Meritxell Budó se perfila como la sucesora

Puigdemont apuesta por una alcaldesa de perfil bajo sustituir a Elsa Artadi

Meritxell Budó cuenta con el apoyo de Jordi Turull, anterior 'conseller' de Presidència, encarcelado por los hechos de octubre. Una solución de compromiso para un mandato corto

Foto: La alcaldesa de La Garriga, Meritxell Budó. (EFE)
La alcaldesa de La Garriga, Meritxell Budó. (EFE)

“No surrender”, reza el perfil de Twitter de la alcaldesa de La Garriga, un pequeño municipio a 44 kilómetros al norte de Barcelona. Se trata de Meritxell Budó, que se perfila como sustituta de Elsa Artadi al frente de la Conselleria de Presidència, según apuntan fuentes del PDeCAT y del entorno soberanista de Waterloo. Según estas últimas fuentes, la decisión ha sido del propio Carles Puigdemont, quien ha preferido optar por un perfil bajo ahora que Artadi se va de número dos en la lista por el Ayuntamiento de Barcelona por la Crida. Otras fuentes de Palau aseguran que la marcha de Artadi se producirá antes de finales de febrero. En un mes como máximo.

Budó no es solo alcaldesa de La Garriga. También es vicepresidenta de la Diputación de Barcelona. Pero no es diputada en el Parlament ni forma parte de JxCAT, cuya lista había hecho la propia Artadi junto con Puigdemont para el 21-D.

Carles Puigdemont ha preferido apostar por un perfil como el de Meritxell Budó que no por otros con mayor relevancia política. Prefiere imponer un nombre de su plena confianza que los candidatos de otros sectores del independentismo que aspiraban a cubrir el puesto de número dos del Govern.

Meritxell Budó, además, cuenta con el apoyo de Jordi Turull, el anterior 'conseller' de Presidència, encarcelado por los hechos de octubre. La pasada semana, Budó se reunió con Turull en la prisión de Lledoners, donde se ultimaron los detalles del relevo.

Con este movimiento, Puigdemont se asegura un mayor control del grupo parlamentario del PDeCAT en Madrid, ya que allí continuará Míriam Nogueras, la gran partidaria de no aprobar los Presupuestos Generales del Estado. Del mismo modo, el 'expresident' catalán ha preferido orillar a otros aspirantes, como Francesc Homs —demasiado cercano a Artur Mas— y el 'conseller' de Territori, Damià Calvet, ahora enfrascado en la negociación con los taxis y las VTC.

Calvet era el mejor situado y tenía buenos apoyos en Lledoners. Pero al final su nombre se ha caído porque Puigdemont lo identificaba con el PDeCAT

Damià Calvet era el mejor situado y tenía buenos apoyos en Lledoners, como el de su mentor, Josep Rull. Pero al final su nombre se ha caído porque Puigdemont lo identificaba demasiado con el PDeCAT de toda la vida, el partido que quiere absorber en la Crida. El propio Damià Calvet bromeó este jueves en la rueda de prensa tras el Consell Executiu sobre esta eventualidad asegurando que el principal problema de la operación “es que nadie querrá asumir los expedientes que lleva en este momento mi 'conselleria' [en alusión a la huelga de taxis]".

Meritxell Budó ha sido consultada por El Confidencial al respecto pero ha optado por no contestar. Su nombramiento se hará oficial en los próximos días.

Torra, al margen

El relevo de Elsa Artadi se está negociando al margen de Quim Torra. El 'president' custodio —como él mismo se denomina— no ha escogido a su número dos, pese a que nombrar los 'consellers' es una de sus atribuciones. La dependencia de Waterloo del actual Ejecutivo catalán es total.

Con la marcha de Artadi, el Govern pierde peso político en favor del Ayuntamiento de Barcelona, adonde se va el grueso de las figuras relevantes

Con la marcha de Artadi para ser la número dos de la lista de la Crida por el Ayuntamiento de Barcelona, el Govern pierde todavía más peso. Además, Artadi era una persona con mano en el sector empresarial catalán. Y estuvo muy vinculada en el nombramiento de presidente de la Fira de Barcelona de un empresario como Pau Relat, de claro perfil soberanista.

Segundo relevo

Artadi es el segundo relevo en el Govern Torra. El primero fue por la salida del 'conseller' de Exteriores Ernest Maragall, también para el Ayuntamiento de Barcelona, para la lista de ERC. En este caso, el nombramiento lo hicieron los republicanos, cambiándolo por Alfred Bosch. De nuevo, Quim Torra convertido en un presidente simbólico sin margen para formar su propio equipo de gobierno.

Estos cambios se producen tras hacerse pública la intención de Puigdemont de recuperar protagonismo forzando una investidura a distancia. Para ello, Torra tiene que dimitir. Si todo sale como Puigdemont planea, el movimiento se haría en otoño, tras la sentencia del Tribunal Supremo. Por tanto, legislatura corta. Los pesos pesados prefieren hacer la maleta y migrar al otro lado de la plaza Sant Jaume.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios