destinó 54.030€ a un ex primer ministro holandés

El Govern usó agencias de conferenciantes para 'comprar' observadores del 1-O

La Agencia Tributaria descubre que Diplocat transfirió 54.030 euros a una cuenta de Londres para intentar que el reputado exdirigente holandés Wim Kok actuara como observador del referéndum

Foto: Carles Puigdemont, y el 'exconseller' de Exteriores, Raül Romeva, durante una visita al Parlamento Europeo hace un año. (EFE)
Carles Puigdemont, y el 'exconseller' de Exteriores, Raül Romeva, durante una visita al Parlamento Europeo hace un año. (EFE)

El Govern de Carles Puigdemont recurrió a agencias de conferenciantes para "comprar" la presencia en Cataluña de reputadas autoridades extranjeras durante el fin de semana del referéndum. Las contrataciones se sufragaron con fondos públicos y se canalizaron a través de Diplocat, el ente que usó el Ejecutivo de Junts pel Sí para tratar de conseguir apoyos al 1-O en el exterior. El Tribunal Supremo y el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona están investigando estas transferencias ante la posibilidad de que constituyan un delito de malversación de caudales públicos.

La maniobra ha sido descubierta por la Agencia Tributaria. Diplocat contactó en los días previos a la consulta con una agencia de conferenciantes de Londres para contratar los servicios de Wim Kok, ex primer ministro de Holanda entre 1994 y 2002 y presidente del Club de Madrid de 2009 a 2013. El objetivo del Govern era que Kok, socialdemócrata, firme europeísta y con una dilatada experiencia en la gestión de grandes corporaciones y ONG, formara parte del grupo de observadores internacionales supuestamente independientes que debía velar por la legalidad de la votación.

Diplocat llegó a hacer el pago a la agencia londinense para asegurarse la presencia del exmandatario en Barcelona. Al menos dos oficinas de representación de la capital inglesa ofrecen la posibilidad de contratar la participación de Kok en un evento: Speakers Associates y Global Speakers Bureau. Esta última indica en su página web que la tarifa del líder holandés oscila entre los 15.000 y 30.000 euros. Sin embargo, de la documentación de Hacienda se desprende que el Govern abonó 54.030 euros para poder contar con el dirigente durante la fecha más decisiva del 'procés'.

El pago no sirvió finalmente para nada. Tras conocer cuál era el motivo exacto de la contratación, Kok rechazó la oferta y devolvió el dinero. El 6 de octubre de 2017, Diplocat recibió en su cuenta principal de CaixaBank una trasferencia desde el banco National Westminster con los mismos 54.030 euros que había pagado días antes. En el concepto de la transferencia figuraban tres palabras: "Wim Kok Refund", en español, "devolución de Wim Kok".

El ex primer ministro de Países Bajos, Wim Kok y de Francia, Lionel Jospin. (EFE)
El ex primer ministro de Países Bajos, Wim Kok y de Francia, Lionel Jospin. (EFE)

La transacción fue detectada por la Agencia Tributaria, que la ha incluido en un informe que acaba de remitir al Juzgado número 13 de Barcelona. El propio político neerlandés ha confirmado a El Confidencial a través de un portavoz esta secuencia de los hechos. Asegura que en un principio solo le dijeron que debía participar en un evento. Más tarde descubrió que el trabajo estaba relacionado con la votación ilegal.

El hallazgo de esta transacción desmonta el discurso oficial del Govern de Puigdemont, que siempre negó haber destinado fondos públicos a financiar la misión de los observadores con un doble objetivo: eludir posibles responsabilidades penales e intentar revestir la consulta de una apariencia de neutralidad. Según explicó entonces el Departamento de Asuntos Exteriores que dirigía Raül Romeva, la veintena de observadores que llegó finalmente a Barcelona para el 1-O acudió voluntariamente y asumiendo sus propios gastos.

El hallazgo de esta transacción desmonta el discurso oficial del Govern, que negó haber destinado fondos a la misión de observadores

Aterrizaron el 27 de septiembre y se marcharon el 3 de octubre. Lideró el equipo un embajador holandés especializado en misiones de observación con organismos internacionales, Daan Everts. Supuestamente, este diplomático y todos sus colaboradores habían sido contratados por un 'think tank' de Países Bajos, The Hague Centre for Strategic Studies (HCSS). Hasta el 1-O, el HCSS jamás había participado en un proyecto de observación electoral, pero la institución aseguró que su interés se debía a motivos académicos. Con todo, organismo se negó a revelar si había recibido fondos de un tercero para montar el equipo de observadores encabezado por Everts.

La Justicia encontró la respuesta el pasado enero. El Servicio Jurídico del banco BBVA remitió al Tribunal Supremo información sobre tres pagos realizados a través de varias cuentas abiertas en su oficina de Bruselas por la Delegación de Cataluña en la Unión Europea. Dos de las transferencias tuvieron como destinatario el HCSS. Sumaron 119.700 euros y se realizaron en días anteriores y posteriores al referéndum, concretamente, el 21 de septiembre (58.250 euros) y el 10 de octubre (61.450 euros). La tercera transferencia, de otros 20.000 euros, acabó en una cuenta en Croacia de la Delegación del Govern en ese país. Tras aparecer esta información, el 'think tank' holandés no tuvo más remedio que reconocer que esos pagos habían servido para costear el viaje y la estancia de la misión liderada por Everts con motivo del referéndum. A preguntas de este diario, el HCSS rechazó ofrecer más detalles sobre su acuerdo de colaboración con la Generalitat.

El instructor de la causa contra el Govern por el proceso independentista, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, dictó un auto en febrero ordenando a la Guardia Civil que rastree que otros movimientos de dinero se registraron en las cuentas de la Delegación de la Generalitat en la UE y de otras entidades para financiar los observadores internacionales y quiénes fueron los encargados de autorizar las transferencias, ante los indicios de malversación de caudales públicos. Con el descubrimiento realizado ahora por la Agencia Tributaria, la cantidad de fondos activados por el Ejecutivo de Puigdemont para el capítulo de los observadores asciende ya a 173.730 euros, aunque 54.030 euros no llegaron a ser gastados por la renuncia de última hora del ex primer ministro de Holanda.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios