Waterloo vive mes a mes

"Puigdemont acabará en un piso": el sumario desvela la falta de fondos del 'expresident'

En las conversaciones recogidas en la causa aseguran que "hay alguien nuevo que paga", pero se coincide en la precariedad en la que se mueve el autodenominado exilio catalán

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, saliendo de su mansión en Waterloo. (EFE)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, saliendo de su mansión en Waterloo. (EFE)
Adelantado en

"Puigdemont, que quiere seguir viviendo en Bruselas de diputado e ir haciendo dinero, seguramente acabará en un piso. De dinero les dije, ¿es verdad esto? Y me dijeron, no, pero no hay mucho". Quien explica esto es Miquel Casals, un exmiembro de Terra Lliure que habla a finales de junio de este año con un antiguo colega del MDT, ahora convertido en consejero de Carles Puigdemont, Víctor Terradellas, investigado por un presunto desvío de fondos de ayuda internacional para el 'procés'. Las conversaciones entre ambos que aparecen en el sumario no solo reflejan el desencanto de dos hombres que creyeron que en octubre de 2017 lograrían la independencia de Cataluña. También muestran la carencia de fondos con la que sobrevive el Consell per la República.

Casals asegura que en el Consell le dicen que "hay alguien nuevo que paga", pero ambos coinciden en la precariedad en la que se mueve el autodenominado exilio catalán. Así, comentan que para que un "amigo" de Víctor Terradellas entregue 100.000 euros a Puigdemont ha utilizado la excusa de que "en agosto se nos acaba el dinero". Miquel Casals advierte: "Igual lo dicen un poco… para dar pena", pero luego reconoce "bueno, es igual, ¿eh, Víctor? Si no es en septiembre será en octubre".

El entorno que describen en sus conversaciones es deprimente. Puigdemont está preparando un libro para explicar su verdad del 'procés'

El entorno que describen los dos hombres en sus conversaciones es deprimente. Puigdemont está preparando un libro para explicar su verdad sobre el 'procés'. Lo va a escribir Xavi Xirgu, el director de 'El Punt Avui', que aparece en el sumario como un colaborador estrecho de Puigdemont, en un entorno donde periodistas y políticos se mezclan sin que se sepa dónde acaba la política y dónde empieza el periodismo para ninguno de los implicados. De hecho, Casals presume en las conversaciones de haber cenado "con Xirgu y Matamala", por Josep Maria Matamala, candidato al Senado y empresario convertido en la mano derecha de Puigdemont.

"¿Ahora sabes qué esperanza tienen también ahora? Ahora el libro, el libro, dice. El libro lo explica todo". Y más tarde también Casals añade, sobrentendiendo que se lo ha explicado Xirgu en la cena: "Junqueras queda como una puta mierda". A lo que Terradellas replica: "¿Y qué? Que venderá mil ejemplares, que se piensa que venderá un millón de ejemplares".

Todo es así. Tristeza, desesperanza y ocaso. Los dos hombres se reúnen hasta con Artur Mas pero no se logran sacar de encima el aire de fracaso. Sobre el libro, Terradellas concluye: "el libro servirá para acabar de matarlo todo". Y así todo, los dos hombres que despliegan mucha actividad pero que acaban de ver a qué objetivo final conduce todo.

Causa perdida

Los dos independentistas ven la causa perdida, a pesar de que envían mensajes a Mònica Terribas —que en otros mensajes de WhatsApp de la causa parece una especie de consejera política para algunos temas imprecisos—. "Todo está catatónico", sentencia Miquel Casals, mientras su interlocutor le da la razón. Casals añade: "no hay nada que nos dé a pensar que el año que viene esté mejor esto". Todo muy lejos de los discursos triunfalistas cada vez que aparecen en TV3 Puigdemont, Toni Comín o Gonzalo Boye, por poner algunos ejemplos. Las conversaciones prueban las grandes diferencias entre lo que en política se dice en público y lo que luego se reconoce en privado.

"Esto acabará como el rosario de la aurora, Víctor, te lo digo así". Y el excargo de CDC le replica: "ahora la gran guerra es si es o no es eurodiputado, ya ves". Y en otro punto de la conversación reconoce: "Puigdemont ha sido un fracaso".

El investigado en el sumario vive dos vidas, trabaja muy duro por el independentismo pero al mismo tiempo se muestra muy crítico con Puigdemont

En la misma línea razona Casals: "Pero una salida amistosa, que esto irá para un nuevo Estatut. Y el 'procés' en sí está cocido, porque no hay nadie con ganas de liderarlo, nadie. No hay líder, hay unos líderes que hacen más estorbo que servicio. Y vivimos de que hay... de una simbología, de que uno está en el exilio y otro está en prisión. Pero los de la prisión están locos por salir y el del exilio está loco porque le den un sueldo".

Personas muy próximas

Los dos interlocutores son personas que en octubre de 2017 eran muy próximas a Puigdemont. En la causa hay 'whastapps' entre Puigdemont y Terradellas, que desde la fundación CATmon podría estar desviando fondos hacia Waterloo, según la causa. CATmon tiene un nombre muy similar a CATGlobal y a CATCiP, las dos entidades belgas que ofrecen cobertura legal a Puigdemont y toda la actividad que despliega en Bélgica.

En octubre de 2017 Terradellas estaba enviando 'whastapps' a Puigdemont dándole instrucciones detalladas de lo que tenía que hacer en aquel momento en que ya había declarado la independencia. Desde arriar la bandera española del Palau de la Generalitat hasta nombrar al juez Santiago Vidal fiscal general de Cataluña. Entonces Puigdemont no le hizo caso lo que no evitó que dos años después Terradellas acabase ejerciendo de recaudador para Waterloo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios