Laura Borràs camino de perder su inmunidad

El Tribunal Supremo deja a Puigdemont sin candidato para unas elecciones catalanas

Para estos casos, Puigdemont siempre tiene sentado en el banquillo a Antoni Morral pero el PDeCAT ve en esta crisis una oportunidad para mover pieza y colocar a uno de los suyos

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la número uno al Congreso por Barcelona, Laura Borràs. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la número uno al Congreso por Barcelona, Laura Borràs. (EFE)
Adelantado en

El Tribunal Supremo ha dejado a Carles Puigdemont sin su candidata para unas hipotéticas elecciones catalanas anticipadas, que todas las fuentes de JxCAT dan por seguras una vez que Quim Torra camine hacia la inhabilitación por los lazos y las pancartas en la fachada de la Generalitat. Puigdemont contaba con poder convocar elecciones una vez que se agotase el margen de Torra para recurrir también en el Supremo y presentar a Laura Borràs, pero la 'exconsellera' de Cultura verá frustradas sus ambiciones políticas por su antigua gestión al frente de la Institució de les Lletres Catalanes, donde le acusan de haber desviado de manera irregular 259.000 euros a través de la fórmula de fragmentar contratos.

Puigdemont no ha abierto el melón de designar a nadie. Su estilo es hacerlo a ultimísima hora para así imponérselo al PDeCAT. Pero es justo en este partido en el que se ve la próxima encausación de Borràs en el Tribunal Supremo como una oportunidad para colocar un candidato de su línea. Artur Mas querría a Miquel Buch, pero con los sectores más radicales de JxCAT, entre los que se encuentra Quim Torra, pidiendo su cabeza, esta alternativa se torna imposible. Por tanto, hay que buscar a las pocas personas que respalda el aparato del partido, entre ellos la 'consellera' de Empresa, Àngels Chacón o el alcalde de Mollerusa, Marc Solsona.

Fuentes de JxCAT explican que hay un dilema en el seno de esta coalición. Por un lado necesitan la fontanería política del PDeCAT, que además sigue gozando de un fuerte poder municipalista. Por otro, está el ámbito catalán en su sentido demoscópico más amplio, que quiere líderes que les sigan prometiendo con credibilidad una independencia aunque esta parezca cada vez más lejana. Laura Borràs era una de esas personas y los ocho diputados que logró en las últimas generales la prueba de ello.

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borrás. (EFE)
La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borrás. (EFE)

Para estos casos, Puigdemont siempre tiene sentado en el banquillo a Antoni Morral, diputado en el Parlament, miembro fundador de La Crida y que ya sonó antes de que nombrasen para el cargo a Quim Torra. Morral viene de ICV y a Puigdemont le gustan los candidatos que no tengan pasado convergente, como el propio Torra o como Laura Borràs.

Sin embargo, este melón no está abierto en este momento, mucho más preocupados en Waterloo por no quedar eclipsados por las conversaciones de ERC con el PSOE para negociar la investidura de Pedro Sánchez.

Operación política

Mientras, Borràs asegura que el proceso por el cual el Tribunal Supremo le retirará la inmunidad parlamentaria es “una operación política contra Cataluña” y alega en diversas declaraciones que ya acudió a dar explicaciones al Parlament.

Ante el escándalo Borràs ha optador por calificar la causa en la que se ha visto salpicada de operación política, pese a que la iniciaron los Mossos

El problema es que la realidad judicial topa con sus justificaciones políticas. La causa lleva mucho tiempo abierta, ya que arrancó el 12 de abril del 2018 y fue por una investigación de los Mossos d’Esquadra. Dicha investigación estuvo siempre judicializada, en sus inicios por un juzgado de Manresa. Si ha acabado en el Tribunal Supremo es porque Borràs está aforada como diputada del Congreso. Por tanto, si Laura Borràs ha de defenderse en algún sitio no es en el Parlament sino en los juzgados. A pesar de todas las evidencias JxCAT ha cerrado filas con ellas, mientras que en ERC se ha optado por un respetuoso silencio.

Aluvión de pruebas

En la causa la policía presentas muchas pruebas de como se fragmentaban los contratos para favorecer a un informático con problemas con las drogas, que era amigo de Borràs, Isaías Herrero, tal y como se explica en las diligencias de la causa. Con complicidad del personal de la Institució de les Lletres Catalanes, supuestamente Borràs amañó contratos, incluso presentado ofertas falsas a las que luego Herrero superaba para conseguir toda esta contratación. Esta vía eran los principales ingresos declarados de Herrero e incluso hay conversaciones entre Herrero y Borràs lamentando como las 'webs' cuyo mantenimiento se encargaban a Herrero funcionaban mal u ofrecían menos funciones que antes del desembarco del encausado.

Borràs no se plantea dimitir pero difícilmente podrá dar un salto para optar a la presidencia de la Generalitat. Puigdemont por tanto tiene unos cinco meses para buscar un candidato. En JxCAT dan por hecho que habrá elecciones y que no se puede volver a designar a dedo a un 'president' que no haya sido cabeza de cartel electoral.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios