LA EMPRENDEN CONTRA LOS TESTIGOS

Soberanistas radicales amenazan con violar a la secretaria judicial que declaró por el 1-O

A pesar de la preservación de su imagen, el Moviment Republicà Català (MRC), un grupo extremista independentista, ha publicado su fotografía a través de su página de Facebook

Foto: Aspecto de uno de los coches de la Guardia Civil durante el registro con motivo del 1-O en la sede de la Conselleria de Economía de la Generalitat el 27-S. (EFE)
Aspecto de uno de los coches de la Guardia Civil durante el registro con motivo del 1-O en la sede de la Conselleria de Economía de la Generalitat el 27-S. (EFE)

La secretaria del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, Montserrat del Toro, que declaró este miércoles en el Tribunal Supremo sin mostrar su imagen en televisión durante el juicio por el 1-O, se ha convertido en la principal pieza de caza de los extremistas independentistas. A pesar de la preservación de su imagen, el Moviment Republicà Català (MRC), un grupo extremista independentista, ha publicado su fotografía a través de su página de Facebook.

La foto va acompañada por un texto que dice que la funcionaria es “seguidora de Unidad Nacional Española, asociación partidaria de utilizar el Ejército contra los catalanes”. También dice que “quiere mantener el anonimato” y, bajo la fotografía, aparece una frase sarcástica: “Las imágenes pueden estar protegidas por derechos de autor”.

Lo malo, no obstante, son los mensajes que acompañan la denuncia. “¡Boicot! Nada más que decir. Que la vida le sea un infierno”, lanza una activista. La más escandalosa, no obstante, es la respuesta de otro activista que se hace llamar Antoni Pau Llobera. De los desagradables calificativos que le dedica a la funcionaria se salvan muy pocos. “Esperamos de todo corazón que te rajen de arriba abajo, tocina nazi malfollada” es una de las pocas frases publicables.

Las demás frases sobrepasan los estándares del mal gusto y se internan en un terreno en el que bordean el delito: en resumidas cuentas, viene a explicar el ‘hiperventilado’ independentista cómo le gustaría que violasen y por dónde a la secretaria judicial con “una caña astillada” para acabar lanzándola “al arcén de la carretera cual vulgar mierda de perro que eres”. Manel Acosta se mostraba también grosero. “Parece de barra americana”, lanzaba en la cuenta de MRC. Otros activistas se muestran contundentes pero más respetuosos. “Si no estás bien en Cataluña, márchate. Encontrarás trabajo en muchos juzgados de fuera, no te sacrifiques quedándote aquí. Lástima que te llames Montserrat, más catalán no puede ser”, le atiza Maria Cinta Juan.

Alerta de delito

A primera hora de la tarde, un lector avisaba: “Acabáis de cometer un delito: difundir el aspecto físico de un testigo de un juicio del cual no se ha revelado su aspecto. Seréis responsables de las agresiones, insultos y amenazas que reciba”, alertaba Sebastián Madrigal, a lo que Pietat Taberner respondía con sorna: “Como la gente no la conoce, así la ven en la foto y la pueden saludar”.

Soberanistas radicales amenazan con violar a la secretaria judicial que declaró por el 1-O

Del Toro era la secretaria judicial que acompañó a los agentes de la Guardia Civil a la sede de la Vicepresidencia de la Generalitat el día 21 de septiembre de 2017 y que, tras el llamamiento de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, se vio recluida durante todo el día y parte de la noche en la sede del Govern. Al final, fue evacuada pasadas las 12 de la noche por la terraza del edificio hasta un teatro cercano, de donde salió camuflada entre los actores del espectáculo.

El demoledor informe que escribió tras el suceso sirvió para apuntalar la acusación contra Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, 'los Jordis', que eran entonces los máximos mandatarios de las dos entidades independentistas que llamaron a los ciudadanos a concentrarse ante la Vicepresidencia para impedir el registro judicial. Como ella misma relató en el juicio, aquel día sufrió “estrés, ansiedad y, al final, miedo”. Como consecuencia de este asunto, Del Toro cogió la baja unos días más tarde.

No es la única amenazada. Al exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo le lanzan también toda clase de improperios, entre ellos “cabrón”, “hijo de la gran puta” o “chaquetero”. “Lo más repugnante de todo es que se llame Enric, cuando se tendría que llamar Enrique o subnormal directamente”, escribe Anna Cas. Y Lidia Masferrer apostilla: “Eres un puto cerdo. Espero que te mueras solo y lejos de esta tierra, que no merece una mierda como tú”. Griselda Fontseré, por su parte, escribe: “¿Y este señor podrá salir a la calle? Porque si me lo encuentro, le escupo en la cara”.

La venganza de la CUP

La tensión, pues, se acumula en las calles catalanas. La cercanía de las elecciones, además del juicio, ha hecho crecer el voltaje político. Y la jornada de reivindicación del 8-M también. La CUP, y especialmente su núcleo duro, Endavant, aprovechó para sacar partido de la coyuntura. Su intención es patrimonializar la jornada feminista para reconvertirla en una jornada de reivindicación independentista a la par que feminista.

Para ello, Endavant atacó durante la madrugada de este martes sedes de diversas empresas acusándolas de ser “las responsables del empobrecimiento de las mujeres trabajadores”. Esas empresas son, paradójicamente, firmas que se posicionaron firmemente contra los intereses independentistas o que no hicieron nunca caso de las ‘recomendaciones’ soberanistas. Entre ellas, se encuentran Mercadona, Inditex, Banco Santander o Clarel.

Para los ‘duros’ de la CUP, las pintadas y los pasquines colgados en comercios o sedes de estas compañías se deben a que “perpetúan la violencia estructural contra las mujeres trabajadoras y contribuyen a feminizar la pobreza. Hemos hecho esta acción [realizar pintadas y colgar carteles] en el marco de la huelga general feminista del 8 de marzo”.

Endavant acusa a las empresas objetivo de sus protestas de estar sometidas “a los intereses del capital” y de beneficiarse “del trabajo invisibilizado de las mujeres de la clase trabajadora”, asegurando que “provocan que tengamos unas peores condiciones materiales de vida para garantizar la pervivencia del sistema capitalista: salarios más bajos, discriminación laboral, agresiones, despidos improcedentes, brecha salarial, jornadas reducidas, falta de conciliación de las tareas reproductivas con las tareas productivas, etcétera”.

Las acciones de protesta se produjeron en varias ciudades de Cataluña, entre ellas Barcelona, Girona, Lleida, Sant Feliu de Llobregat o El Vendrell.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios