Movimiento para unificar el soberanismo

Mascarell 'traiciona' a Mas por Puigdemont para ser candidato a la alcaldía de Barcelona

Ferran Mascarell leerá el manifiesto 'Crida nacional', un llamamiento a crear una plataforma paraguas que englobe a todos los partidos independentistas siguiendo el modelo escocés

Foto: Ferrán Mascarell, a la izquierda, junto a Pere Aragonès. (EFE)
Ferrán Mascarell, a la izquierda, junto a Pere Aragonès. (EFE)

Dicen que el criminal siempre vuelve al lugar del crimen. En el caso del actual delegado del Gobierno de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, el crimen es ambicionar la alcaldía de Barcelona y el escenario el Ateneu Barcelonés, donde el pasado 22 de mayo ya presentó un manifiesto con su programa para la capital catalana, como desveló 'El País'. Hoy, Mascarell vuelve al Ateneu con diferente objeto pero mismo objetivo: encabezar la candidatura independentista a la alcaldía de Barcelona, según apuntan fuentes del PDeCAT. El precio ha sido dejar en la cuneta a su valedor hasta ahora, el expresidente, Artur Mas, para pasar a engrosar las filas de otro 'expresident', el residente en Alemania, Carles Puigdemont.

Hasta hace dos días, el principal valedor de Mascarell era Artur Mas. El pasado mes de abril, incluso, tal y como adelantó El Confidencial, Mas viajó a Berlín para que Ferran Mascarell fuese el presidente de la Generalitat. Mascarell era la apuesta pragmática ante el radicalismo de Puigdemont. Mas lo negó siempre. Pero la oferta se llevó a cabo topando con la desconfianza del líder de JxCAT.

Ahora se ha girado la tortilla. Ferran Mascarell, junto con la diputada de JxCAT Gemma Geis, leerá el manifiesto 'Crida nacional', un llamamiento a crear una plataforma paraguas que englobe a todos los partidos independentistas bajo una única marca. Eso afecta al PDeCAT, a ERC, a Reagrupament y Demòcrates, estos últimos herederos independentistas de la extinta Unió.

Esta nueva plataforma por encima de los partidos todavía no tiene nombre. Los mayores números los tiene el Moviment 1 d’Octubre, registrado como partido político por los seguidores de Puigdemont. Este le ofreció al encarcelado Jordi Sànchez la presidencia del Moviment 1 d’Octubre. Sànchez ha dicho que no, según apuntan fuentes del entorno de Puigdemont en Bruselas. Pero Jordi Sànchez apoya el manifiesto 'Crida nacional' que leerá Ferran Mascarell y que es un auténtico torpedo a la línea de flotación de ERC. La negativa de Sànchez ha obligado a Puigdemont a incluir en esta aglutinación de formaciones al propio Moviment 1 d’Octubre —de actividad inexistente— o a Junts per la República, la formación que agrupa a los diputados independientes de JxCAT en el Parlament.

Artur Mas (i) saluda al 'exconseller' de Cultura Ferran Mascarell (d) durante una manifestación. (EFE)
Artur Mas (i) saluda al 'exconseller' de Cultura Ferran Mascarell (d) durante una manifestación. (EFE)

Enfado de Mas

El enfado de Mas ante el cambio de chaqueta de Mascarell es tal que el manifiesto 'Crida nacional' contará hoy con la firma del propio Puigdemont y de Quim Torra, el actual presidente de la Generalitat, pero no con la de Mas, que podría sumarse más tarde, según apuntan fuentes del PDeCAT.

La primera formalización de este manifiesto sería una candidatura de unidad independentista para las municipales en las principales ciudades de Cataluña, como Barcelona, Badalona o L’Hospitalet. Y en la capital catalana, Mascarell ya ha pactado con Puigdemont que él será el elegido. Eso desbanca al candidato actual de Puigdemont, el filósofo Jordi Graupera, pero también a la candidata del PDeCAT, la 'exconsellera' de Presidència Neus Munté. Puigdemont escogería así un independiente para encabezar la candidatura soberanista a la alcaldía de Barcelona, que debería enfrentarse al ex primer ministro francés Manuel Valls, la apuesta de Cs, y a la actual alcaldesa, Ada Colau.

Apostar por Mascarell en lugar de por Graupera también supone identificar al rival a batir, que ya no sería tanto Valls como la alcaldesa Ada Colau

Ferran Mascarell supone un cambio radical respecto a la figura de Graupera, en línea con el nuevo entorno de diálogo con Pedro Sánchez. No es un radical independentista, como Graupera. También supone poner al frente de la candidatura a un profesional de la política. Y, además, en el caso de Mascarell, sí que tiene un proyecto de ciudad claro y definido, heredero del que siempre había defendido el socialismo catalán. Mascarell se define como socialdemócrata, mientras que Graupera es un liberal.

Un saltimbanqui de la política

Ferran Mascarell ha militado en todas las causas: concejal de Cultura con el federalista Jordi Clos (PSC) desde 1999, luego 'conseller' de Cultura con Pasqual Maragall en el Tripartito. En 2010 traiciona a los socialistas y se suma al Govern de Artur Mas, de nuevo como 'conseller' de Cultura. Con Puigdemont pasa a ser delegado de la Generalitat en Madrid, donde le han vuelto a nombrar siguiendo el principio de restitución. Pero durará poco si Puigdemont mantiene su palabra y le coloca como cabeza de lista por Barcelona para las municipales. Las candidaturas tienen que estar cerradas el próximo 1 de abril.

ERC y Oriol Junqueras se oponen de plano a esta maniobra envolvente. Quieren mantener sus candidaturas propias y el perfil de los republicanos, que en esta fase apuestan por el pragmatismo. El PDeCAT, en su congreso, ha pactado la continuidad de su coordinadora, Marta Pascal, a cambio de que el partido se muestre abierto a integrarse en un movimiento que agrupe a todo el soberanismo. Pero hay más cálculo que compromiso en esta decisión: los de Pascal esperan que la firmeza de ERC y el radicalismo de la CUP lleven al fracaso el proyecto de crear un Scottish National Party a la catalana.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios