tras una jornada marcada por la tensión

Los taxistas de Barcelona ponen fin a la huelga en un clima de división

2.508 de los 4.707 que han participado han decidido volver al trabajo, mientras que 2.177 han optado por mantener la protesta, y se han contabilizado 19 votos en blanco y tres nulos

Foto: Asamblea de los taxistas, el día 22 en Barcelona. (EFE)
Asamblea de los taxistas, el día 22 en Barcelona. (EFE)

Los taxistas de Barcelona han decidido en la madrugada de este jueves abandonar la huelga que iniciaron hace seis jornadas para reclamar que se limitara el servicio que pueden prestar los vehículos de alquiler con conductor, los VTC que usan Uber y Cabify, tras una jornada marcada por la tensión y la división dentro del colectivo.

Había casi 14.000 autónomos y asalariados del sector llamados a responder la pregunta "¿Hay que levantar el paro?", y 2.508 de los 4.707 que han participado han decidido volver al trabajo, mientras que 2.177 han optado por mantener la protesta, y se han contabilizado 19 votos en blanco y tres nulos.

"Pase lo que pase, habéis sido un puto ejemplo. Lo que habéis hecho ha sido histórico", ha proclamado Iván Sesma, del comité de huelga, antes de que se diera a conocer el resultado.

Un sector dividido

El sector del taxi se ha dividido en Barcelona. Sin comité de huelga y con su líder, Alberto 'Tito' Álvarez cuestionado por una asamblea radicalizada que teme que los estén engañando, según apuntan fuentes del sector. Estos taxistas, los partidarios de seguir con la huelga, tenían miedo de que ni Uber ni Cabify se retiren de Barcelona y que la amenaza solo sea un truco para desmovilizar a los conductores de taxi y seguir operando a sus anchas. Hay muchas dudas sobre cómo se implementa el decreto de la Generalitat —cómo se controla que se cumpla la hora, cómo se evita la geolocalización, el modo en que se establecen las bases, etc.—. Para los negociadores, entre ellos Élite Taxi, se ha conseguido todo lo posible. Para muchos miembros de la asamblea, es una trampa.

Con estos mimbres, los taxistas se pasaron más de cinco horas votando con un frío mortal en plaza Catalunya. En seis urnas de cartón y con voto secreto, con lo que Élite Taxi intentaba conseguir que se desbloqueara el conflicto. Empezaron a votar a las seis de la tarde. Tito Álvarez votó con acabar la huelga, y esa postura obligó al comité de huelga y a él mismo a dimitir.

El 'conseller' de Territori, Damià Calvet, por ahora se ha salido con la suya: ha mantenido su decreto, con los 15 minutos de preaviso para las VTC. La ampliación hasta una hora sería posterior y la deberá llevar a cabo el Área Metropolitana de Barcelona, organismo conjunto supramunicipal que reúne a 34 ayuntamientos. Tras seis días de huelga ilegal, Calvet no ha cambiado un coma. Pero para Élite Taxi ya es suficiente. Sin embargo, este cambio no tiene ni calendario ni implementación jurídica. Eso sí, cuenta con el respaldo de Ada Colau, alcaldesa de la capital catalana.

La huelga no se había registrado de manera oficial hasta este miércoles. Hasta ahora, los taxistas habían tomado la Gran Vía de Barcelona y se habían movilizado de manera ilegal. Consecuencia de mantras como “Els carrers seran sempre nostres”. Si los independentistas pueden, los taxistas también. Y así ha sido.

Lo que ha ocurrido en Barcelona será clave para Madrid. Élite Taxi ha liderado la línea dura del sector. Para muchos, la punta de lanza contra las VTC. Así que ahora este sindicato de nuevo cuño —tiene solo cinco años— se juega su prestigio y legitimidad ante este sector.

La estrategia de Élite Taxi ha sido, por un lado, las ya mencionadas urnas. Por otro, que se votaran tres opciones y no solo una opción binaria de sí o no. Así, se tenía que escoger entre seguir el paro y no aceptar el decreto, levantar el paro y aceptar el decreto y dar una tregua y, si la Generalitat no cumple con lo prometido, volver a activar el paro en el Mobile World Congress. Fuentes de Élite Taxi apuntan que ya no se podrá conseguir nada más y que proseguir con el paro sería contraproducente.

Momentos rocambolescos

La asamblea de por la mañana tuvo momentos ciertamente extraños. Se puso en duda el recuento que se iba a hacer, se acusó al comité de huelga de traición, incluso se abucheó a un taxista que habló en catalán. El momento más delirante fue cuando uno de los participantes empezó a gritar: “El Fary vive, la lucha sigue”. En lógica, no fue muy coreado.

Ábalos se ha ofrecido a mediar, pero su oferta ha sido rechazada por una Generalitat que le culpa de haberse lavado las manos en este conflicto

Con todo, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se ofreció para mediar en el conflicto, pero la Generalitat rechazó esta oferta. En su opinión, su decreto marca el camino para distinguir la actividad de taxi de las de VTC y para reordenar el sector.

Mientras, las empresas de VTC también estaban ya moviendo pieza para adaptarse al nuevo decreto. Así, según apuntan fuentes de estos empresarios, se estaban trasladando sedes de estas firmas al centro de Barcelona para que la normativa de que los coches estuvieran cerca de la base les permita seguir prestando servicios en la zona con más demanda: el centro de la capital.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios