más tension entre los socios de la generalitat

JxCAT irá al choque con ERC para intentar de nuevo que Puigdemont sea 'president'

El Tribunal Supremo cerró la instrucción y comunicó a la Mesa del Parlament la suspensión en las funciones y cargos públicos de los encausados, incluyendo al 'expresident' Puigdemont

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont, durante su reunión con la ejecutiva del PDeCAT en Waterloo la semana pasada. (EFE)
El expresidente catalán Carles Puigdemont, durante su reunión con la ejecutiva del PDeCAT en Waterloo la semana pasada. (EFE)

JxCAT vuelve a la carga. Y si tiene que llevarse a ERC por delante, lo hará. Se cuece un nuevo intento de investir a Carles Puigdemont a distancia, como adelantó Jordi Sànchez desde la prisión a El Confidencial. ERC no apoya la iniciativa y el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, no la respaldará, según apuntan fuentes parlamentarias, así que de nuevo el escenario de alta tensión entre los socios soberanistas que gobiernan en la Generalitat va a ser la constante este año que comienza ahora.

A propuesta de JxCAT se ha constituido la ponencia conjunta que debe elaborar la propuesta de reforma del reglamento del Parlament que pretende que sea posible investir a distancia a un 'president' de la Generalitat que no estará presente en el hemiciclo. Investir a un 'president' por Skype. JxCAT ya inició un campaña en redes esta Navidad, que lideró la 'consellera' de Cultura, Laura Borràs, para volver a poner sobre la mesa la investidura de Puigdemont.

La operación es muy compleja. Hay que reformar el reglamento del Parlament, para lo que no hay mayoría, ya que ERC se niega. Luego hace falta que Quim Torra dimita pero no convoque elecciones, y que el Parlament entonces vote a Puigdemont a distancia. El 'expresident' prometió de manera solemne desde Waterloo que volvería a Cataluña si era investido 'president' por el Parlament y a eso se aferra JxCAT para insistir en una iniciativa que ya naufragó tras el 21-D.

ERC tiene base legal para apoyar su negativa. En esencia, porque la reforma del reglamento resulta inútil, ya que hay otro impedimento enorme. La iniciativa se topa con una barrera casi infranqueable. El pasado julio, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena cerró la instrucción y comunicó a la Mesa del Parlament la suspensión en las funciones y cargos públicos de los cinco diputados catalanes que están en prisión preventiva así como del 'expresident' Puigdemont, todos ellos procesados por rebelión.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, junto al 'expresident' Carles Puigdemont. (EFE)
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, junto al 'expresident' Carles Puigdemont. (EFE)

Lo hizo en virtud del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que prevé que una vez el procesamiento sea firme y se decrete la prisión provisional por un delito relacionado "con bandas armadas o individuos terroristas o rebeldes", aquel procesado que ostente un cargo público quedará "automáticamente suspendido" en el ejercicio del mismo mientras dure la situación de prisión.

Arranque en febrero

La ponencia del Parlament se vuelve a reunir el 1 de febrero. La ponencia tiene tres meses, prorrogables, para elaborar el texto de una proposición de ley de reforma del reglamento, que posteriormente la cámara deberá tramitar por el procedimiento legislativo común. En resumen, la ponencia trabajará en paralelo con el juicio por los hechos de octubre que se celebrará en el Tribunal Supremo. Fuentes de JxCAT han apuntado que esperan que las tensiones con ERC pasen desapercibidas con todo el foco mediático puesto en la vista oral de Madrid.

El fondo del debate es la desobediencia: si se cambia el reglamento del Parlament, ERC y JxCAT carecen de excusa para evitar desafiar al Supremo

Así, una vez acabado el juicio, tras la Diada del próximo septiembre, si el cambio llegase a buen fin, para lo cual no hay mayoría en este momento, Torra dimitiría y se abriría la puerta para este debate de investidura virtual. En caso de que no fuese así, lo más probable, como prevén fuentes de JxCAT y también de ERC, es que Torra utilice la crisis entre ambos partidos para adelantar las elecciones autonómicas a otoño de este año.

Costa, al frente

La ponencia la integran dos diputados de cada grupo y uno de cada uno de los subgrupos. Los impulsores son Josep Costa y Albert Batet (JxCAT). Costa es el vicepresidente del Parlament y el rival de Roger Torrent, además del gran teórico de la investidura a distancia y de que esta es posible forzando la legalidad. El resto de los miembros son Carlos Carrizosa y José María Espejo-Saavedra (Cs), Adriana Delgado y Gerard Gómez del Moral (ERC), David Pérez y Ferran Pedret (PSC-Unidos), Marta Ribas y Susanna Segovia (CatECP), Santi Rodríguez (PPC) y Maria Sirvent (CUP).

Aunque se cambie el reglamento, el Parlament solo puede investir a Puigdemont estando este en Bélgica desobedeciendo al Tribunal Supremo. Y Roger Torrent se niega en redondo a acabar como su predecesora, Carme Forcadell. A partir de aquí, el conflicto está abierto.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios