Ambos líderes retoman el contacto

La lista única se erige en el abismo entre Carles Puigdemont y Oriol Junqueras

Los dos políticos estaban muy distanciados desde que el expresidente catalán se fugó a Bruselas sin avisar a Junqueras antes. Se han vuelto a enviar cartas de Lledoners a Waterloo

Foto: Fotografía de archivo de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. (EFE)
Fotografía de archivo de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. (EFE)

En la prisión de Lledoners, Oriol Junqueras ha estado leyendo 'Biografía del silencio', de Pablo d’Ors, el libro de meditación que se ha convertido en un 'bestseller'. Lo ha escrito un sacerdote, así que encaja con el espíritu católico de Junqueras. Gracias a esta actitud zen, Junqueras y Carles Puigdemont han vuelto a recuperar la relación epistolar, tras meses de desencuentros. Ambos líderes están intentando reconstruir ahora una unidad de acción para el independentismo. Pero fuentes conocedoras de estos contactos apuntan que sigue habiendo una abismo entre ellos: las listas únicas.

El que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras hayan recuperado el contacto lo ha desvelado esta semana 'Naciodigital'. Los dos políticos se encontraban muy distanciados desde que el expresidente catalán se fugó a Bruselas sin avisar a Junqueras antes. Fuentes de JxCAT lo describen como un intento de retomar la unidad estratégica entre su formación y ERC. En cambio, desde los republicanos se asegura que la distancia entre ambas formaciones continúa y que se trata más bien de una cortesía política.

Fuentes conocedoras de los contactos aseguran que todavía hay muchas diferencias entre los dos partidos. La esencia del problema es que en Waterloo condicionan la unidad de acción estratégica a que haya listas únicas tanto en las europeas como en las municipales en las principales ciudades de Cataluña, aunque sean candidatos de ERC los que las encabecen, ya que Puigdemont está muy dubitativo a la hora de nombrar candidatos. En cambio, para Junqueras es justo lo contrario: la unidad de acción nunca puede pasar por hipotecar la independencia de su partido para presentar candidaturas. Sin este acuerdo y con las municipales en mayo, la unidad que tanto reclaman desde la ANC o la Crida —el nuevo partido de Puigdemont— es más bien un deseo que una posibilidad basada en hechos reales.

Si nos guiamos por sus lecturas en prisión, a Junqueras le va a hacer falta mucha meditación para resistir las presiones a las que se van a ver sometidos él y su partido para unirse a las listas únicas que propugna Puigdemont. En Waterloo le van a dar tres meses, hasta el 31 de enero. Después, Puigdemont lanzará sus propias candidaturas avaladas por él mismo con la intención de batir a ERC, igual que hizo el 21-D, según apuntan fuentes del entorno de Puigdemont en Bruselas.

En este acercamiento entre Junqueras y Puigdemont está jugando un papel clave Xavier Vendrell, antiguo alto cargo de ERC, 'exconseller' del tripartito y miembro del denominado 'estado mayor' que asesoró a Puigdemont hasta que declaró la independencia el 27 de octubre del año pasado. Vendrell aboga por que se pacte un referéndum con el Estado y por una movilización de alcance europeo con manifestaciones en diversas capitales de la UE. Puigdemont y Junqueras podrían coincidir en ambos objetivos. Pero las listas únicas les siguen separando.

ERC, en el área metropolitana

ERC confía en su fuerza en las municipales en el área metropolitana. Puede que no gane pero que se convierta en segunda fuerza en muchos municipios en los que la propuesta de Puigdemont resulta mucho menos integradora.

En las municipales, cada partido tiene sus puntos fuertes: ERC espera imponerse en el área metropolitana y el PDeCAT, en ciudades del interior

En cambio, la Crida espera poder imponerse en los municipios del interior de Cataluña y en zonas como Girona, pero no podrá hacerlo bajo su marca sino bajo las siglas Jx… que el PDeCAT tiene registradas en la mayoría de los ayuntamientos en los que puede presentarse. Por tanto, podría tener más alcaldes que los republicanos. Pero si el PDeCAT se sigue resistiendo a ser absorbido por la Crida, la victoria de Puigdemont sería muy frágil.

El factor Valls

Sin embargo, lo que dirimirá la victoria o la derrota en las municipales será Barcelona. Y acudir divididos a la capital podría facilitar que ganase Manuel Valls, el candidato de una plataforma apoyada por Cs. La división es muy grande, porque la CUP se presenta por su lado y además la ANC apoya a un candidato alternativo: el filósofo Jordi Graupera. Para ERC, en este clima, no tiene sentido seguir apostando por las listas únicas a menos que la prioridad de Puigdemont no sean la municipales en sí sino fagocitar al partido de Junqueras, igual que quiere hacer con el PDeCAT.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios