Mas se apunta al estilo Rajoy y se cuelga medallas por la marcha de la economía
  1. España
  2. Cataluña
EL JUEVES DESVELARÁ SI ADELANTA ELECCIONES

Mas se apunta al estilo Rajoy y se cuelga medallas por la marcha de la economía

Mientras desvela si adelanta elecciones, Mas se ha aplicado la doctrina Rajoy y ha comenzado a ponerse medallas por la gestión de gobierno realizada hasta ahora

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante su comparecencia ante los medios de comunicación. (Reuters)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante su comparecencia ante los medios de comunicación. (Reuters)

Este lunes, el portavoz del PP en el Parlamento catalán, Enric Millo, aseguraba que “el balance del Gobierno de Mas cabe en un SMS: reducir el estado del bienestar para crear estructuras de Estado”. El propio presidente catalán, Artur Mas, se encargó de desmentirlo este mediodía, tras la reunión de su gabinete. Compareció ante la prensa y realizó un balance del 2014 y de los dos años que lleva de legislatura. Y lo que dijo no cabía en un SMS. Más bien, ocupaba todo un libro y de los gruesos.

Mas avisó que no adelantaría acontecimientos sobre si convocará elecciones anticipadas o no, porque mañana miércoles se reúne, en un último y desesperado intento, con el líder de ERC, Oriol Junqueras, y con los representantes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI). Tras esa toma de contacto, volverá a comparecer ante la prensa para despejar dudas y detallar su hoja de ruta: si convoca elecciones inmediatamente, si agota la legislatura, si elabora listas unitarias y cómo…

Pero, mientras tanto, Mas se ha aplicado la doctrina Rajoy y ha comenzado a ponerse medallas por la gestión de gobierno realizada hasta ahora. “El 2014 es el primer año en el que se comenzó claramente a superar la crisis. Se creó empleo, nos hemos internacionalizado aún más, hemos mejorado los rendimientos educativos, hemos puesto en marcha programas para personas vulerables, nos hemos situado los primeros en el ranking de transparencia y pusimos las urnas para que, por primera vez, se pudiese votar por la libertad de Cataluña. Este balance forma parte de una realidad tangible. 2014 ha sido un gran año. Un grandísimo año”.

Vídeo: Anunciará el jueves “decisiones” sobre el proceso político de Cataluña

El presidente de la Generalitat apoyó sus asertos con profusos datos. Por ejemplo, que el pasado ha sido el primer año en el que cada trimestre ha habido crecimiento económico. O que ya llevamos 18 meses con caídas mensuales del paro registrado.”Esta bajada es más pronunciada que en el Estado español y eso es porque nuestra economía es más dinámica que la del resto del Estado. El bajón del paro nuestro ha sido del 7% y el del Estado español sin Cataluña sólo llegó al 5%. Pero también hemos aumentado un 3% los afiliados a la Seguridad Social de tal modo que uno de cinco nuevos afiliados del Estado es de Cataluña”.

Mas mezcló churras con merinas y estableció distintos parámetros para que las cuentas le saliesen. Así, en ocasiones, tomaba como referencia siete meses del año pasado, otras veces tomaba como referencia diez meses, otras veces el ejercicio entero y lo iba comparando con la economía de hace dos años, de hace cuatro, de hace seis, de hace ocho o de hace una década. Lo hizo al afirmar que “entre enero y octubre del 2014, las exportaciones crecieron un 2,2%, estableciendo un nuevo récord”. En cambio, para referirse al turismo cogió los 11 primeros meses del 2014 ,con otro récord de visitantes y un aumento del 6,4% del gasto. Pero al referirse a las matriculaciones en la Formación Profesional, cogió todo el año y destacó que han crecido ¡un 78%!... respecto a 2008. “En estos momentos, ya hemos alcanzado promedios europeos de matriculaciones”, subrayó.

Artur Mas aseguró también que la tasa de abandono “prematuro” escolar se redujo del 28,9 al 24% y el éxito escolar pasó del 81 al 86%, pero en esta ocasión hizo las comparaciones con los datos de hace cuatro años. Enfatizó, asimismo, que su Gobierno ha realizado 172 actuaciones en la lucha contra la pobreza, ha creado el Fondo de Solidaridad Energética (“porque el Gobierno central nos hizo la puñeta y nos llevó el decreto energético, que quería garantizar que a nadie le corten la luz por falta de pago, al Tribunal Constitucional”), ha establecido más de 66.000 becas comedor, por primera vez se han contratado a más maestros y su Gobierno destina 173 millones de euros a 26.000 personas con riesgo de exclusión, al tiempo que ayudó a 32.000 familias para que no fuesen desahuciadas, lo que representa un 23% más que en 2013.

Las listas de espera, según Mas, también han bajado un 33,5% “en los 14 grupos de enfermedades garantizadas”. Bajaron, asimismo, un 43% los accidentes mortales de tráfico, en comparación con el año 2010 y en el ejercicio que ahora se ha acabado, 120.000 personas disfrutaron de justicia gratuita. También arremetió contra Madrid al hablar de la Ley de Dependencia. Acusó al Ejecutivo central de no atender los pagos a los dependientes, que deben recibir el dinero por ley. La gestión de los dependientes la llevan los gobiernos autonómicos y el central debe poner la mitad de los recursos. En vez de eso, en Cataluña, Madrid sólo puso 164 millones en el 2014, frente a lo 955 millones que aportó la Generalitat. “¿Quieren saber a dónde van los dineros de la Generalitat? A estos temas se van, a los temas de dependencia y solidaridad. Porque éste es el Gobierno que ha dedicado más porcentaje al tema social que otros gobiernos de distinto signo que ha habido, aunque tenemos menos dinero que entonces”, insistió el president.

Y echó manos de más datos para demostrar que su Ejecutivo hace algo más que soñar y trabajar por la independencia: por ejemplo, que en el segundo semestre de 2014, la Generalitat aprobó 6 decretos ley y 15 proyectos de ley. “Descontando el mes de agosto, nos sale a una media de una iniciativa legislativa por semana. Ésta es una actividad legislativa de alto rendimiento. Y ahora hay 19 trámites parlamentarios en marcha”.

Se ufanó también de que Cataluña “ha sido el segundo país de la UE que más ayudas ha recibido por investigación de alto nivel, tras Holanda”. Obvia que las ayudas se dan a los Estados, no a regiones. Pero todo cabe en el saco del optimismo. De ahí que, a continuación, subrayase que “eso era algo inimaginable hace 10 años. Y quiere decir que el esfuerzo en excelencia que hemos hecho es estraordinario. Sin olvidar que tenemos a cuatro universidades entre las 100 mejores del mundo”.

Mas hizo también un somero balance del acuerdo de legislatura que firmó con ERC a finales del 2012. “Hasta comienzos del pasado mes de octubre, el acuerdo funcionó muy bien”, dijo. Y dejó en el aire lo que pasó después, tras los desencuentros por el 9N, que ERC no quería celebrar en las condiciones en que se celebró. No quiso echar mucha más leña al fuego. Admitió que, cuando ha pasado sólo media legislatura, el 67% de los puntos de ese acuerdo de legislatura se ha cumplido ya y el 22%ya se ha iniciado, lo que considera “un gran éxitoi”. Por tanto, “el Govern ha cumplido. Ha más que cumplido. Y máxime cuando el principal tema, el de la consulta, lo hemos llevado adelante. No quiero presumir de nada, porque era nuestra obligación y lo que nos tocaba hacer”.

Y hasta ahí pudo leer, porque las próximas 48 horas serán cruciales y es mejor no revolucionar el ambiente ante la crucial reunión con Junqueras. En este lapso, CiU y ERC deberán decidir si convocan elecciones y cuándo, porque el tiempo se acaba y, de convocarse, no pueden solaparse con las municipales de mayo. Eso sí: el president prometió que, pase lo que pase, el jueves desvelará la hoja de ruta de Cataluña y dará a conocer si, de nuevo, quiebra la legislatura y convoca otra vez elecciones autonómicas anticipadas. Serán las terceras en poco más de 4 años. Pero, mientras tanto, ha prometido también que seguirá reforzando y creando estructuras de Estado para la culminación del proceso. De momento, el toque de atención a Esquerra ya está dado.

Artur Mas Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras
El redactor recomienda