ES UNA DE LAS GRANDES DEFENSORAS DEL ‘PROCÉS’

Diplocat sufragó a la presidenta de la ANC su 'invitación' a una universidad de Japón

Elisenda Paluzie conferenció en tres universidades de Japón en 2017 para promocionar el 'procés'. Niega que su conferencia en Nagoya fuera sufragada por el Diplocat, pero miente

Foto: Elisenda Paluzie comparece ante los medios junto a Carles Puigdemont en Bruselas en mayo de 2019. (EFE)
Elisenda Paluzie comparece ante los medios junto a Carles Puigdemont en Bruselas en mayo de 2019. (EFE)

En los meses previos al referéndum del 1-O de 2017, la maquinaria de la propaganda exterior del ‘procés’ funcionaba a todo vapor. Había que vender por mar, tierra y aire que el independentismo catalán era democrático y pacífico y que España ejercía la represión de la voluntad legítima del ‘pueblo catalán’ de tener su propio Estado.

El Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña, más conocido por Diplocat, disparó su gasto en ese año hasta alcanzar no menos de 82 millones de euros, a pesar de que solo estuvo operativo 10 meses. El Gobierno central intervino la autonomía mediante la aplicación del artículo 155 el 28 de octubre de ese mismo año. Estos datos fueron revelados por un informe del Tribunal de Cuentas fundamentado en la propia contabilidad interna del Diplocat y que ha verificado El Confidencial tras consultar varias piezas del sumario del caso ‘procés’ que investiga el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona. La documentación recopilada por la Guardia Civil contiene bases de datos que registran los balances contables de la acción exterior de la Generalitat entre 2013 y 2017.

El Diplocat organizó múltiples actividades propagandísticas en países como Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Bélgica, Dinamarca, Finlandia o Lituania, entre otros muchos. Sin embargo, su secretario general, Alberto Royo, defendió en el juicio del ‘procés’ lo siguiente: "No hicimos nada a favor del 1-O y de la independencia". Royo declaró en marzo pasado como testigo.

A poco menos de tres meses del referendo del 1 de octubre, el Diplocat también articuló debates en Japón en universidades de Tokio, Kobe y Nagoya. Varios medios de la prensa afín al ‘procés’ informaron de ello como si científicos y políticos catalanes hubieran sido invitados a participar en seminarios académicos para abordar los movimientos de autodeterminación en Europa. Nada más lejos de la realidad: los actos fueron sufragados íntegramente con dinero público de la Generalitat de Cataluña. Los viajes, las comidas, las dietas, el alquiler de las salas en las universidades, los medios técnicos, la interpretación inglés-japonés-inglés y hasta los honorarios de los ponentes nipones fueron costeados por el Diplocat.

Sorprende que la Generalitat asumiera las remuneraciones de los ponentes japoneses, profesores de las universidades anfitrionas

Una de las ponentes que formaron parte de la expedición independentista a Japón es la actual presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie (Barcelona, 1969). En ese verano de 2017 conferenció en las tres universidades niponas en calidad de experta en fiscalidad regional descentralizada como profesora de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona. Diplocat costeó el viaje de Paluzie entre el 15 y el 24 de julio: billete de avión Barcelona-Nagoya-Osaka-Barcelona a cambio de 1.252 euros, desplazamientos internos en tren-bala, alojamiento y manutención. Los asientos contables de Diplocat no especifican honorarios para la profesora.

Con motivo de un reciente artículo de El Confidencial sobre los dispendios de Diplocat, especialmente en 2017, se generó una discusión en Twitter en la que un usuario le pedía explicaciones por su estancia de más de una semana en Japón, cuando las actividades oficiales se habían reducido a los días 19 y 20 de julio en las universidades de Kobe y Waseda (Tokio), según se recoge en la memoria de actividades de Diplocat de ese año. Paluzie respondió: “Participé en otra conferencia sobre la viabilidad económica de la independencia de Cataluña en una universidad de Nagoya invitada directa y exclusivamente por esa universidad con gastos pagados por la universidad japonesa, en el mismo viaje, fue la 1ª conferencia sin Diplocat”.

La afirmación de la presidenta de la ANC en Twitter no se ajusta a la verdad. La contabilidad de Diplocat refleja que su avión fue pagado con fondos públicos hasta Nagoya. Además, el erario público costeó su viaje en tren-bala entre Nagoya y Kobe. No solo eso, sino que el presupuesto del Diplocat pagó el alquiler y la preparación técnica de los espacios usados en las jornadas de las universidades de Tokio y Nagoya por un valor total de 5.239 euros. ‘Lloguer i preparac.espais a Tokyo+Nagoyax Jda.Japó’, reza literalmente el asiento contable del Diplocat.

Elisenda Paluzie y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, hicieron en julio un llamamiento a la 'unidad' de los independentistas ante la sentencia futura del 'procés'. (EFE)
Elisenda Paluzie y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, hicieron en julio un llamamiento a la 'unidad' de los independentistas ante la sentencia futura del 'procés'. (EFE)

Igualmente, la acción diplomática del independentismo corrió con los gastos de la intervención en Nagoya del profesor nipón Yoshitomo Okuno. Costearon sus billetes de tren, taxis, manutención y una 'comissió'.

Los datos contables del propio Diplocat son elocuentes: el acto de la Universidad de Nagoya sobre el derecho a la autodeterminación también fue subvencionado por la Generalitat. Elisenda Paluzie insiste en no contar la verdad. Preguntada por El Confidencial, sostiene: “La primera conferencia del 17 de julio de 2017 fue en la Universidad Prefectural de Aichi, en la ciudad de Nagoya, a invitación de un profesor de Estudios Hispánicos de dicha universidad. Los gastos de desplazamiento y alojamiento corrieron a cargo de esa universidad. Esa conferencia no estaba en la agenda del Diplocat y versó sobre los argumentos económicos de la independencia de Cataluña”. Efectivamente, el acto académico de Nagoya no estaba en la agenda oficial del brazo diplomático del independentismo, pero fue costeado por este organismo, según se evidencia en sus propios asientos contables.

A cuestiones de El Confidencial, Paluzie subraya: “El de Japón es el único evento académico en el extranjero en el que participé organizado por Diplocat”. Y asevera que no cobró remuneración alguna por sus charlas en el país asiático.

Antes de ese verano de 2017, Paluzie había participado en multitud de foros pro independencia para defender la viabilidad económica de una hipotética república catalana. Su activismo radical en favor de la independencia de Cataluña le valió ser elegida presidenta de la ANC en marzo de 2018 en sustitución de Jordi Sànchez, encausado en el juicio del 'procés' que instruye el Tribunal Supremo.

Elisenda Paluzie es una de los 14 miembros de Consell per la República catalana que preside Carles Puigdemont ​desde su exilio en Bélgica y entre cuyos objetivos están la internacionalización del ‘procés’ y la autodeterminación de Cataluña. En numerosas ocasiones, Paluzie se ha mostrado partidaria de la vía unilateral para alcanzar la independencia si el soberanismo supera el 50% de los votos en unas nuevas elecciones.

Según su currículo, en 2015 publicó el libro ‘Podem! Les claus de la viabilitat econòmica de la Catalunya independent’, que casualmente mereció el Premio Cataluña de Economía de ese mismo año. El galardón bianual lo concede la Societat Catalana d’Economia, a cuyo frente estaba y está Eduard Arruga, exalcalde de Cunit (Tarragona) por CiU.

Gran despliegue ‘indepe’ en Japón

La expedición del Diplocat a Japón en verano de 2017 no reparó en gastos ni en recursos humanos para promocionar la autodeterminación de Cataluña. Contó con la participación de su jefe, Albert Royo, su gestora de proyectos, Elisabet Moragas, el profesor de Ciencia Política y Relaciones Internacionales Just Castillo y la propia Elisenda Paluzie.

El jefe del Diplocat retiró de cajeros automáticos hasta 467.000 yenes, equivalentes a 3.910 euros

Los costos totales de la organización sobrepasaron los 34.000 euros. Entre los gastos habituales de esos actos académicos que el lector puede concebir (hoteles, billetes de avión, dietas, comidas), llama la atención que la Generalitat asumiera también las remuneraciones de los ponentes japoneses, profesores de las universidades anfitrionas. Esos honorarios supusieron 3.000 euros solo en las ponencias de las universidades de Kobe y Waseda.

Al margen de la cobertura de los gastos normales de esos viajes, sorprende que la contabilidad del Diplocat registrara la liquidación de 5.006 euros para Elisabet Moragas por 'despeses diverses’ (diversos desembolsos). Asimismo, durante su estancia en el país del Lejano Oriente entre el 18 y el 21 de julio, Albert Royo retiró de cajeros automáticos hasta 467.000 yenes, equivalentes entonces a 3.910 euros. Los asientos contables no especifican en qué empleó esos cientos de miles de yenes.

Albert Royo, ex secretario general del Diplocat, declara como testigo en el Supremo en marzo. (EFE)
Albert Royo, ex secretario general del Diplocat, declara como testigo en el Supremo en marzo. (EFE)

A comienzos del pasado mes de mayo, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, sonreía a las cámaras en la reapertura oficial del Diplocat después de la suspensión de sus actividades tras la aplicación del artículo 155 desde el 27 de octubre de 2017. “Nos habíamos comprometido: el Diplocat vuelve un año y medio después del intento de su liquidación con el 155”, escribió Torra en su cuenta de Twitter.

El desafío al Estado y a sus decisiones judiciales vuelve con fuerzas renovadas. Quim Torra es un firme activista de la causa por la autodeterminación de Cataluña. Y, como sus antecesores en el cargo, confía en que el Diplocat sea un instrumento vital para alcanzar su máximo anhelo: un nueva república independiente dentro de la Unión Europea.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios