CASI 6.000 MILITANTES DECANTAN la balanza

ERC mete presión a Sánchez: o mesa de negociación o rechazo de la investidura

La militancia de ERC​ apoya la estrategia de la dirección del partido de no oponerse a la investidura del líder del PSOE solo si antes se abre una mesa de negociación sobre el conflicto catalán

Foto: Gabriel Rufián deposita su voto en las urnas el pasado 10 de noviembre. (EFE)
Gabriel Rufián deposita su voto en las urnas el pasado 10 de noviembre. (EFE)

Pedro Sánchez ya tiene quien le apriete. La militancia de ERC ya ha hablado y apoya la estrategia de la dirección del partido para no oponerse a la investidura del líder del PSOE solo si antes se abre una mesa de negociación sobre el conflicto catalán. De los casi 8.000 militantes, votaron 5.953 (alrededor del 70%), de los que el 94,6% votó a favor de esa estrategia y el 5,4% votó que no. “Nos sentimos avalados por la militancia y reforzados”, admitió Marta Vilalta, portavoz de ERC.

ERC mete presión a Sánchez: o mesa de negociación o rechazo de la investidura

La dirección de los republicanos había consultado a la militancia con una pregunta enrevesada: “¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?”. De órdago. Hubiese sido más sencillo preguntar si la militancia prefiere el sí, el no o la abstención. La consulta era solo telemática, a través de un correo que, según el mensaje enviado a todos los militantes y al que ha tenido acceso El Confidencial, “recibirán aquellas personas militantes que tengan derecho a voto. Esto quiere decir que han de ser militantes desde el 26 de agosto del 2019 o antes”. Y, por supuesto, que estén al corriente de pago de la cuota de socio.

Pero hay otro detalle: aunque se había dicho que no era una consulta vinculante, en el correo se especifica que “es políticamente vinculante y responde a la manera de hacer de la nueva dirección, que quiere hacer más partícipe a la militancia de la toma de decisiones colectivas”. Aun así, será luego el consejo nacional del partido el que fijará una postura sobre qué hacer, lo cual quiere decir que aunque la militancia vote una cosa ahora, luego el consejo nacional puede aprobar otra. Con ello, la dirección tiene un cierto margen de maniobra para imponer sus criterios.

Para Vilalta, ahora “la pelota está en el tejado de Pedro Sánchez: ha de escoger entre mesa de negociación o investidura fallida”. Lo que está en juego es “una mesa de negociación que puede ser el primer paso para solucionar el conflicto. Nuestra posición es clarísima y ahora es Pedro Sánchez quien ha de moverse. Además, si conseguimos esta mesa, otras formaciones se sumarán a ella. Es la única solución posible”. La portavoz republicana subrayo en varias ocasiones que la decisión de la militancia de su partido es decir no a Pedro Sánchez “en las condiciones actuales”. Y subrayó: “Hoy somos más fuertes que nunca para obligar al Estado a sentarse a negociar en una mesa entre Cataluña y el Estado español. Por tanto, es el PSOE quien habrá de mover ficha o, si no, obtendrá un no de ERC en la investidura… si no cambian las condiciones”. La propuesta será para “construir una solución democrática en una mesa de negociación entre iguales con calendario prefijado y con una propuesta de mínimos con compromiso de cumplimiento de acuerdos”.

Próximos contactos

Tal y como habían quedado el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, y la representante del PSOE, Adriana Lastra, “nos tenemos que poder en contacto, ya que nos habíamos comprometido a ello tras haber pasado las consultas”. Y advirtió: “No sé qué prisa tiene Sánchez, pero ERC no tiene ninguna. Sí criticamos los meses perdidos al poner por delante intereses partidistas, pero ahora no vendrá en unos días. Lo que puedo asegurar es que pondremos todos los esfuerzos para construir la mesa de negociación cuanto antes”.

De todos modos, del dicho al hecho va un trecho. Marta Vilalta evitó concretar las propuestas explícitas que los republicanos pondrán sobre la mesa al PSOE. ERC “está en el no", pero podría decantarse por la abstención si los socialistas se comprometen a abrir una mesa de negociación con cuatro patas: que sea un diálogo entre gobiernos; que sea un diálogo sin condiciones donde se pueda hablar de todo (aquí introduce la aprobación del derecho de autodeterminación y la amnistía para los condenados); que tenga un calendario claro, y que haya garantías de que sus acuerdos se vayan a cumplir. Esos puntos estaban contenidos también en un artículo de opinión del vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, publicado en ‘La Vanguardia’. Pero no hay que olvidar que Aragonès lo publicaba en condición de “coordinador nacional de ERC” y no como vicepresidente de la Generalitat.

Fuentes de ERC explican a El Confidencial que no hay demasiadas trabas para que los republicanos puedan llegar a la abstención. Entre otras cosas, porque una mesa de diálogo es una salida “lógica”. Pero ¿debe ser una mesa de Gobierno a Gobierno, como se ha insinuado ya? “No necesariamente. Los acuerdos entre partidos pueden trasladarse más adelante a los respectivos gobiernos”. Los cimientos de un entendimiento, pues, están ya puestos. “Solo hace falta construir la casa encima de ellos, y no al lado”.

ERC mete presión a Sánchez: o mesa de negociación o rechazo de la investidura

Desde JxCAT, se ve el posible pacto como un peligro para sus intereses. La portavoz de los posconvergentes en el Congreso, Laura Borràs, reclamó que Pedro Sánchez reconozca a Carles Puigdemont y a Quim Torra, así como a los ‘presos políticos’, como interlocutores válidos en esa mesa, al tiempo que rescata la figura del relator internacional para levantar acta. En la mesa, los independentistas propondrán el derecho a la autodeterminación y el Estado no podrá rechazarlo. Es una manera de cortocircuitar la relación que pueda tener ERC con el PSOE y Unidas Podemos. Y es la gran trampa del independentismo. En un principio, ERC había planteado también la necesidad de que el diálogo fuese de Gobierno a Gobierno, pero esa petición ya ha perdido enteros.

Salvador Illa, secretario de Organización del PSC, lo dejó claro también este lunes: los grupos de diálogo que se formen han de ser en el Congreso (en esta Cámara es donde están los representantes elegidos en las urnas) y no quiere ningún relator internacional. Además, todo diálogo se realizará “dentro de la Constitución”. La negociación, pues, ya ha comenzado.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios