documento hallado en el despacho de salvador

Un documento prevé la nueva Cataluña: recortes, deuda impagada y bonos patrióticos

En dos folios hallados en la 'conselleria' se habla de un escenario de “guerra económica” si el Gobierno deja de otorgar la asistencia financiera del FLA, con “punto crítico” en julio de 2018

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Un manuscrito del que ahora nadie se hace responsable dibuja en caso de independencia un panorama muy negativo que dista mucho de la versión idílica que vende el vicepresidente económico, Oriol Junqueras: fácil, rápida y barata. Por el contrario, se habla de “guerra económica” y de un paquete de recortes presupuestarios en la Generalitat, impago de la amortizaciones del FLA, refinanciación a través de bonos patrióticos y retrasos en los abonos a proveedores. El texto es anónimo, pero por primera vez describe sin tapujos los costes a corto plazo de la independencia de Cataluña.

El manuscrito de dos folios fue encontrado en el despacho de Lluís Salvador, secretario de Hacienda y responsable de la Agencia Tributaria, según explican fuentes cercanas a la investigación. La Guardia Civil todavía no ha atribuido la autoría a Salvador o al director general de Patrimonio, Francesc Sutria, pero la mayor parte de los indicios apuntan hacia este último. La Benemérita ya ha encargado pruebas caligráficas para aclarar la autoría de un documento que dibuja dos entornos económicos recesivos con los que difícilmente comulgaría el grueso de los votantes de Junts pel Sí.

Los dos folios resultan desestabilizadores. Se describen dos escenarios: de “guerra” o de “guerrilla económica”. En este último, si el Gobierno español deja de otorgar la asistencia financiera del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el “punto crítico” sería en julio de 2018. En junio del año que viene vencen 1.500 millones de bonos patrióticos que todavía cotizan en el mercado secundario y que no están en el FLA. En conjunto, en 2018 vencen mas de 2.200 millones de una deuda de la Generalitat calificada como “bono basura”.

Portavoces de la 'conselleria' han afirmado que no reconocen estos dos folios como un documento interno del departamento de Economía. También que se mezclan cifras que no corresponden y que el recurso a los bonos patrióticos “es un despropósito”. Además, aseguran desconocer quién es el autor del texto, pero descartan que haya sido personal o altos cargos de la 'conselleria'.

El panorama que dibuja para la economía de una Cataluña independiente resulta muy negativo, mucho más del que se reconoce de manera oficial. En el escenario de “guerra”, por ejemplo, se habla de emitir nuevos bonos patrióticos para cubrir las necesidades financieras, en lugar de esos préstamos de inversores internacionales que, en teoría, estaban dispuestos a financiar la futura Cataluña independiente. También se comenta la posibilidad de aplazar pagos a proveedores, cuando Junqueras ahora saca pecho siempre que puede de que está pagando a 33 días.

En duda las estructuras de Estado

Además, se ponen en cuestión las “estructuras de Estado” de las que tanto ha presumido Junqueras en los últimos meses. Literalmente, se apunta: “Hay que validar la capacidad real del departamento de Treball de gestionar y pagar cotizaciones del sector público”. Todo revela un gran nivel de improvisación en un Govern que intenta hacer creer que declaró la independencia de Cataluña la pasada semana. También se señala algo inquietante: impagar las amortizaciones al Estado, que acumula el grueso de la deuda catalana en el FLA. Un impago de la deuda que encarecería la financiación de la Generalitat en los mercados internacionales.

De puertas adentro, el equipo de Junqueras está advirtiendo de que no se declare la independencia, porque con la intervención económica de la Generalitat, nada está listo para tomar decisiones efectivas, según explican fuentes de la Conselleria de Economía. Pero todo esto no se reconoce de forma oficial. Igual que con las empresas, que no iban a irse. Hasta que han empezado a hacerlo.

Recortes a corto plazo

Tanto en el escenario de “guerra” como de “guerrilla”, se reconoce que el Gobierno puede cortar el FLA y que habría que aplicar recortes presupuestarios, es decir, lo contrario de la Cataluña 'rica i plena' del himno de 'Els segadors', y que prometen los líderes independentistas: que una Cataluña independiente sería más próspera. Según este texto, a corto plazo pasaría lo contrario.

En los dos escenarios, se prevé que la Generalitat haga recortes presupuestarios, los mismos que hicieron que Artur Mas se volviese independentista

Textualmente, se apunta en el escenario de guerrilla a que “hace falta analizar si pueden afrontar un primer pago de nóminas”, con lo que el apócrifo autor arroja sombras de dudas sobre la capacidad del pago a los funcionarios y al sector público catalán.

Los bonos patrióticos también aparecen como alternativa de financiación en los dos escenarios, cuando precisamente el FLA fue el que evitó que dichos bonos impagasen cuando se constituyó el fondo.

Junqueras, de perfil

Pese a la sucesión de escándalos, Junqueras se ha puesto de perfil. Por ahora está eludiendo comparecer ante la comisión de Economía del Parlament, adonde se le ha reclamado que acuda para explicar la fuga masiva de empresas. Juega a su favor que toda la atención pública esté centrada en las relaciones epistolares entre Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios