Antes de la consulta a la militancia

Aragonès vende a las bases de ERC la mesa de diálogo con un posterior paso por urnas

El vicepresidente de la Generalitat defiende la necesidad de dialogar con el PSOE para acabar con el conflicto pero marcando como condición que se garantice cumplir el acuerdo

Foto: Pere Aragonès y Quim Torra en el pleno del Parlament del pasado 13 de noviembre. (EFE)
Pere Aragonès y Quim Torra en el pleno del Parlament del pasado 13 de noviembre. (EFE)

Los militantes de ERC tienen que decidir este lunes si avalan o no la política de pactos de la dirección del partido. Los republicanos son la clave para que Pedro Sánchez repita en Moncloa y la condición que han marcado es establecer una mesa de diálogo sobre Cataluña. En la consulta, los militantes tendrán que decir si están de acuerdo con rechazar la investidura si no se ha logrado establecer esa mesa "para abordar el conflicto político con el Estado", y la clave que exige ERC es que la negociación se haga "entre Gobiernos", como han señalado a lo largo del fin de semana.

El último empujón para camelar a las bases lo ha dado el republicano Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat y coordinador nacional de ERC, que tras "un largo tiempo de silencio" y "una vía estrictamente judicial" que no logra solución, defiende los contactos con el PSOE que se iniciarán en los próximos días para acordar las condiciones de la investidura. "Si esta fructifica querrá decir que hemos acordado empezar a negociar en una misma mesa entre gobiernos sobre el conflicto", afirma el coordinador nacional de ERC en una tribuna publicada por 'La Vanguardia'. Y sigue: "Sentarnos en una mesa con cuatro pilares para encontrar una solución democrática, una salida a un conflicto político ya reconocido hace un año por el propio Gobierno español en Pedralbes".

Diálogo "de igual a igual"

"Es imprescindible que se reconozca que estamos en un conflicto político entre Catalunya y el estado español y que hagamos política, dejando la vía penal y represiva", prosigue Aragonès antes de señalar las "cuatro patas" sobre las que se debe asentar, en su opinión, la mesa de diálogo con los socialistas: reconocimiento, "de igual a igual"; sin condiciones; calendario claro; y garantías de cumplimiento. Y, precisamente, como garantía de que se cumplirá lo pactado en esa negociación, Aragonès desliza la necesidad de "someter a la validación del pueblo catalán aquello que seamos capaces de pactar", apelando a la realización de un referéndum. No apellida qué tipo de consulta sería esa, pero si fuera de autodeterminación, no la aceptaría el PSOE. "No hay nada más validador que las urnas".

Aragonès vende a las bases de ERC la mesa de diálogo con un posterior paso por urnas

En su artículo, Aragonès dota a la mesa de diálogo de contenido: las cuestiones a tratar incluirían el derecho a la autodeterminación de Cataluña, una amnistía para hacer borrón y cuenta nueva para los políticos catalanes encarcelados, entre ellos Oriol Junqueras, y un sistema de garantías para poder hacer un seguimiento efectivo de los acuerdos.

"Creemos que planteamos una propuesta razonable, muy lejos de los objetivos políticos que defendemos desde hace 88 años, pero suficiente para dar el primer paso hacia la solución democrática", añade Aragonès. "Esta mesa es una condición imprescindible para replantear nuestra posición en el voto de investidura y les avanzamos que será un no sin ella".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios