Prevén cita electoral la próxima primavera

ERC se prepara para otras autonómicas con Aragonès como sustituto de Junqueras

Los republicanos celebran su congreso nacional en diciembre, y el poco margen temporal coloca a Aragonès como candidato por delante de posibles rivales como Joan Tardà o Roger Torrent

Foto: Pere Aragonès y Quim Torra, presidente de la Generalitat, durante un pleno del Parlament. (EFE)
Pere Aragonès y Quim Torra, presidente de la Generalitat, durante un pleno del Parlament. (EFE)
Adelantado en

La dirección de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se prepara para lo peor. O sea, para afrontar a corto plazo unas elecciones autonómicas en Cataluña. Los buenos propósitos del presidente Quim Torra de no convocar elecciones anticipadas son solo eso: palabras. Y, según consideran los altos mandos de sus socios de Esquerra, se las lleva el viento. Lo cierto es que en la agenda 2020 de los republicanos aparecen marcados los meses de marzo o abril como las probables fechas de las próximas elecciones catalanas, por mucho que diga e insista Torra en que acabará la legislatura.

“El calendario pasa por elegir el presidenciable este mes de diciembre y prepararnos para las urnas a finales de invierno o comienzos de la próxima primavera”, explica un alto cargo de ERC a El Confidencial. A estas alturas de la película, Oriol Junqueras ya no podrá ser cabeza de lista al estar inhabilitado, por lo que el partido ha de buscar un sustituto urgentemente con el fin de definir su perfil de cara a los comicios.


Según esta fuente, el actual vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, podría ser el candidato ungido el 21 de diciembre, aunque oficialmente no se someta a votación su candidatura. “Es el hombre al que Junqueras señaló como su sustituto y seguramente será él quien se presente como candidato”, enfatiza. Otra fuente interna, no obstante, apostilla que “Junqueras lo señaló con la boca pequeña, pero nunca lo confirmó públicamente como su delfín”. Y otra añade: “Aragonès no fue exactamente señalado como sucesor de Junqueras. Otra cosa es que esté ahí, en el sitio justo y en el momento oportuno”.

Lo cierto es que ERC no cuenta con mucho margen de maniobra. La premura de tiempo consolida a Aragonès al tiempo que resta posibilidades a posibles rivales, como el exdiputado Joan Tardà o el actual presidente del Parlament, Roger Torrent. ¿Puede haber sorpresas en diciembre? En principio, no. Hay un movimiento interno que mantiene una frenética actividad para buscar una persona de consenso y con peso como candidato, pero de momento no ha habido fumata blanca.

La premura consolida a Aragonès al tiempo que resta posibilidades a posibles rivales, como Tardà o el actual presidente del Parlament, Roger Torrent

También hay otro motivo de peso para esperar elecciones anticipadas: si Quim Torra es inhabilitado, Cataluña se encontrará en un callejón sin salida: como solo puede ser ‘president’ un diputado electo, el Parlament habrá de elegir al sustituto. Y si tras las elecciones de diciembre de 2017 se tardó seis meses en encontrar un nombre, ahora sería más difícil, habida cuenta de que las relaciones entre Junts per Catalunya y ERC no pasan por su mejor momento. ¿Pueden exponerse los independentistas al desgaste de un pulso entre ellos para elegir a un nuevo ‘president’? “Lo más sencillo es que se convoquen elecciones anticipadas y que las urnas decidan”, argumentan desde las filas republicanas, habida cuenta de que Aragonès, el vicepresidente, no podría ocupar el puesto de Torra porque no es diputado.

Los objetivos del nuevo líder

De ahí que el tiempo apremie en la barcelonesa 'carrer' de Calàbria, donde ERC tiene su sede. El congreso nacional que la veterana formación celebra en diciembre dirimirá si el partido opta por Aragonès, con una línea más posibilista, o por otro candidato. El ‘frente parlamentario’, donde se han atrincherado Torrent y el líder en el Parlament, Sergi Sabrià, pierde fuelle, según algunas de las fuentes consultadas. “Lo que importa será la línea que se trace. Salga quien salga elegido, deberá atenerse a las directrices que se aprueben en el congreso del 21 de diciembre”, subraya uno de los dirigentes.

El objetivo de los republicanos es superar el 50% de los votos favorables a la independencia en unas nuevas elecciones catalanas. La ponencia política que se llevará al congreso señala que “no es un escenario suficiente, pero sí necesario para seguir avanzando”, porque cualquier solución no puede ser impuesta: “Cualquier hipotética solución, para ser efectiva, habrá de partir de la premisa de que no puede excluir a ninguna de las partes”. Pero remarca: “Nuestro objetivo final es el de siempre: defender la república catalana independiente y poder abandonar las Cortes españolas”.

Para ERC, se abren ahora tres escenarios posibles: una vía pactada y negociada con el Estado, una vía de convocatoria forzada del referéndum y la vía unilateral. Esta última no es la prioritaria (“aunque no podemos descartar nunca volverlo a hacer”, dice el texto) y la primera, según la ponencia política, es difícil o imposible, “vistas las reiteradas negativas del Estado español”. Por tanto, queda la vía de la presión: “Esto no es otra cosa que combinar nuestra fuerza y acción para conseguir que el Estado español no tenga ninguna otra alternativa que avenirse a pactar una solución democrática basada en la autodeterminación”. Los instrumentos para ello son la movilización constante, el fortalecimiento de las instituciones catalanas, el avance de elecciones y las acciones de desobediencia civil y de lucha no violenta.

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el 'conseller' de Trabajo, Chakir El Homrani (i). (EFE)
El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el 'conseller' de Trabajo, Chakir El Homrani (i). (EFE)

En esa estrategia, la tarea de ERC durante los próximos meses será “denunciar la política represiva y la violencia ejercida por el Estado español”, insistir en la necesidad de diálogo para resolver el conflicto catalán, denunciar los agravios “de un Estado monárquico, unitarista, centralista, uniformizador, nepótico e ineficiente”, defender los derechos y libertades de las clases trabajadoras, “evidenciar la falta de voluntad del Estado para atender las necesidades de inversión en los Països Catalans y los agravios con otros territorios del Estado”, reivindicar los derechos nacionales de Cataluña, tejer complicidades con colectivos y movimientos progresistas de otras comunidades y reforzar alianzas y complicidades a nivel internacional.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios