El plan es un acuerdo de PP y Cs

Álvarez de Toledo se mueve y activa Cataluña Suma pensando en un adelanto electoral

El plan de los populares es exportar a Cataluña una fórmula que ya ha explorado en Navarra y que también quiere llevar a otros puntos de España. Una coalición con Cs dejaría fuera a Vox

Foto: La cabeza de lista del PP al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)
La cabeza de lista del PP al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)

Un día después de doblar la cantidad de votos obtenidos en Cataluña, la cabeza de lista del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, ya está moviendo ficha para activar Cataluña Suma, una coalición electoral entre los populares y Cs para prepararse ante un eventual avance electoral a la presidencia de la Generalitat. Hasta ahora Cs se ha negado, según explican fuentes de ambas formaciones. Pero eso fue antes de la debacle electoral del domingo y de que Albert Rivera presentase su dimisión. El plan del PP es exportar a Cataluña una fórmula que ya ha explorado con éxito en Navarra y que también quiere llevar a otros puntos de España. Solo que en Cataluña corre más prisa porque todo apunta a que habrá nuevos comicios el año que viene, en 2020.

Fuentes del PP han explicado que antes de estas elecciones Cayetana Álvarez de Toledo y sus colaboradores ya intentaron activar esta coalición pero Cs en Cataluña se negó. Cuenta con 34 diputados contra solo cuatro de los populares en el Parlament. Y eso ha hecho que al partido naranja la coalición propuesta le haya parecido hasta ahora un mal negocio.

Pero eso fue a.d.c.R. (antes de la caída de Rivera). Y el riesgo de elecciones anticipadas en Cataluña es una realidad. Quim Torra afronta un juicio este 18 de noviembre por no haber retirado las pancartas de la fachada de la Generalitat cuando se lo ordenó la Junta Electoral Central. Se prevé que el fallo sea condenatorio para el 'president' de la Generalitat, lo que abrirá el melón de su sucesión. Eso pasará para mayo, cuando se prevé que se haga público el recurso en el Tribunal Supremo, para el cual ya no cabrá apelación ninguna. Entonces se tendrá que hacer frente a lo inevitable. Torra no podrá ser 'president', JxCAT carecerá de candidato y Carles Puigdemont no querrá que Pere Aragonès (ERC), actual vicepresidente, se ponga al frente de la Generalitat. Y en ese momento, no antes, ERC se verá impelida a romper el Govern.

Pero adelantar elecciones supone diversos problemas. El primero, tanto para los soberanistas como para los constitucionalistas catalanes es Vox. Vox ha obtenido 243.000 votos en Cataluña, casi los mismos que los 244.000 sufragios obtenidos por la CUP. Es el mapa de una Cataluña polarizada pero que si se extrapola a unas elecciones al Parlament quiere decir que los de Santiago Abascal podrían obtener en Cataluña entre seis y siete diputados. Grupo propio, ahí es nada, según apuntan dos empresas de sondeos de opinión consultadas.

Desactivar a la ultraderecha

Para desactivar a la ultraderecha, el plan de Cayetana Álvarez de Toledo para Cataluña es el mismo que en Navarra. Navarra Suma ha funcionado bien. Una confluencia con otra formación y aprovechar el marco que ofrece la ley electoral favoreciendo a los partidos más votados. Con Cs en horas bajas, es el momento para una oferta del PP. Cayetana Álvarez de Toledo lleva propugnando hace años una fusión del PP con los naranjas para lograr el rearme moral de la derecha española. Esa coalición, igual que en Navarra, no incluiría a Vox, si bien no se trataría de lo que en política se denomina “cinturón sanitario”.

En dos tuits, el presidente del PP en Cataluña, Alejandro Fernández, definía la futura estrategia del partido. En uno de ellos afirmaba: “Superar en Cataluña a Cs, Vox y la CUP demuestra que el PPC afronta el futuro con gran solidez. Desde mañana mismo trabajaré para consolidar CATALUÑA SUMA. Juntos hubiéramos obtenido hasta 10 escaños y sólo juntos podremos ser determinantes en Cataluña”.

El presidente del PP catalán Alejandro Fernández ha matizado que para nada se trata de una opa hostil sobre Cs sino de una alianza constitucionalista

Consciente de lo delicado de la propuesta, Fernández matizó después: “Ahora no toca hacerle una OPA a Cs como la que nos intentaron hacer a nosotros. Toca ir juntos, porque sigue siendo absurdo que Inés Arrimadas, Juan Carlos Girauta y Cayetana Álvarez de Toledo y tantos otros no estemos en el mismo barco si en lo esencial pensamos lo mismo”.

Cambio de tornas

Ahora, han cambiado las tornas. Hace seis meses Cs se encontraba en Cataluña en la cresta de la ola y el PP a punto de desaparecer en esta comunidad autónoma. Pero los populares siempre han tenido una mayor representación municipal y una maquinaria territorial más robusta. Ahora los que se juegan desaparecer en las demarcaciones catalanas son los naranjas, con una oferta de Vox que ya no es una entelequia y que en lo territorial aboga por un modelo centralizado, tan jacobino como el de Francia. Eso podría derivar en que Cs, tras haberse negado en rotundo a la operación, ahora la vean como el último clavo ardiendo al que agarrarse.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios