Ernest Maragall dejará la Generalitat

Quim Torra prepara su primera crisis de Gobierno para mediados de noviembre

En principio, el cambio en Exteriores ha de ser sencillo. Sale Ernest Maragall y entra Alfred Bosch, anterior candidato de los republicanos a la alcaldía de la capital catalana

Foto: El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra (d), y el del Parlament, Roger Torrent. (EFE)
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra (d), y el del Parlament, Roger Torrent. (EFE)

El presidente de la Generalitat Quim Torra prepara su primera crisis de gobierno para mediados de noviembre, según explican fuentes de Palau. En concreto para la tercera semana, según señalan diversas fuentes de la Generalitat. Es para entonces cuando está previsto que salga del ejecutivo el actual 'conseller' de Exteriores, Ernest Maragall, para iniciar su carrera hacia la alcaldía de Barcelona, para lo cual ya ha sido designado como candidato por las bases de ERC en la capital catalana.

En principio, el cambio ha de ser sencillo. Sale Ernest Maragall y entra Alfred Bosch, el anterior candidato de los republicanos y que fue apartado por una decisión de Oriol Junqueras desde la prisión de Lledoners el pasado mes de septiembre. Ernest Maragall fue escogido en unas primarias con candidato único.

Torra tiene la potestad de vetar a Bosch, pero fuentes de Palau esperan que prime el pacto de gobierno. Si pasara eso implicaría que la tensa relación entre JxCAT y ERC, ya muy elevada, habría subido otro par de grados. Pero fuentes de ambas formaciones lo consideran improbable en este momento.

El presidente del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch (i). (EFE)
El presidente del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch (i). (EFE)

El cambio no debería tener mayor importancia pero hay que tener en cuenta diversas circunstancias. La primera: ERC y JxCAT aguantan en la Generalitat en un precario equilibrio ya que en el Parlament la tensión ha provocado que se pierda la mayoría soberanista en la cámara catalana. La segunda, la designación de Ernest Maragall se considera un torpedo en la línea de flotación de lista única, la estrategia que propugna Carles Puigdemont desde Bruselas para las municipales. La tercera: muchos miembros del Govern están quemados, tal vez el que más Miquel Buch, por la situación de crisis que se ha enquistado en los Mossos: o en menor medida el 'conseller' de Treball, Chakir el Homrani Lesfar, por la crisis de los menores acompañados, muchos de los cuales en Cataluña han pasado días durmiendo en las comisarías.

Sin embargo, fuentes de Palau advierten que Torra y Puigdemont quieren limitar este noviembre la remodelación al mínimo y que en la medida de lo posible evitarán nuevos cambios. Entre otras razones porque tampoco está el Govern para aguantar mucha inestabilidad.

Sin embargo, no será la única porque la tensión entre ERC y JxCAT es muy grande. La Crida per la República, el nuevo partido de Puigdemont, no se presentará a las municipales, pero eso no quiere decir que estas elecciones no sean disputadas.

Junqueras no quiere la lista única. Pero tiene una oferta sobre la mesa. JxCAT acepta que Ernest Maragall, favorito en las encuestas, encabece la lista única y que le acompañe en ella el 'exconseller' de Interior, Quim Forn, en este momento recluido en la cárcel de Lledoners.

Las dudas de Forn

Fuentes de círculos muy cercanos al 'exconseller' encarcelado explican que Forn no ha aceptado todavía la oferta. Forn tiene reservas porque había prometido al juez Pablo Llarena que dejaba la política. Y también porque su esposa, Laura Masvidal, prefiere que se aleje de la política.

El encarcelado 'exconseller' de Interior, Quim Forn, mantiene muchas dudas sobre si optar a la alcaldía de Barcelona. Y tiene muchas más su esposa

En el entorno de la Crida y de JxCAT creen que podrán convencer a Forn. Sobre todo por la ascendencia de Puigdemont y por el entorno que pueda generar la apertura del juicio oral.

Hasta el 30 de enero

Puigdemont piensa incrementar la presión sobre ERC y Junqueras para forzarles a listas únicas en los municipios catalanes con más población. Puigdemont le piensa dar a Junqueras hasta el 30 de enero. Tres meses para hacerle cambiar de opinión. Si Oriol Junqueras persiste en su negativa a las listas conjuntas para las municipales, el 1 de febrero Puigdemont decidirá patrocinar una alternativa. Para el caso de Barcelona, la opción que se baraja es el tándem Forn–Elsa Artadi. La 'consellera' de la Presidència no es partidaria de esta opción. Preferiría seguir en el Govern o, en su defecto, concurrir en las europeas. Puigdemont cree que puede repetir la jugada del 21-D: presentarse en el último momento y borrar a ERC del mapa. Y que Artadi hará lo que él diga, más allá de sus preferencias personales.

Pero esa jugada obligará a Torra a una nueva crisis de gobierno. Dos cambios de 'conseller' en dos meses. Así que la tentación es hacer todos los cambios a la vez para preparar las municipales. Y eso nos vuelve a llevar a la salida de Ernest Maragall del ejecutivo catalán, prevista para este mes de noviembre.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios