Puigdemont creará un fondo para sanear sus finanzas y obtener más donaciones
  1. España
  2. Cataluña
Se llamará Fondo de la República

Puigdemont creará un fondo para sanear sus finanzas y obtener más donaciones

El nuevo instrumento operará desde fuera de España, aunque estará captando fondos de ciudadanos y empresas españolas. Supone una reordenación de la caja de solidaridad actual

placeholder Foto: Acreditación de Carles Puigdemont para entrar en el Parlamento Europeo. (EFE)
Acreditación de Carles Puigdemont para entrar en el Parlamento Europeo. (EFE)

Carles Puigdemont creará un fondo para sanear sus finanzas y volver a pasar el platillo para obtener donaciones para el Consell per la República, que desde Bélgica pretende erigirse en una especie de gobierno en el exilio catalán. Así consta en su 'plan de Gobierno' que aprobaron hace dos semanas y que ha concitado escasa atención mediática ya que muchas de las medidas ya se habían filtrado previamente, como un DNI catalán o la de una entidad financiera afín, y por ello ya eran conocidas. Además, han quedado eclipsadas por su llegada al Parlamento Europeo.

Poco se sabe de cómo será este fondo, con qué cantidad de partida estará dotado y qué objetivos de recaudación se marca. Según reza el punto Proyecto 14, punto B del Plan de Gobierno del Consell per la República, se creará “un Fondo de la República que, aprovechando la seguridad jurídica derivada del hecho de estar fuera de la jurisdicción española, dote de estabilidad y robustez financiera las estrategias de avance hacia la plena materialización de la República”.

Foto: Independentistas catalanes se manifiestan ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo. (EFE)

Nada más se aclara, y el requerimiento al Consell per la República con preguntas sobre esta iniciativa no ha resultado atendido tras días de haberse remitido a Bélgica por parte de El Confidencial. Por tanto, es difícil saber si será un fondo de inversión o qué forma financiera adoptará este instrumento y qué entidad lo gestionará. Sí se puede afirmar que operará desde fuera de España, aunque estará captando fondos de ciudadanos y empresas españolas.

Se conoce muy poco de las cuentas del Consell per la República, salvo que su gasto anual podría rondar los cinco millones de euros y que para algunos cobros ha operado a través de BNP Paribas. También que el hombre encargado de poner orden en las cuentas después de la grave situación de precariedad financiera que se vivió el pasado verano es el publicista Sergi Miquel, quien se ha instalado en Bruselas.

Sergi Miquel ha sucedido en este puesto de administrador a Jaume Cabaní, quien ha vuelto a Barcelona y está trabajando en una entidad vinculada al independentismo. Cabaní, un ingeniero que resultó clave en los primeros días de la operativa de Puigdemont en Bruselas, cesó como administrador de CATGlobal ASBL el pasado mes de abril pero no se ha dado cuenta ni explicación pública de un relevo tan clave en la gestión financiera de un ente tan relevante y que vive principalmente de las donaciones de terceros. Muchas de ellas en metálico, según apuntan fuentes del propio Consell.

Reconvertir la caja de solidaridad

Algunas fuentes aseguran que el Fondo de la República es solo un nombre rimbombante para reconvertir la caja de solidaridad que se gestionaba a través de la web DefensaExili.org pero que operaba con un diseño financiero más bien primitivo. Algunos de los donantes de peso, además, estaban imponiendo condiciones finalistas a sus abonos, lo que dificultaba la gestión del mismo. El fondo es la principal baza de un 'plan de Gobierno' que no aporta novedad alguna y que incluso es más vago de lo que se había anunciado previamente. Por ejemplo, ahora ya no se habla de una aplicación para votar desde el móvil, algo que había impulsado el propio Jaume Cabaní.

placeholder Carles Puigdemont y Toni Comín, en Bruselas. (EFE)
Carles Puigdemont y Toni Comín, en Bruselas. (EFE)

La nueva redacción resulta mucho más vaga y reza así: “El desarrollo de herramientas tecnológicas robustas es una condición necesaria para hacer viable la actividad de los miembros del Consejo a medida que se vayan desarrollando los proyectos anteriores. Se necesitan herramientas tecnológicas seguras y fiables ya sea por la inscripción en el registro ciudadano, por la comunicación ordinaria con los miembros del Consell, por la participación política tanto en las consultas directas o en los procesos deliberativos, por la participación en las elecciones a la Asamblea de Representantes, por la interacción en el marco de los servicios que ofrezcan las iniciativas económicas vinculadas al Consell o por el uso del instrumento financiero”.

Demasiado retraso

Tras un año recabando fondos, el Consell asegura tener 84.000 inscritos, pero la cifra se encuentra muy por debajo de las aspiraciones que albergaba Puigdemont cuando lanzó la iniciativa y que cifraba el objetivo en un millón de personas. En ese año ni siquiera la aplicación móvil que iba a ofrecerse a los inscritos se ha puesto en marcha.

En todo caso, para las finanzas del Consell serán más importantes en este momento los sueldos atrasados como europarlamentarios que se adeudan a Carles Puigdemont y Toni Comín. Son 8.757 euros mensuales de sueldo base. Por seis meses. Dada la austeridad con la que vive Puigdemont en Bélgica, esta cifra supone una verdadera fortuna. Puede haber dudas de si Puigdemont y Comín podrán votar sin haber recogido el acta en Madrid, tal y como marca la ley española. Pero tras el fallo del TJUE, sobre lo de cobrar no cabe duda alguna.

Carles Puigdemont Bélgica Independencia de Cataluña Cataluña Nacionalismo Política
El redactor recomienda