Torra amaga con dejar los Presupuestos de la Generalitat pactados por ERC sin su aval
  1. España
  2. Cataluña
Pataleta de última hora del 'president'

Torra amaga con dejar los Presupuestos de la Generalitat pactados por ERC sin su aval

El mandatario catalán se negó a hacerse una foto previa a la rueda de prensa en la Conselleria de Economía, en la que ERC y los comunes presentaron el acuerdo sobre gasto

Foto: Torra amaga con dejar los Presupuestos de la Generalitat pactados por ERC sin su aval
Torra amaga con dejar los Presupuestos de la Generalitat pactados por ERC sin su aval

Quim Torra amagó el lunes con desmarcarse de los Presupuestos de la Generalitat pactados por ERC, según han revelado fuentes del Palau. Por eso se negó a hacerse por la mañana una foto previa a la rueda de prensa en la Conselleria de Economía, donde ERC y los comunes presentaron el acuerdo sobre las partidas de gasto; igual que hace un mes hicieron con las de ingresos. Fuentes de JxCAT lo atribuyen a una pataleta personal del presidente catalán, ya que la voluntad de la formación es alargar la legislatura e incluso nombrar a la actual alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, sucesora de Torra cuando este sea inhabilitado.

El plan para ayer iba a ser el mismo que con los ingresos de los Presupuestos de la Generalitat para 2020: primero, foto sin declaraciones en el Palau de Torra, la 'consellera' de Presidència, Meritxell Budó, y el vicepresidente económico, Pere Aragonès (ERC). Después, otra foto. Esta vez de Budó y Aragonès con la líder de los comunes, Jéssica Albiach; y los respectivos equipos negociadores y rueda de prensa de las partes en la Conselleria de Economía. Pero, por sorpresa, el domingo por la noche, Torra se desmarcó y se negó a hacerse la primera de las fotografías, en lo que sus socios de gobierno entendieron como una amenaza velada del 'president' de no avalar los Presupuestos, los primeros que tendría la Generalitat en tres años, tras encadenar prórroga tras prórroga.

Aragonès y la presidenta del grupo parlamentario de Catalunya En Comú Podem, Jéssica Albiach. (EFE)
Aragonès y la presidenta del grupo parlamentario de Catalunya En Comú Podem, Jéssica Albiach. (EFE)

Durante la mañana del lunes, Torra estuvo presionando a Budó para que no acudiera a la Conselleria de Economía, según explican fuentes del Govern. De nuevo, como en el caso del intento de cese del 'conseller' de Interior, Miquel Buch, la cosa acabó en nada: Budó compareciendo en Economía con cara de circunstancias pero admitiendo que el pacto de presupuestos suponía “una garantía de estabilidad” para el Ejecutivo catalán. Lo mismo que argumentó Pere Aragonès, por cierto. Otra vez, Torra como un 'president' débil cuando no recibe el espaldarazo de rigor de Waterloo.

En el ínterin de vengo-no vengo, 'consellers' de JxCAT reclamaron más fondos, descontentos de cómo se había hecho el reparto del gasto. Fue el caso de la propia Budó, que demandó más dinero para Deportes; o de Damià Calvet, que los pidió para Medio Ambiente. Pero en todo momento Aragonès se negó, según explican fuentes del Govern conocedoras de estas demandas. Primero, porque el pacto con la formación de Ada Colau estaba ya cerrado. Segundo, porque se trataba de partidas menores. Y tercero, porque los propios departamentos son soberanos para ajustar partidas de gasto dentro de cada 'conselleria'. En todo caso, ERC jugó fuerte, segura de que los posconvergentes no se atreverían a jugarse la legislatura, que ahora quieren alargar a cualquier precio. Y así fue.

Desidia de JxCAT

En el Parlament, JxCAT nunca ha creído en estos Presupuestos. Todo el peso de la negociación lo llevó ERC, que, además, copa el grueso de las 'conselleries' con gasto, como Salud, Educación o Trabajo y Bienestar Social. En total, el Presupuesto prevé 3.070 millones más de gasto y un importante aumento de la presión fiscal, aumentando el IRPF para las rentas altas y con nuevos impuestos para sectores como la energía o las telecomunicaciones.

En el Parlament, JxCAT nunca apostó por la viabilidad del pacto presupuestario con los comunes y al cerrarse ahora, lo ve con desconfianza

Pero en JxCAT no apostaban por que la negociación con los comunes llegase a buen puerto. Además, los sectores más radicales de la formación, a los que pertenece Quim Torra, ven en este acuerdo el preámbulo de un nuevo tripartito que les desplazará de la Generalitat si se avanzan elecciones. Por eso, precisamente, se han conjurado con la CUP en la 'operación Madrenas' para intentar evitar volver a las urnas antes de tiempo.

Tarde para sentirse desplazado

Ahora, con los Presupuestos a una semana de aprobarse, JxCAT no siente estas nuevas cuentas públicas como suyas. Tras tres años de fantasías heroicas alrededor del soberanismo, aterrizar en la realidad de la gestión está resultando doloroso para un 'president' que llegó a declarar en sede parlamentaria en octubre de 2018: “Yo no he venido aquí a administrar ningún tipo de autonomía ni a jugar con las palabras, yo he venido aquí a hacer la república catalana, es mi compromiso. El día que vea que yo no puedo avanzar en hacer esto, me iré”. Pero Torra no se ha ido y ahora su Govern aprobará un Presupuesto que, como no podía ser de otra manera, es autonomista.

Torra y su formación se sienten desplazados en la aprobación de estas cuentas, lo más concreto que ha hecho un Govern que hasta ahora se había especializado en colgar y descolgar pancartas de los edificios oficiales. Igual les pasa con la negociación que va a abrirse con el Gobierno español. Quieren participar pero al mismo tiempo se niegan a hacer ningún tipo de concesión en sus posiciones de partida. En esta clave hay que entender el paso atrás de Torra, el cual, previsiblemente, no tendrá mayores consecuencias.

Quim Torra Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Meritxell Budó Parlamento de Cataluña Ada Colau Generalitat de Cataluña Cataluña Junts per Catalunya
El redactor recomienda