el gobierno convoca al embajador belga en madrid

"España no debe estar en la UE": la carta que puede dinamitar la relación con Bélgica

El presidente del Parlamento de Flandes se pone del lado de los políticos en prisión y duda de si nuestro país debe estar dentro de la Unión Europea. "Es inaceptable que sean arrestados", afirma

Foto: Esteladas durante la manifestación independentista de la Diada. (EFE)
Esteladas durante la manifestación independentista de la Diada. (EFE)

El Gobierno ha convocado al embajador de Bélgica en España, Marc Calcoen, a una reunión. El detonante ha sido una carta en la que el presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans, se pone del lado de los políticos en prisión y asegura que nuestro país no cumple con los estándares democráticos para pertenecer a la Unión Europea.

La misiva, dirigida a Carme Forcadell, ha puesto en alerta al Gobierno por su contenido. En ella, Peumans afirma que es "completamente inaceptable que los políticos sean arrestados por sus opiniones" y que España "no cumple las condiciones para ser parte de una UE moderna y democrática". Recuerda además su encuentro con la expresidenta del Parlament en septiembre del pasado año y remarca que, desde esa fecha, "las cosas se han vuelto peores para la democracia en Cataluña".

"La violencia usada durante las elecciones fue la expresión más escandalosa de una política antidemocrática", denuncia el presidente del Parlamento de Flandes, que da un paso más, ya que confirma que desde esta región de Bélgica ha activado todos los mecanismos para apoyar "las ambiciones de los catalanes para que tengan la oportunidad de elegir su propia identidad".

Esta misiva fue escrita a principios de mes, pero no se la entregó en mano a Forcadell. Lo hizo el eurodiputado Mark Demesmaeker, que junto a un grupo de políticos de Flandes visitó hace unos días a la expresidenta de la Asamblea Nacional Catalana, llevando lazos, corbatas y chaquetas amarillas, color asociado a los presos independentistas.

Según publica el periódico 'TIJD', el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, se ha mostrado "molesto" por esta carta y ha convocado al embajador belga, que en conversación con el diario flamenco asegura que este incidente contribuye a "una lista cada vez mayor de irritaciones sobre nuestras relaciones bilaterales". En palabras de miembros del Gobierno español, y sin dar nombres, el 'TIJD' afirma que esta carta es un mal gesto contra España. "Que un responsable político de una región en la Unión Europea ofenda desde su posición institucional a un país amigo y aliado como España (...) es un gesto hostil".

El embajador belga fue convocado el pasado día 20 a la citada reunión con el objeto de, según el Ministerio de Exteriores español, "trasladarle nuestro profundo malestar por el contenido y los términos de la carta".

Ante el revuelo generado, Peumans se ha ratificado esta misma mañana en sus palabras en una entrevista en una radio belga, en la que ha asegurado que "Asuntos Exteriores no tiene nada que decirme". En ella ha alabado la figura de Forcadell, a la que califica como "una mujer que no haría daño a una mosca". "El hecho de que los políticos estén encerrados en 2018 afecta mi sentido de la justicia y no es digno de un Estado constitucional democrático", ha dicho.

"A Sánchez le han perdido el respeto en Bélgica"

El eurodiputado del PP Esteban González Pons ha calificado de "inaceptables" las afirmaciones del presidente del Parlamento de Flandes. A través de un comunicado, afirma que "tantos guiños del Gobierno a los golpistas no pasan desapercibidos para los independentistas flamencos”, y se pregunta: “Si el Gobierno de Sánchez no respalda al Supremo, ¿cómo esperar que lo vayan a respetar los nacionalistas flamencos?”.

González Pons ha pedido a Peumans que rectifique sus afirmaciones, ya que “perjudican las relaciones entre dos socios de la UE como son Bélgica y España”. “El señor Peumans debe saber que en España no hay presos políticos, sino personas encarceladas por sus actos y no por sus ideas. También debe saber que personas como Carles Puigdemont no son exiliados sino fugados de la Justicia, que los busca por haber incurrido presuntamente en delitos gravísimos”, aseguró González Pons.

“Espero que el Gobierno socialista proteste ante afirmaciones de este tipo y defienda la imagen de España como una democracia moderna en la que funcionan plenamente el Estado de derecho, la separación de poderes y el respeto a los derechos y libertades individuales”, concluyó.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
140 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios