por seguir con los presupuestos prorrogados

La Generalitat lanza un SOS: no hay dinero para nuevas políticas ni programas

Se ha cifrado un desajuste entre lo presupuestado en 2017 y los fondos necesarios en el ejercicio en curso, este 2019. La cantidad sumaría un total de 2.275,6 millones de euros

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su vicepresidente, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su vicepresidente, Pere Aragonès. (EFE)

La prórroga presupuestaria ha dejado a la Generalitat sin margen para nuevas políticas. Y la principal perjudicada es ERC. Su hombre fuerte el vicepresidente económico Pere Aragonès necesita demostrar que puede desarrollar políticas de mejora de la vida de los catalanes. Pero literalmente no puede. La Generalitat está estrangulada económicamente y gestionando el año 2019 con un presupuesto de 2017. Así lo reconoce el propio Plan de Acción de la 'conselleria' al que ha accedido El Confidencial y que advierte que solo se garantizarán el "mantenimiento del nivel de prestación de los servicios públicos fundamentales; y, por otro, el cumplimiento de todos los compromisos ineludibles de gasto que de entrada no pueden ser atendidos con las cuentas prorrogadas".

Por lo tanto, no hay dinero para nuevas políticas. Ni programas. Ni nada. Algunos días, hay hojas parroquiales con más páginas que los acuerdos de Govern que los martes se presentan a la prensa. Pero uno de los objetivos de los republicanos era precisamente desplegar políticas y que se les pudiese juzgar por su gestión. El problema es que, sin dinero, poco puede lucirse un político.

Al contrario, en vez de gasto ha habido que implementar ahorros. El pasado 11 de marzo la 'conselleria' convocó una reunión conjunta del Grupo Interdepartamental de Gestión Económica (GiGE) y de la Red de Gestión Económica (XAGE, por sus siglas en catalán) para determinar cómo se podían determinar áreas en que se podía ajustar el gasto que no se pudiera considerar "ineludible", según consta en el Plan de Acción.

En dicho Plan se cifra el desajuste entre lo presupuestado en 2017 y los fondos necesarios en el ejercicio en curso, este 2019. La cantidad sumaría 2.275,6 millones de euros.

Dentro de esta partida, hay 1.235 millones que no corresponden a gastos de personal, y "entre los 1.235,9 millones, 47,8 millones serían inaplazables (el 3,9%) y 52,6 millones serían revisables en alguna medida (4,3%). El resto, 1.135 millones, serían, pues, inaplazables y no revisables", señala la 'conselleria' que encabeza Pere Aragonès.

El Plan de Acción propone maniobras para cubrir estos 1.235 millones de gastos de más. Para empezar, califica unos gastos como "nivel 3", que suman 131,5 millones de euros, advirtiendo sobre ellos que "las necesidades de nivel 3 no tendrían cabida en este contexto de priorización, por falta de cobertura global, de las necesidades de nivel 1 y 2". Por lo tanto, recorte por esta cuantía.

Del resto se establecen mecanismos para obtener estos fondos, más allá de un crédito de 800 millones que se ha dedicado en exclusiva al pago de nóminas.

Debajo de las piedras

La 'conselleria' de Economía se dedica en el Plan a buscar dinero de bajo de las piedras, advirtiendo que siete de las 13 'consellerias' han presentado medidas insuficientes para cubrir el exceso de gasto previsto. No se identifica en el texto cuáles son estos departamentos.

Entre las medidas que se proponen en el Plan de Acción se podrían aplazar 292 millones de pagos en el área de Salud a ejercicios futuros. También se pone sobre la mesa llevar a cabo traspasos entre 'consellerias' para jugar con los excedentes de caja de unos departamentos a favor de otros más necesitados.

La prioridad de Aragonès se ha centrado en mantener las nóminas y las subidas de salario de los trabajadores públicos. El resto queda en el aire

El Plan también abre la puerta a "introducir cambios normativos en determinados impuestos" y también a buscar vías de nuevos fondos provenientes del Gobierno central.

En el plan de medidas se recomienda "revisar costes y modelos de prestación de servicios", y también otras medidas menos ortodoxas, como la de jugar con los remanentes de tesorería.

Seguimiento posterior

"Se harán reuniones periódicas de seguimiento en el marco del Grupo interdepartamental de gestión económica (GiGE) y de la Red de gestión económica (XAGE), mientras dure la situación de prórroga presupuestaria".

La 'conselleria' de Economía advierte que también se realizará una evaluación mensual del grado de cumplimiento de las medidas propuestas por cada departamento y de la evolución de las necesidades. Asimismo, se llevará a cabo cada mes un análisis de riesgos de cumplimiento de los objetivos de déficit, deuda y regla de gasto que se presentará al Consejo Técnico y al Govern. Lo dicho, una Generalitat, financieramente estrangulada.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios