informe de la causa contra el govern

Los Mossos admiten al Tribunal Supremo que hubo 259 actos violentos en el 'procés'

Un informe de la policía autonómica reconoce ataques contra partidos y militantes constitucionales, escraches a Policía Nacional y Guardia Civil y decenas de cortes de carreteras y vías férreas

Foto: Los 'mossos' protegen la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Barcelona el pasado mes de octubre. (EFE)
Los 'mossos' protegen la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Barcelona el pasado mes de octubre. (EFE)

Los Mossos d'Esquadra han reconocido en un informe enviado al Tribunal Supremo que se produjeron al menos 259 actos de “agresión, daños y amedrentamiento” y otros incidentes asimilables en las semanas previas y posteriores al referéndum ilegal del 1-O. La lista de hechos reseñados, a la que ha tenido acceso El Confidencial, incluye ataques a sedes de partidos políticos, el bloqueo de la comisión judicial que registró el Departamento de Economía y Hacienda el 20 de septiembre, agresiones a profesionales de medios de comunicación, escraches a las Fuerzas de Seguridad del Estado, amenazas en redes sociales y numerosos cortes de carreteras y vías férreas.

El informe, que tiene fecha del pasado 7 de febrero y fue elaborado por los Mossos a petición del Mando de Operaciones Territoriales de la Zona de Cataluña de la Guardia Civil, fue uno de los elementos que tuvo en cuenta el juez Pablo Llarena para procesar por rebelión al Govern de Carles Puigdemont y a los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, al considerar que este documento —junto a otros similares de Guardia Civil y Policía Nacional— acredita que el 'procés' recurrió a la fuerza “para llevar a término un referéndum prohibido por los tribunales y del que dependía la declaración de independencia”, así como para intentar que “el Estado de derecho se rindiera a la determinación violenta de una parte de la población que amenazaba con expandirse”.

Por un lado, el informe de los Mossos enumera 23 hechos que “podrían tener cabida en los tipos penales” de agresión, daños, coacciones y amenazas. La cifra real de incidentes vinculados a la hoja de ruta secesionista podría ser superior, pero la policía autonómica solo refleja por decisión propia los que detectaron sus agentes durante los días 20 y 21 de septiembre (jornadas del registro de la Guardia Civil en Economía), 3 de octubre (primera huelga general) y 8 de noviembre (segunda huelga). Los demás han sido omitidos y, pese a ello, el resultado final es un número contundente.

El más relevante de los actos detallados en el informe es la concentración de “40.000-50.000 personas” frente al Departamento de Economía durante la operación Anubis de la Guardia Civil contra el 1-O, una protesta que impidió el acceso de los detenidos a los registros, bloqueó la salida de la comisión judicial y provocó graves daños en vehículos del Instituto Armado que estaban aparcados en el exterior. Los Mossos incluyen este episodio entre los hechos violentos del 'procés' y revelan que varios de sus automóviles también sufrieron desperfectos por la acción de los manifestantes.

Así apareció la tienda de los padres de Albert Rivera. (EC)
Así apareció la tienda de los padres de Albert Rivera. (EC)

Otro de los incidentes incluidos en su relación es el ataque que sufrieron cinco de sus agentes cuando trataban de garantizar otro registro de Anubis en un domicilio particular de Sabadell (Barcelona). Los Mossos precisan que “la masa concentrada” en ese punto del dispositivo agredió a “efectivos de seguridad ciudadana y de orden público” y aportan tres vídeos a las actuaciones para demostrar cómo se desarrollaron los acontecimientos.

La policía autonómica también relata que el día 21, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), un grupo de unas 100 personas, entre las que había varios concejales de la localidad, que estaban pegando carteles a favor del referéndum agredió a un ciudadano que les increpó por ese comportamiento, “produciéndole un corte en la ceja”. Un día antes, el 20 de septiembre, otro individuo golpeó en Barcelona a un militante del PSC que estaba en la puerta de una sede del partido, impactándole en la espalda. El atacante también lanzó un objeto contra el cristal de las oficinas de la formación, provocando su rotura. También necesitó asistencia un cámara de Sant Andreu Televisión que estaba cubriendo un corte de carretera el 3 de octubre. Le rompieron las gafas y su instrumento de trabajo y sufrió lesiones en un ojo.

Ataques a sedes de partidos

Según recoge el informe al que ha tenido acceso este diario, los Mossos detectaron solo en los días objeto de análisis al menos otras seis acciones contra sedes del PSC en los municipios barceloneses de Terrassa, Sant Boi de Llobregat, Viladecans y Esparreguera, y en los de Salt (Girona) y Solsona (Lleida). Todos se saldaron con desperfectos en sus instalaciones de diversa consideración. Asimismo, el documento remitido al Tribunal Supremo deja constancia de otros tres actos de amedrentamiento sufridos por Ciudadanos en sus sedes de Esplugues de Llobregat y Sitges, en la provincia de Barcelona, y en el número 191 de la calle Balmes de la propia Ciudad Condal.

Los Mossos hacen una mención aparte al ataque que sufrió el negocio de los padres del líder del partido naranja, Albert Rivera, ubicado en Granollers (Barcelona). Radicales dejaron en el exterior del establecimiento pintadas con el texto "Ciudadanos. Fascistas. Cocainómano. Iremos a por tu camello”, especifica el informe de la policía autonómica. El jefe de la comisaría local de los Mossos se desplazó personalmente a analizar la situación y se decidió crear “un punto de interés policial del local”, que implicaba “un servicio asignado de vigilancia y una protección especial, tanto del local como de la persona que lo regenta”.

El informe también incorpora a este apartado otros ataques sufridos por partidos políticos y simpatizantes alineados con la celebración de la consulta, aunque representan un mínimo porcentaje sobre el conjunto. Así, traslada que el 8 noviembre apareció una pintada en la persiana de la sede de ERC del barrio de Les Corts con las palabras “Arriba España. La Falange”. Y una ciudadana anónima denunció haber sido víctima de un presunto delito de odio y discriminación en las redes sociales por la “publicación de un comentario en Facebook contra las mujeres catalanas”. La entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell, habría sido víctima de hechos similares. Pero junto a estos casos vuelven a citarse nuevas amenazas contra dirigentes constitucionalistas. En concreto, los Mossos se refieren a mensajes que podrían ser constitutivos de un delito de enaltecimiento del terrorismo que fueron dirigidos contra el presidente del Partido Popular de Cataluña, Xavier García Albiol, y el diputado de Ciudadanos Carlos Carrizosa.

Escraches en hoteles

Los Mossos también documentan en otro apartado 43 concentraciones que se celebraron en los cuatro días objeto de estudio y que consideran relevantes para radiografiar la violencia del 'procés'. En este grupo incluyen la concentración de 20.000 personas frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña del 21 de septiembre, para exigir la liberación de los dirigentes que habían sido arrestados horas antes, y los escraches que sufrieron los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil desplazados a la comunidad en el marco de la operación Copérnico en los mismos hoteles donde se alojaban. Hubo decenas de episodios de estas características, pero los Mossos solo mencionan tres asedios: los que se registraron el 20 de septiembre en el Hotel Vila de Calella (Barcelona) y el 3 de octubre en los hoteles Mont Palau y Check in de Pineda de Mar (Barcelona).

La gran mayoría de los hechos incluidos en este capítulo son movilizaciones de los colectivos secesionistas frente a cuarteles e instalaciones de la Policía Nacional y Guardia Civil con las que pretendían forzar la expulsión de estos cuerpos de Cataluña. Los Mossos admiten que, en las fechas analizadas, constataron agresiones de este tipo en Girona, en los municipios de Santa Coloma de Farners y Figueres; en Lleida, en Tárrega y La Seu d'Urgell; en Barcelona, en Berga, Igualada, Vic, Canovelles, Vilanova i la Geltrú, Manresa y Sant Vicenç del Horts, y en Tarragona, en Reus, Valls y Gandesa. En la propia ciudad de Barcelona, la masa independentista también se dirigió contra el cuartel de la Guardia Civil de Travesera de Gracia, la comisaría de Policía Nacional de la Verneda y la Delegación del Gobierno.

Ataque en la sede del PSC de Terrassa.
Ataque en la sede del PSC de Terrassa.

Los otros 193 actos violentos contabilizados por los Mossos se refieren a cortes de carreteras y líneas de ferrocarril promovidos durante la huelga general del 3 de octubre contra la actuación policial del 1-O (116 incidentes) y en el segundo paro del 8 de noviembre para exigir la liberación de los líderes secesionistas (otros 77). Entre las vías más afectadas se encuentran las autopistas AP-7, AP-2, C-16 y C-32, la autovía C-25 y las carreteras nacionales N-II, N-420 y N-340. También fueron bloqueadas estaciones de autobuses y de ferrocarril, entre ellas las de Sant Cugat del Vallès, Mataró y Sant Vicenç de Castellet, en Barcelona, y la del AVE en Girona.

Este informe de los Mossos d'Esquadra complementa los enviados al Tribunal Supremo por la Guardia Civil y la Policía Nacional con sus respectivas relaciones de los hechos violentos que se habrían producido con motivo del desafío secesionista en fechas próximas al referéndum. El Instituto Armado ha recopilado más de 300 episodios contra las Fuerzas de Seguridad y el Estado de derecho en general, que supuestamente tenían como objetivo desencadenar el conflicto que necesitaba el independentismo para suplir la ausencia de una mayoría social, tal y como recoge el documento 'Enfocats', encontrado en la casa de uno de los principales cerebros de la desconexión. El informe de la Policía Nacional, de 18 páginas y al que también ha tenido acceso este diario, abunda en la demostración de las agresiones a los representantes del orden público detallando que hasta 57 funcionarios de este cuerpo resultaron heridos en las intervenciones ordenadas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra el referéndum.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios