí mismo, la UGT genera un perjuicio al conjunto de la clase trabajadora a quien, paradójicamente, dice defender”.

Murciano, por su parte, subraya a este diario que “si hay algún personal, y pienso, por ejemplo, en recepcionistas, que no puede realizar su trabajo con normalidad, lo lógico es que se le asigne otra tarea con teletrabajo. Y, en caso de ser necesario, incluso se puede aguantar a ese personal dándole un permiso retribuido”.

La coyuntura juega también en contra del sindicato ugetista: el pasado viernes, fueron aprobados los presupuestos de la Generalitat de Cataluña. En ellos, la partida destinada a agentes sociales (UGT, CCOO y patronales) subió de 4,2 a 6,1 millones de euros. “La mala suerte es que anuncia el ERTE el mismo día que se estaban aprobando unos presupuestos que le incrementan las subvenciones casi un 50%. Es inconcebible. Si ya por ser sindicatos hemos de tener un plus de solidaridad, lo que hace la UGT se comprende menos al ser un sindicato, al estar encuadrada dentro de servicios esenciales y al ver aumentadas las subvenciones oficiales”, denuncia el secretario de Acción Social de la CGT.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios