GARCÍA ALBIOL TAMBIÉN LANZA LA PROPUESTA

C's confía en Arrimadas para liderar un frente constitucionalista tras las nuevas elecciones

Todos los partidos catalanes trabajan ya en el escenario de que se convoquen unas nuevas elecciones autonómicas. El PP de García Albiol propone un frente constitucionalista y Arrimadas podría liderarlo

Foto: La candidata de Ciudadanos a la Presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, y el presidente del partido, Albert Rivera. (EFE)
La candidata de Ciudadanos a la Presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, y el presidente del partido, Albert Rivera. (EFE)

Aunque todavía queda margen para convocar un pleno de investidura antes del día 10 -fecha tope en la que se disolvería el Parlament y se convocarían elecciones autonómicas en Cataluña-, todos los partidos trabajan ya en el escenario de nuevos comicios. Hasta la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, desechó la posibilidad de un último pleno, y teniendo en cuenta que el candidato alternativo a Artur Mas, como exige la CUP, debería contar con el apoyo del resto de diputados de Convergència, el acuerdo se antoja prácticamente inviable. Finalmente, el bloqueo político que vive Cataluña ha obligado a Artur Mas a convocar nuevas elecciones para el próximo mes de marzo.

"Ahora mismo solo pensamos en nuevas elecciones", asegura un miembro de la ejecutiva de Ciudadanos, mientras reconoce que su partido ya ha empezado a trabajar activamente en la estrategia para una hipotética cita electoral. Y no son los únicos. El popular Xavier García Albiol se ha apresurado a lanzar una propuesta al PSC de Miquel Iceta y a Ciudadanos, instando a sus rivales constitucionalistas a formar un frente común después de las elecciones. Albiol reconoció que lo "más factible" sería adquirir este compromiso 'a posteriori' con el objetivo de garantizar la estabilidad en la región.

Esta iniciativa también la puso sobre la mesa Inés Arrimadas tras coronarse como líder de la oposición y planteó la posibilidad de liderar la alternativa constitucionalista si el plan de los nacionalistas fracasaba. Los más reticentes a la formación de este frente son los socialistas, que en todo momento han renegado de sellar un pacto con PP y Ciudadanos. El único antecedente podría ser el 'acuerdo' entre los tres partidos el pasado noviembre cuando recurrieron la moción independentista planteada por Junts Pel Sí y la CUP en el Tribunal Constitucional. En todo caso, el escenario actual ha cambiado tanto en la región catalana como en clave nacional tras las elecciones generales.

Miquel Iceta, Inés Arrimadas y Xavier García Albiol recurren la moción independentista. (EFE)
Miquel Iceta, Inés Arrimadas y Xavier García Albiol recurren la moción independentista. (EFE)

 

Cataluña, la prueba de fuego para Ciudadanos

Unas nuevas elecciones serían, sin duda, una prueba de fuego para la formación encabezada por Albert Rivera después de los resultados obtenidos en las generales del 20-D, en que la realidad quedó por debajo de las expectativas. Y sobre todo un reto, porque el partido deberá revalidar, como mínimo, su liderazgo en la oposición después de pasar de nueve a 25 diputados en las autonómicas catalanas de septiembre. Su candidata pidió nuevos comicios en la misma noche electoral de aquel domingo 27. Entonces arremetió contra la candidatura de Junts Pel Sí por carecer de programa, candidato y hoja de ruta propia y sacó pecho frente a sus 'rivales constitucionalistas' al haber conseguido llevar al éxito a su partido, sumando el total de escaños obtenidos por PP y PSC.

Ciudadanos se ve fuerte en Cataluña y en el partido aspiran a demostrarlo en marzo si finalmente los catalanes acuden de nuevo a las urnas. Según explica el diputado Carlos Carrizosa a este diario, la marca de su partido está "muy consolidada" en esta región y se ha erigido como garantía de la unidad de España. Esta cuestión, asegura, "quedó demostrada" en las pasadas autonómicas y será una baza que la formación volverá a utilizar frente a lo que considera el inmovilismo del PSC y la inacción del PP. Además, fuentes del partido aseguran que el otro punto fuerte es sin duda la cabeza de lista.

"Inés se ha consagrado como una líder de la oposición muy potente". Arrimadas es el personaje político de Ciudadanos que más destaca después de Albert Rivera. Participó en los principales mítines de la campaña del 20-D y hace apenas unos días fue la encargada de dar la réplica a Mariano Rajoy. Un trepidante ascenso que, sin embargo, en la formación no ha sorprendido teniendo en cuenta que Rivera aseguró en su presentación como candidata a la Generalitat el pasado verano que era "la mujer con más futuro en política de toda España".

Se reúne la mesa del Parlament tras el rechazo de la CUP para investir a Artur Mas. (EFE)
Se reúne la mesa del Parlament tras el rechazo de la CUP para investir a Artur Mas. (EFE)

 

Además del 'tirón' que el partido confía a la marca de Arrimadas, fuentes de la ejecutiva también aseguran que si se convocan nuevas elecciones trabajarán mucho en trasladar la "importante novedad" que supone tener representación en el Congreso de los Diputados. "Tenemos 40 escaños y ahora podemos acometer reformas y defender nuestras posturas y a los catalanes en el Parlamento".

Sin miedo a los nuevos actores y al 'efecto Colau'

Todo indica que, si se convocan nuevas elecciones, los actuales actores del mapa político cambiarán. Primero, porque la candidatura de Junts Pel Sí desaparecerá casi con toda probabilidad. ERC concurriría en solitario, más teniendo en cuenta el repunte que le dan todas las encuestas posteriores al 27-S. Pero la verdadera incógnita está en Podemos y su marca Catalunya Sí que es Pot -que incluye a ICV y EUiA-, que bien podría apostar por una mayor implicación de la alcaldesa de Barcelona. Así lo afirmó el portavoz de la candidatura de confluencia En Comú Podem, Xavier Domènech, este lunes en Madrid al destacar la proyección política de Ada Colau "más allá de Barcelona".

Una posibilidad que, sin embargo, no preocupa a Ciudadanos al recordar que Podemos integra la celebración de un referéndum en sus líneas rojas "para separar a España". Esta será otra de las principales bazas que juegue Arrimadas. "La inestabilidad de los nacionalistas es evidente por la división interna en los partidos, y lo es todavía más en el seno de la CUP con un programa absolutamente rupturista", insisten.  

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios