Preparan un documento de estrategia común

JxCAT y ERC se conjuran para que la legislatura catalana llegue hasta julio de 2019

El acuerdo alcanzado en el Parlament tras horas de tensas negociaciones pasa por mantener a Quim Torra en el Palau de la Generalitat y preservar la estabilidad del Govern

Foto: El portavoz de ERC, Sergi Sabrià (i), y el de JxCAT, Eduard Pujol, explican en rueda de prensa el acuerdo por el voto delegado de los diputados suspendidos. (EFE)
El portavoz de ERC, Sergi Sabrià (i), y el de JxCAT, Eduard Pujol, explican en rueda de prensa el acuerdo por el voto delegado de los diputados suspendidos. (EFE)

El Parlament ha colapsado. No se ha podido celebrar el final del debate sobre política general, que queda aplazado para la semana que viene. Pero JxCAT y ERC se conjuraron ayer para que la legislatura catalana se prolongue hasta julio de 2019, cuando se prevé que se haga pública la sentencia del Tribunal Supremo por el fallido intento de secesión de Cataluña del año pasado. Se sacrificó el pleno, una derrota; pero se salvó lo importante: evitar convocar unas elecciones que según las encuestas iban a ser contrarias a JxCAT. El pacto de ayer es de mínimos, pero se armará en los próximos días redactando un documento amplio de acción común, según avanzan fuentes parlamentarias.

JxCAT y ERC se conjuran para que la legislatura catalana llegue hasta julio de 2019

Fuentes de ERC y de JxCAT han confirmado que el documento se hará público en los próximos días y que marcará una estrategia de consenso para ambas formaciones. Se trata de configurar una nueva hoja de ruta del independentismo que evitará, eso sí, concretar nuevos plazos en el calendario.

Los ejes del acuerdo se pactaron en el despacho del Parlament de Quim Torra, tras horas de tensas negociaciones. Las bases del pacto son cuatro: mantener a Quim Torra en el Palau de la Generalitat; preservar la estabilidad del Govern, lo que incluye aprobar los Presupuestos que prepara ERC; el compromiso de Torra de no convocar elecciones hasta que se conozca el contenido de la sentencia del Tribunal Supremo, y una tregua parlamentaria en el Congreso, lo que dará aire a Pedro Sánchez y, presumiblemente, podría facilitar que este también pudiera sacar adelante sus propias cuentas para 2019.

Fuentes del PDeCAT han calificado el pacto de “parche” pero mejor que ir a elecciones en diciembre. En todo caso, el precio del fracaso del soberanismo ha sido enorme. Llevaban mintiendo desde agosto, cuando Torra anunció el pacto por primera vez, y ayer se hizo evidente. Además, han sido incapaces de retomar la normalidad parlamentaria, JxCAT ha dado múltiples bandazos para acabar acatando la suspensión del juez Pablo Llarena; el acuerdo es legalmente muy frágil, de hecho los letrados de la Cámara catalana lo han puesto en cuestión, y los comunes, que apoyaron a los independentistas, ahora se sienten traicionados ante el penoso espectáculo que se ha dado ante la ciudadanía. Tanto, que los portavoces de grupo Sergi Sabrià (ERC) y Eduard Pujol (JxCAT) tuvieron que pedir disculpas de manera pública a los votantes por la imagen ofrecida.

Torra y Puigdemont, los perdedores

Además, Torra sale muy debilitado, dando la imagen de que no le dejan dimitir pero que carece de cualquier margen de maniobra, ni político ni de gestión. Y de que necesita coordinarse tanto con ERC como con el grupo parlamentario del PDeCAT en Madrid.

Torra ha pasado una semana negra: ninguneado por Madrid, denostado por su grupo parlamentario, cuestionado por ERC y criticado desde la CUP

Carles Puigdemont tampoco sale bien parado. En medio del colapso, hizo un tuit desde Bruselas defendiendo la postura de Josep Costa, el diputado de JxCAT que ha liderado todo el enfrentamiento con ERC a cuenta de si los diputados encausados delegaban, designaban o si estaban suspendidos. Al final, aunque a través de una fórmula tan barroca que resulta formalmente dudosa, los diputados han acatado la suspensión que marcó Pablo Llarena. Esta ha sido una constante en esta legislatura. ERC acata desde el principio y JxCAT termina acatando pero después de meses de debates estériles que acaban confundiendo a sus propios votantes. La razón está en el discurso de cada formación. JxCAT sigue defendiendo la unilateralidad mientras que ERC ha corregido sus mensajes y ya reconoce que es necesario un pacto y que costará años. Por eso JxCAT ha de exagerar su gesticulación cara a la galería.

Torrent, en un brete

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha conseguido que cada diputado que ha sido suspendido delegue su voto de manera individual. Pero como la fórmula ha sido tan forzada, se abre la puerta a que Cs pueda impugnar las decisiones que tome el pleno con estos cinco votos que ahora quedan en cuestión. Además, la Mesa del Parlament ha acabado votando a favor del polémico acuerdo, lo cual compromete de manera legal a Torrent, algo que el presidente de la Cámara había intentado evitar.

Para colmo, la oposición, que se había enfrentado durante el debate —Miquel Iceta había reprochado a Inés Arrimadas su uso de la bandera española desde la tribuna de oradores— se ha vuelto a unir. PSC ha pedido la reconsideración de la decisión por considerarla un engaño. Y Cs y PP ya han advertido de que impugnarán los acuerdos en el que voten los cuatro diputados cuestionados.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios