visita al parlamento flamenco, conferencia...

Flandes lo vuelve a hacer: desafía a España y su presidente recibe con honores a Torra

La cita será en la sede del Gobierno flamenco, el único Ejecutivo europeo que ha mostrado su apoyo a la causa independentista, generando incluso un conflicto diplomático entre España y Bélgica

Foto: El presidente de Cataluña, Quim Torra, y el presidente de Flandes, Geert Bourgeois, el pasado mes de julio en el Palau. (EFE)
El presidente de Cataluña, Quim Torra, y el presidente de Flandes, Geert Bourgeois, el pasado mes de julio en el Palau. (EFE)

Quim Torra vuelve a coger las maletas. Sin apenas actividad en el Parlament y sin juicio en el Tribunal Supremo a los políticos presos, que se reaunudará mañana con las declaraciones de Jordi Turull, Josep Rull y Raül Romeva, el 'president' viaja una vez más a Bélgica, donde este lunes se reunirá con el presidente de Flandes, Geert Bourgeoise, y el del Parlamento flamenco, Jan Peumans, situación que ya provocó una crisis diplomática entre España y Bélgica por su apoyo a los presos independentistas.

La cita será a las 13:00 en la sede del Gobierno flamenco, el único Ejecutivo europeo que se ha puesto del lado de la causa independentista, generando incluso un conflicto diplomático entre ambos países que se saldó el pasado mes de octubre con la retirada del estatus diplomático al delegado de Flandes en España, André Hennelinck. A esto respondió el propio Bourgeoise, que consideró este hecho un acto "muy hostil" e "inédito en la historia de la UE", señalando que la actitud de España era "poco amigable".

Reunión con Puigdemont y conferencia conjunta

En la reunión estará presente la 'exconsellera' Meritxell Serret, huida de la Justicia española. Posteriomente, Torra se dirigirá a Waterloo, donde mantendrá un encuentro con Carles Puigdemont en la Casa de la República. A las 17:00, los tres serán recibidos por Jan Peumans en el Parlamento flamenco. Una hora después, Torra y Puigdemont ofrecerán una conferencia conjunta tras la negativa del Parlamento Europeo a permitir que el acto se celebre en su sede. Por el momento, se desconoce la ubicación, aunque todo apunta a que el Gobierno de Flandes les facilitará una sala en su propia Cámara o en un edificio público.

Esta es la primera vez que Geert Bourgeoise recibe a Torra en Flandes, ya que ambos se reunieron el pasado mes de julio en el Palau de la Generalitat en el marco del comité mixto Cataluña-Flandes, para trabajar en ámbitos como la política exterior, la investigación y el desarrollo, la cultura, la movilidad o el medio ambiente. Pero el trasfondo de esa visita iba más allá, ya que era un gesto público y sin fisuras de apoyo de la región de Flandes al soberanismo.

Un primer gesto de Flandes a la causa independentista tuvo lugar el pasado mes de septiembre, cuando el presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans, escribió una carta dirigida a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell en la que apoyaba a los políticos en prisión y aseguraba que España no cumple con los estándares democráticos para pertenecer a la Unión Europea. En ella dejaba muy claro que es "completamente inaceptable que los políticos sean arrestados por sus opiniones" y que España "no cumple las condiciones para ser parte de una UE moderna y democrática".

"La violencia usada durante las elecciones fue la expresión más escandalosa de una política antidemocrática", denunciaba el presidente del Parlamento de Flandes, que dio un paso más, al confirmar que desde esta región de Bélgica se activaban todos los mecanismos para apoyar "las ambiciones de los catalanes para que tengan la oportunidad de elegir su propia identidad". La misiva provocó que el Gobierno convocara al embajador de Bélgica en España, Marc Calcoen, a una reunión, a la que siguieron otras dos en las que se tomó la decisión de reitrar el estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España. El propio Peumans tachó de "ridículo" al ministro de Exteriores, Josep Borrell.

Bélgica se desmarca: "Es asunto de Flandes"

Por su parte, el Gobierno de Bélgica tomó distancias y su primer ministro, Charles Michel, se desmarcó por completo de cualquier polémica al asegurar que este asunto es "entre España y Flandes" y no entre nuestro país y Bélgica. Eso ocurrió el pasado octubre, mes en el que Torra anunció que su Govern estaba trabajando para "fortalecer" e intensificar las relaciones con Flandes, región a la que siguen agarrándose como a un clavo ardiendo para mantener viva su causa.

Pero Jan Peumans no es el único político flamenco que ha ahondado la crisis entre España y Flandes. En octubre, Hendrik Bogaert, del Partido Cristianodemócrata y Flamenco, pidió que se pusiera en libertad "inmediatamente" a los políticos soberanistas que están en prisión y se inicien "negociaciones con concesiones mutuas". Remarcó que la Unión Europea es "una unión económica y también una unión de valores", por lo que solicitó "por favor" a los miembros del bloque comunitario que intervinieran y mediaran en un conflicto que, remarcó, "no es un asunto interno" de España y Cataluña. Denunció, además, que "no es aceptable" que haya gente en prisión "por sus creencias políticas".

También Jan van Esbroek, del N-VA, partido mayoritario en la Cámara de Flandes que aboga por la secesión pacífica y gradual de Bélgica, afirmó que España ha vulnerado la libertad de expresión al intentar censurar las declaraciones del presidente de su Parlamento. "Lo que está pasando en España tiene muy poco que ver con el Estado de derecho. Se está retringiendo la libertad de expresión y eso me preocupa", recoge 'El Nacional'.

Rik Daems, de los Demócratas y Liberales Flamencos, tachó de "inaceptable" la actitud de España, mientras que el democristiano Ward Kenna pidió abiertamente la libertad de los políticos presos y denunció la "violencia excesiva" en el referéndum del 1-O. "Los políticos electos deben estar en el Parlamento y no en la cárcel", agregó.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
83 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios