“ESTAMOS HARTOS DE TAPAR LA CORRUPCIÓN DE CDC”

ERC avisó a Puigdemont de que si no hay referéndum, se va del Gobierno

El independentismo catalán llega a su Día D dividido y con una guerra interna que amenaza con hacer naufragar los planes del Govern

Foto: El vicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)
El vicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras. (EFE)

El Gobierno catalán llega a su día D del ‘procés’ con las fuerzas mermadas, las iniciativas agotadas y una brecha interna que hace peligrar el referéndum del 1 de octubre. Hoy es el gran día: Junts Pel Sí (JxS) explica por la mañana en el Parlament lo que será la Ley del Referéndum; una cosa inaudita, ya que habría de ser el propio Gobierno quien la explicase, puesto que la ley es suya. Por la tarde, el Gobierno, con su presidente, Carles Puigdemont, a la cabeza, explica las garantías que tendrá el referéndum para que sea “efectivo”. Y esta vez sí será el propio Ejecutivo el encargado de transmitir la buena nueva. Lástima que sea en un teatro, con toda la carga subliminal que ello conlleva.

En las presentaciones tendrán cabida todos los sectores independentistas: desde la antigua Convergència (hoy PDeCAT) hasta ERC pasando por la CUP. Pero las tensiones entre los socios son muchas, aunque lo quieran disimular y minimizar. Para empezar, desde las filas de la CUU se asegura a El Confidencial: “Nos fiamos de Carles Puigdemont porque sabemos que no tiene interés en seguir con la carrera política y que con el referéndum y la independencia dará su labor por concluida. Por tanto, no teme a inhabilitaciones ni cosa parecida. Pero no nos fiamos de su entorno, ni tampoco de los dirigentes de ERC. Nadie nos garantiza que van a llevar el ‘procés’ hasta el final”. Otra fuente cupera insiste: “A Puigdemont, la carrera política le importa poco y eso nos da esperanzas. Si estuviese ahí Artur Mas, por ejemplo, no nos fiaríamos en absoluto”.

En las filas republicanas, los reproches son diferentes. Los dirigentes de ERC, a pesar de su bajo perfil dentro del Gobierno (y eso aún contando que el vicepresidente y consejero de Economía es Oriol Junqueras, también presidente de Esquerra), están cansados de tener que apoyar al PDeCAT. “A veces, se puede transmitir la sensación de que somos los que tapamos la corrupción de Convergència. Y ya estamos hasta las narices de eso, porque cada pocos meses surge algún escándalo de corrupción que les afecta”, dicen a El Confidencial fuentes de Esquerra.

Por eso, los republicanos lo tienen muy claro: “Si el 1 de octubre no hay referéndum, nosotros nos vamos del Gobierno. Ya le hemos dicho a Puigdemont que no aguantaremos dos años más en las actuales circunstancias. Que Convergència se coma sus propios ‘marrones’. Nosotros habremos acabado nuestro trabajo y seguiremos nuestra propia hoja de ruta”.

‘Guerra’ de webs

Pero, mientras tanto, los socios han de remar juntos y al unísono o el barco se hunde. Por eso es importante el acto de hoy: importa más la imagen que el fondo, y el independentismo ha de mostrar unidad o el ‘procés’ se habrá acabado abruptamente. Una fotografía donde se vislumbre la crisis interna de los partidos independentistas sería letal para el proyecto secesionista.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. (EFE)
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. (EFE)

Esta tarde, el Gobierno activará también la web garanties.cat, donde explica sus razones para celebrar un “referéndum legal, efectivo y vinculante”. Será la ‘Biblia’ del referéndum. Pero, paralelamente, el líder del PSC, Miquel Iceta, puso en marcha otra web, garantia.cat, donde explicita su posicionamiento ante el proceso. Lo que intenta esta web es dar explicaciones y argumentos indicando “el camino lógico y razonable en el cual en una democracia se puede organizar un proceso referendario con garantías”. Iceta, en la presentación de la web, afirmó que el propio Consejo de Garantías Estatutarias (un órgano consultivo del Gobierno catalán) dijo que el referéndum unilateral no se podía hacer, pero ahora los independentistas quieren ir a la ONU o a La Haya para validarlo. “Parece que desde el Govern quieren ir muy lejos buscando cosas que ya saben que cerca no las encontrarán. No se puede dar legitimidad a un proceso que viene viciado de origen. Si uno no puede garantizar las condiciones democráticas exigibles para convocar un referéndum, no puede convocarlo”.

El último apartado trata de dejar en evidencia a los independentistas. ‘¿Cómo saber si un referéndum es legal?’, se titula. Y dice: “Solo es legal si cada persona con derecho a voto recibe una comunicación oficial en su domicilio. Normalmente, se trata de una tarjeta que certifica que el destinatario está incluido en el censo electoral (…) el censo electoral ha de estar disponible para ser consultado en un local oficial. Todo el procedimiento está presidido por los principios de legalidad, transparencia, neutralidad y protección de los datos personales”. En este sentido, el propio Gobierno catalán reconoce que no podrá utilizar para su referéndum el censo electoral que se hace servir en las elecciones. ¿Qué nuevo truco se hará para dar validez al censo referendario? Hoy tendría que quedar zanjada esta cuestión, si el Govern no quiere seguir instalado en el oscurantismo y la opacidad.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios