seguirá preparando medidas unilaterales

La ANC presiona contra la mesa para Cataluña: "Es para mantener las formas"

"Siempre que nos hemos equivocado es porque hemos creído en el diálogo", reconoció la propia Elisenda Paluzie, que sigue apostando por una declaración de independencia

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE)

El independentismo catalán no confía en la mesa que el Gobierno español pretende abrir con el Gobierno catalán. La Asamblea Nacional Catalana (ANC), el brazo civil del soberanismo, vigilará de cerca lo que se hable en la misma, pero paralelamente seguirá preparando una declaración unilateral de independencia que presentaría en un futuro indeterminado.

Así lo expresaba la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, en un acto de la organización que tuvo lugar el pasado 16 de enero en Valls (Tarragona). La dirigente independentista explicó los contactos de ANC con Òmnium Cultural, el Govern y los partidos independentistas para articular el frente común frente al Gobierno español. "Hemos decidido participar exclusivamente para asegurarnos de que lo que se debate en esta mesa es en base al principio de autodeterminación y concretándolo, porque la autodeterminación, algunos la pueden interpretar de maneras diversas, conectándola con un referéndum binario sobre la independencia, acordado o a partir de una declaración en el Parlament. Y, por otro lado, también defendemos en este posicionamiento que quien negociará será un Govern independentista formado por JxCAT y ERC. Pero el asesoramiento de este Govern, el seguimiento de esta negociación, ha de ser de las formaciones independentistas".

La ANC no solo es la principal responsable de las masivas movilizaciones de los últimos años, sino que tiene gran ascendencia sobre la estrategia de los partidos independentistas y sobre el Gobierno catalán. Quim Torra fue miembro del secretariado permanente de la ANC hasta junio de 2016, fecha en que tuvo que abandonar ese cargo por haber sido nombrado director del Centre d’Estudis de Temes Contemporanis, un organismo público de la Generalitat que era incompatible con la pertenencia a una entidad como la ANC.

En otro momento, Paluzie subraya que desde la entidad soberanista se ve la mesa prometida por Pedro Sánchez "con mucho escepticismo" y luego recalca: "Es decir, esta Mesa la mantenemos abierta para ver si hay alguna opción para la autodeterminación, pero en realidad tenemos que prepararnos para una independencia unilateral. Es decir, lo que no puede ser es que por el hecho de que haya esto nos lo creamos y dejemos de prepararnos o de preparar las condiciones para una independencia efectiva. Porque, de hecho, siempre que nos hemos equivocado es porque hemos creído en el diálogo. Y eso lo ha reconocido el 'president' Puigdemont (…) Estos días lo ha vuelto a recordar, dijo que se arrepentía de haberlos creído, porque le engañaron. Así pues, intentemos no repetir errores. En todo caso, se ha decidido esto, pero no nos lo creamos".

Solo para "mantener las formas"

A su lado, el expresidente de la entidad, Tomàs Alcoberro, matiza el posicionamiento de los independentistas ante el hecho del diálogo con el Gobierno español: "Lo que pasa es que no podemos dar ante la opinión pública europea la imagen de que nosotros no queremos dialogar y los otros sí que quieren dialogar. Por tanto, nosotros tenemos que mantener las formas escrupulosamente, pero como Elisenda ha dicho, hemos perdido la ingenuidad y por tanto sabemos que eso no es así y hemos de continuar trabajando en otra línea". Por si fuera poco, el exdirigente subraya: "Creo que hemos de continuar siempre con la tarea de presionar a todos los partidos por la independencia, para que vayan en una línea".

La principal organización soberanista, pues, no solo desconfía del resultado del diálogo, sino que se arroga el papel de notaria de la situación

La principal organización soberanista, pues, no solo desconfía del resultado del diálogo, sino que se arroga el papel de notaria de la situación y reclama que por la puerta de atrás, aunque haya diálogo, se siga trabajando en una DUI. "En la ANC debatimos muy honestamente cuál ha de ser nuestro papel en este escenario de diálogo, en el que vemos muchos riesgos porque no reconocen el derecho de autodeterminación, la represión no para y tenemos miedo de entrar en un escenario de diálogo que acabe llevándonos a un camino indeseable, un camino de segunda transición, de reforma estatutaria, de un escenario en el que se hable de otras cosas y que acabemos enredados en una especie de trampa", aseguraba Elisenda Paluzie a un puñado de sus militantes.

Mientras tanto, la ANC propugna una estrategia de movilización permanente, de no cooperación y de desobediencia civil. Uno de los frentes que reivindica es el judicial. "Es verdad que en estas batallas judiciales vamos haciendo que el Estado vaya cometiendo errores y vaya desacreditándose y vaya siendo menos fuerte en el sentido de que se van desvelando sus carencias, va perdiendo prestigio", aseguraba. Y luego dejaba caer una contundente crítica: "La justicia española es autárquica, está poco sometida a la competencia internacional y cree que la manera en que soluciona las cosas es la correcta, es un mundo encerrado en sí mismo. Por tanto, cada vez que les hacemos cruzar la frontera es cuando tenemos la posibilidad de vencerlos (…) Les hemos de ir llevando al error sistemático".

La dirigente de la Asamblea es consciente de que "no haremos la independencia con esta batalla [la judicial en el frente internacional], pero nos reforzará las condiciones para que en el momento en que hagamos la independencia se entienda mejor desde la comunidad internacional por qué la estamos haciendo y por qué la queremos". En otro momento de su charla, Paluzie aseguraba que "la vulneración de derechos [en España] es para reprimir una minoría nacional y un movimiento independentista. Esta es la vulneración de derechos que se produce en el Estado español. Y ese es el discurso que hemos de hacer de cara al exterior".

Una mala comparación con ETA

Alcoberro, por su parte, explicó una anécdota que ilustra la moral con la que se enfrente la ANC a la realidad: "Recuerdo que siendo vicepresidente de la ANC, en una ocasión me encontré con Arnaldo Otegi y me dijo: 'No sois conscientes de lo que habéis hecho. A los nuestros, se refería a los presos de ETA, por terrorismo les piden 15 años. A los vuestros, por rebelión les pedirán 30'. Es decir, que para el Estado español es mucho más grave lo que hicimos el 1 de octubre o el 27 de octubre que el atentado de Hipercor, por poner un ejemplo. Eso, por mucho que nos pueda extrañar, funciona así. Es una lógica diabólica y todos los ejemplos confirman esta lógica". A los principales integrantes del comando Barcelona de ETA, responsable del atentado de Hipercor, les cayeron casi 800 años de cárcel por cabeza.

Sánchez y Torra se reunirán el próximo 6 de febrero en el Palau de la Generalitat. (EFE)
Sánchez y Torra se reunirán el próximo 6 de febrero en el Palau de la Generalitat. (EFE)

Y Paluzie aseguraba, en ese sentido que "eso es la señal de que realmente notaron que la unidad del estado estaba en peligro el 1-O y que la independencia era posible. Ellos se lo creyeron incluso más que nosotros mismos". Por eso, aseguró que la maquinaria no se puede parar. "Debemos ir por delante y no pararnos. Es un poco la idea de ir siempre adelante y forzarlos al error aunque eso tenga un coste. No dar una batalla por perdida. Hemos de tener moral de victoria, moral de ganar todas las batallas que tengamos delante. A veces a los catalanes nos falla la moral de victoria. Incluso cuando ganamos, ni siquiera somos conscientes de que hemos ganado. Eso es un poco lo que nos pasó el 1 de octubre. Aquel día ganamos y no trasladamos esta victoria con suficiente fuerza públicamente; posiblemente porque estábamos muy conmocionados y agotados colectivamente".

Para su estrategia, la ANC ha encargado un estudio con el fin de reunir ideas y desarrollar luego lo que llama "campañas de argumentos". En este sentido, razonaba que "ahora tenemos muchos más motivos de los que utilizábamos el año 2012 y el 2013 y el 2014, cuando hablábamos de infraestructuras, hablábamos de economía, hablábamos de déficit fiscal, hablábamos de bienestar social, hablábamos del salario mínimo. Ahora sabemos, además, que este es un Estado que está dispuesto a vulnerar derechos fundamentales con tal de preservar la unidad de España. Por tanto, hemos encargado un estudio sociológico únicamente para ver de qué manera volvemos a poner los argumentos por la independencia en el centro pero teniendo en cuenta todo lo que ha pasado, no solo reproduciendo las campañas que hacíamos hace cuatro años y actualizando las cifras. Ahora es posible que tengamos que utilizar otro tipo de argumentos".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios