“ES EL PEOR ATAQUE DESDE FRANCISCO FRANCO”

Puigdemont confirma que presentará en el Parlamento la declaración de independencia

El presidente catalán, Carles Puigdemont, desveló esta noche ya su siguiente paso, con la amenaza implícita de proclamar la República desde al cámara legislativa catalana: “Pediré

Foto: El presidente catalán, Carles Puigdemont, durante el discurso institucional. (Reuters)
El presidente catalán, Carles Puigdemont, durante el discurso institucional. (Reuters)

El presidente catalán, Carles Puigdemont, desveló esta noche ya su siguiente paso, con la amenaza implícita de proclamar la República desde al cámara legislativa catalana: “Pediré al Parlament que fije la convocatoria de una sesión plenaria donde los representantes escogidos por vosotros, debatamos y decidamos sobre el intento de liquidar nuestro autogobierno y nuestra democracia… y que actuemos en consecuencia”. Lo hizo en un discurso institucional que tuvo lugar a las 21 horas, mientras en las calles de Barcelona sonaba una estruendosa cacerolada. Denunció el ‘president’ el "propósito liquidador" del Gobierno español y llamó a los ciudadanos a “defender las instituciones de manera pacífica y civilizada, pero cargados de razones”. No puso fecha a esa sesión plenaria, aunque este sábado por la mañana habló con el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, de la necesidad de hacerla cuanto antes, incluso convocarla para el próximo lunes.

Fue un discurso duro, sin concesiones, donde ubicó trincheras y delimitó el terreno de cada uno. Hubo palos para todos: desde el frente unionista, con PP, PSOE, Ciudadanos, hasta el Rey, todos ellos contrapuestos a las “instituciones democráticas” catalanas. Puede que sea un error táctico del ‘president’ o puede que sea una mera declaración de intenciones que busca solo provocar un cambio de escenario y que el adversario mueva ficha y cometa un error de cálculo.

Puigdemont confirma que presentará en el Parlamento la declaración de independencia

Puigdemont afirmó que “hoy el Consejo de Ministros se encargó de dar un portazo a la petición de diálogo y anuncia una serie de medidas y ceses que representan la liquidación de nuestro autogobierno y de la voluntad democrática de los catalanes. Lo que los catalanes decidimos en las urnas, el Gobierno español lo anula en los despachos”. Así, subrayó que el Gobierno español, junto al PSOE y Ciudadanos “ha emprendido el peor ataque a las instituciones de Cataluña desde los decretos del dictador militar Francisco Franco, menospreciando la voluntad popular expresada de manera nítida y masiva en las elecciones de septiembre de 2015, violentando a nuestro Parlamento y a nuestros diputados”.

El ‘president’ aseguró, así, que el Gobierno español “se proclama, de manera ilegítima, el representante de la voluntad de los catalanes sin pasar por las urnas, con un apoyo escaso y en contra de la mayoría”. Y más: “El Gobierno de Mariano Rajoy quiere nombrar un directorio para manejar desde Madrid la vida de Cataluña”. Acusó también que no es la primera vez que el Gobierno español, con el apoyo del Rey, pretende rebajar o suprimir instituciones catalanas. Por ello, enfatizó, “las agresiones ocultan siempre la incapacidad política del Estado” de ganarse a la ciudadanía catalana.

Según el 'president', el Gobierno “ha emprendido el peor ataque a las instituciones de Cataluña desde los decretos del dictador militar Francisco Franco"

Subrayó, asimismo, que el pueblo de Cataluña “no podemos aceptar este ataque. La humillación que pretende el Gobierno español haciéndose tutor de toda la vida pública catalana desde el Govern hasta los medios de comunicación públicos es incompatible con una actitud democrática y se sitúa fuera del Estado de derecho”. Recordó, así la utilización de “la violencia contra ciudadanos pacíficos” el día del referéndum o la utilización de “Códigos Penales antiguos para encarcelar” a “dos personas de paz” o perseguir ideas o medios de comunicación. Sacó la ristra de agravios: la “infame recogida de firmas del PP de Mariano Rajoy” o la “vergonzosa sentencia del Constitucional” sobre el Estatut después de que éste fuera aprobado en referéndum y en cámaras legislativas. “Los irresponsables que despreciaron la voluntad de los catalanes y vulneraron el pacto constitucional del 78 son los que hoy nos quieren gobernar”, clamó.

La alerta de Forcadell

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por su parte, se teme la que le viene encima y realizó una “declaración solemne” (como ella misma la calificó) poniendo como consigna el diálogo propuesto por la Generalitat y rechazado por Madrid. “El 10 de octubre, el presidente del Gobierno español recibió una oferta de diálogo, de mediación y de negociación para resolver políticamente el conflicto existente entre su Gobierno y la ciudadanía de Cataluña”, dijo Forcadell. A esa manera de posicionarse, siguió una larga ristra de afirmaciones: “La primera respuesta a aquella mano extendida fue el encarcelamiento de dos personas únicamente por sus ideas y por lo que representan”, aseguró en referencia a la prisión dictada por la jueza Carmen Lamela de los presidentes de la ANC y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart respectivamente, a los que calificó de “presos políticos como respuesta a la petición de diálogo”.

Esas afirmaciones estaban dentro de un mensaje que Forcadell leyó a las 19.30 horas, flanqueada por los miembros de la mesa alineados con el independentismo, aunque no con los miembros de la oposición. Aún así, las entidades soberanistas y los partidos soberanistas calificaron la declaración de ‘declaración institucional de la presidenta’, cuando los mensajes ‘institucionales’ no son personalizados, sino que emanan de una institución como tal y sólo pueden tener ese calificativo si han sido aprobados por unanimidad (en este caso, de la Mesa del Parlamento, lo que no fue así).

Puigdemont confirma que presentará en el Parlamento la declaración de independencia

“Hoy, Rajoy, con una enorme irresponsabilidad política, traspasó todos los límites: anunció la ejecución de un golpe de Estado de facto, con el que pretende descabezar las instituciones catalanas y apropiárselas”, siguió Forcadell. No tuvo, pues, en cuenta que el artículo 155 es un mecanismo previsto en la Constitución, por lo que no vulnera ninguna ley. Por otro lado, Cataluña no es un Estado, por lo que no ha lugar a tal afirmación. La presidenta parlamentaria, ajena a tales consideraciones, afirmaba que la aplicación del 155 es “un golpe a la democracia en la Europa del siglo XXI, con el objetivo de acabar con un Gobierno elegido democráticamente por un Parlamento democrático”. La lectura subliminal es que el Gobierno español no ha sido elegido democráticamente y la Constitución no es legal. Y más: “Un golpe autoritario dentro de un Estado miembro de la UE, que pretende acabar con las atribuciones de un Parlamento y de sus representantes”.

El Parlament más legitimado

Forcadell aseguraba en otro párrafo que Rajoy “pretende censurar y vetar al Parlamento más legitimado de la historia reciente, porque fue escogido en las elecciones del 27-S con una participación sin precedentes (…) Rajoy no es consciente de que, atacando a las instituciones y a los representantes electos, está atacando a la ciudadanía de este país, piense como piense, votase lo que votase el 27-S”. Y eso que la mayoría de escaños representan a menos votantes que a los de la minoría de la oposición. Cosas de una desfasada Ley d'Hondt que no interesa cambiar porque mantiene privilegios casi feudales. Lejos de ello, para la presidenta , “la principal víctima de esta acción sin precedentes es la ciudadanía catalana, que ve vulnerados sus derechos y sus libertades fundamentales”.

También se quejó de que “ahora nos quieren tomar el Parlament que ha votado la ciudadanía y lo quiere hacer pasando por encima de la legalidad, porque el artículo 155 no les permite hacer lo que pretenden. Y lo saben. Los que se llenan la boca hablando de Constitución española caerán en la más flagrante inconstitucionalidad pos suspender la democracia en Cataluña”. Asimismo, se dirigió directamente a Rajoy señalando “hasta ahora ha utilizado la Fiscalía y el Tribunal Constitucional para coaccionar y amenazar a los miembros de la Mesa pretendiendo que nos convirtiésemos en censores a sus órdenes. Pero a pesar de las querellas, nos hemos mantenido firmes”. Por eso, añadió, “ahora quiere someter a este Parlamento a su voluntad, retirándole competencias clave como la posibilidad de celebrar debates de investidura o sus funciones de control”.

A continuación afirmó que el presidente español “pretende que el Parlamento de Cataluña deje de ser un Parlamento democrático. Y esto no lo permitiremos. Nos dirigimos hoy a los ciudadanos y ciudadanas de este país para hacerles llegar un mensaje de firmeza y esperanza: nos comprometemos a defender la plena soberanía del Parlament, a defender sus plenas atribuciones, a defender la democracia, con firmeza, con serenidad, democráticamente. No daremos ni un paso atrás”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios