El ex presidente de la ANC liderará Crida Nacional

Puigdemont pacta que Jordi Sànchez le releve al frente del independentismo catalán

Puigdemont ofreció a Jordi Sànchez a mediados de junio encabezar Crida Nacional. Fuentes de ese movimiento confirman que, en efecto, Jordi Sànchez ha aceptado desde la cárcel

Foto: Jordi Sànchez en una imagen de octubre de 2017. (Reuters)
Jordi Sànchez en una imagen de octubre de 2017. (Reuters)

Carles Puigdemont ha pactado ya que Jordi Sànchez le releve al frente del independentismo catalán, para iniciar una fase en la que él, desde Bruselas, pasará a un segundo plano, según explican fuentes del soberanismo vinculadas al entorno en la capital belga del expresidente catalán. Sànchez en este momento se encuentra en prisión preventiva en Lledoners, por su presunta participación en la convocatoria de la manifestación que dejó bloqueados durante 24 horas a guardia civiles y personal judicial que estaban participando en el registro de la conselleria de Economía, los días 20 y 21 de septiembre del año pasado.

Según establece este nuevo acuerdo, que se cerró el pasado mes de julio y que se quiere anunciar después de la Diada, Jordi Sànchez será el presidente del nuevo movimiento Crida Nacional per la República que ha querido impulsar Puigdemont. El plan es que sea el único candidato. Puigdemont, además, no repetirá como candidato a encabezar las lista electoral si al final el actual presidente de la Generalitat por indicación suya, Quim Torra, decide avanzar las elecciones autonómicas. Para ello el cabeza de lista de esta formación de nuevo cuño también será Jordi Sànchez.

Estas decisiones se visualizarán alrededor del próximo 1 de octubre. Puigdemont quiere aprovechar esa efeméride para celebrar el congreso inaugural de Crida Nacional per la República y que cuenta ya con más de 40.000 adhesiones. Será entonces cuando Jordi Sànchez asuma la presidencia de este movimiento en el que se subsumirá el PDeCAT y otros partidos de menor peso electoral como Demòcrates. En cambio, ERC se niega en redondo por ahora en participar en este proyecto.

Como ya avanzó El Confidencial, Puigdemont ofreció a Jordi Sànchez a mediados de junio encabezar Crida Nacional. Fuentes de ese movimiento confirman que, en efecto, Jordi Sànchez ha aceptado desde la cárcel y con la perspectiva de ser el futuro presidente de la Generalitat, cuando acabe el mandato de Quim Torra, quien apenas sería un presidente de transición.

Sànchez tiene la ventaja de que no milita en el PDeCAT y puede mantener la imagen de transversalidad que Puigdemont quiere

El pasado mes de junio Puigdemont ya anunció por primera vez que no volvería a presentarse a presidir la Generalitat. Por eso Puigdemont apuesta ahora por Jordi Sànchez como sucesor de Torra. Jordi Sànchez tiene la ventaja de que no milita en el PDeCAT y que puede mantener la imagen de transversalidad que el expresidente catalán quiere para Crida Nacional, que se crea con la voluntad de ser un partido que una a todo el independentismo, siguiendo el modelo del Scottish National Party.

Quim Torra y Carles Puigdemont en Waterloo. (Reuters)
Quim Torra y Carles Puigdemont en Waterloo. (Reuters)

Dudas

En el entorno del PDeCAT todo esto genera dudas. Sobre todo porque Puigdemont ya aseguró en el pasado que sólo sería presidente de la Generalitat una vez, hasta declarar la independencia. Pero luego no fue así. Una vez en Bruselas, forzó la creación de JxCAT y como cabeza de lista consiguió una gran victoria electoral para el independentismo. Carles Puigdemont alegó entonces la situación de excepcionalidad que vivía Cataluña, tras la aplicación del 155. Pero desde entonces las excepciones en política catalana han sido la norma. Y proponer a un candidato en la cárcel apunta a que desde la casa de Waterloo en la capital belga se apuesta porque siga así.

La irrupción de Jordi Sànchez para liderar el independentismo es un nuevo bandazo de Puigdemont, que ahora prefire mandar desde fuera

Así que la vieja guardia del PDeCAT no se fía y apuntan que al final Puigdemont acabará presentándose. Y que los bandazos son la especialidad de Puigdemont. Qué se lo pregunten al filósofo Jordi Graupera, que vino desde Nueva York para ser el candidato independentista a la alcaldía de Barcelona y ahora ha sido arrinconado por la nueva carta del expresidente catalán para este puesto, el delgado del Govern en Madrid y antiguo socialista, Ferran Mascarell. Y este vuelco en sólo cinco meses.

Consell de la República

Mientras Jordi Sànchez asume el frente catalán, Puigdemont espera poner en marcha en breve el denominado Consell de la República, que operará como una fundación privada desde Bruselas.

Según Toni Comín, este organismo ejercerá el papel de “Estado mayor del procés”. Comín ha avanzado que él representará a ERC en el Consell. Comín adelantó también en una entrevista a Catalunya Ràdio desde este organismo "se construirá la unidad estratégica entre las entidades soberanistas y los partidos y se tomarán las grandes decisiones del proceso". El ex conseller ha afirmado que la nueva institución tendrá una relación directa con la Generalitat y será quien liderará "la continuidad del proceso". Por tanto, de nuevo los planes de Puigdemont pasan por rebajar el papel de la Generalitat, como institución, que tendrá un presidente encarcelado y que será tutelado desde el exterior por una institución, el Consell de la República, de nuevo cuño y dudosa legitimidad democrática.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios