El plan de Yolanda Díaz topa en Andalucía con el 'no' de Teresa Rodríguez y Más País
  1. España
  2. Andalucía
SIN ALIANZAS EN LA IZQUIERDA

El plan de Yolanda Díaz topa en Andalucía con el 'no' de Teresa Rodríguez y Más País

Los defensores de la suma de las izquierdas avisan de que el fracaso en las andaluzas será el espaldarazo definitivo para que la vicepresidenta avance en su proyecto para las generales

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)
La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)

“Ni una suma de partidos ni una suma de egos”. El plan político de la vicepresidenta Yolanda Díaz, que trabaja en una marca de izquierdas que trascienda siglas y sume fuerzas para evitar gobiernos de la derecha con la extrema derecha, ha recibido su primer jarro de agua fría en Andalucía. Ni el partido que lidera Teresa Rodríguez, Adelante Andalucía, ni la marca andaluza de Iñigo Errejón, Más País Andalucía, con otra exdiputada de Podemos al frente, Esperanza Gómez, tiene ningún interés en sumarse a ese proyecto. Aparte queda, claro, la oposición frontal de Unidas Podemos por Andalucía. En todos los casos creen que sería “un error”.

Andalucía es el laboratorio electoral de España, no sólo porque hay seis millones de electores, se eligen 61 diputados al Congreso y tiene en el calendario, salvo sorpresa, la primera cita con las urnas antes de las generales. Sin embargo, la apuesta de Yolanda Díaz, no tendrá aquí banco de pruebas. En el PSOE andaluz, por cierto, miran de reojo el proyecto y se mueven entre el alivio porque no cuaje, les podría restar votos, y la preocupación ante una izquierda dividida en pedazos que no obtenga escaños suficientes para propiciar un pacto que desaloje al PP del Gobierno.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

No era fácil desde luego. Si hay egos y personalismos en la política, en la izquierda andaluza los hay en grado superlativo, tanto que los roces desembocaron en una guerra civil sin cuartel de la que aún humean los rescoldos. No hay voluntad por ninguna de las partes de abrir el diálogo. Unidas Podemos por Andalucía, donde está de forma mayoritaria, con más poder que ‘los morados’, Izquierda Unida y el Partido Comunista, no tiene interés alguno en que Andalucía sea prueba piloto del proyecto de Yolanda Díaz. Aún están cerrándose las heridas después de que optaran por expulsar a Teresa Rodríguez y otros once diputados, ahora hará un año, por tránsfugas. Ocurrió después de que la gaditana pactara su salida supuestamente pacífica con Pablo Iglesias y tras meses de tensión.

Un fracaso que servirá a Díaz

Un año después de aquella ruptura desgarradora, proponer la reconstrucción de lo que saltó por los aires con toneladas de dinamita ni tiene sentido ni aparece en el guion de los partidos a la izquierda del PSOE en Andalucía. Sus partidarios incluso creen que la fragmentación de la izquierda en Andalucía tendrá su castigo en el Parlamento andaluz y podría ser un aldabonazo para vencer las resistencias en otros territorios o en el ámbito estatal. Yolanda Díaz podrá mirar lo que ocurra en Andalucía para defender, con más o menos ahínco, la idea de sumar a todos los movimientos de izquierda en el mismo proyecto político. Lo cierto es que la vicepresidenta, hasta la fecha, no ha contactado ni con Adelante Andalucía ni con Más País Andalucía

La diputada no adscrita Teresa Rodríguez, portavoz de Adelante Andalucía, rechazó este lunes, en una entrevista en Canal Sur, que su proyecto político vaya a sumarse a otras iniciativas que puedan surgir en España, como la que planea Rodríguez. Su mensaje es claro, no quiere repetir el esquema que tenía con Podemos y contra el que se llevó años luchando para acabar saliendo del partido. Ella siempre ha defendido una fuerza andalucista, con soberanía andaluza, es decir con la dirección en Andalucía y el núcleo de poder y decisión en la comunidad, no una delegación andaluza de un partido radicado en Madrid. Rodríguez trató, sin éxito, antes de abandonar Podemos, que el partido andaluz se convirtiera en una fuerza confederada, al estilo de las mareas gallegas, con voz propia en el Congreso.

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero (i), durante el acto de toma de posesión de la recién dimitida secretaria de Estado de Igualdad, Noelia Vera (d). (EFE)

La líder de Adelante Andalucía explicó que “ser el referente andaluz de otra iniciativa estatal” sería volver al modelo que ya rompió con Podemos. Sería "el principio del fin" del proyecto de "obediencia estrictamente andalucista" que está intentando conformar en Andalucía, según ha puesto de manifiesto en esa entrevista con Canal Sur Televisión recogida por Europa Press. Con eso precisamente juegan sus adversarios de Unidas Podemos, que cada vez que pueden acusan a Rodríguez de querer montar “una CUP a la andaluza”, relegando su proyecto a un margen político residual en Andalucía. Sin embargo, hay una diferencia importante, el andalucismo que abandera Adelante Andalucía no es en ningún caso independentista.

Teresa Rodríguez ya anunció que su partido concurrirá a las generales con la intención de obtener voz propia en el Congreso y en esa idea sigue marcando su discurso. Lamentó “no tener una voz propia en el Congreso", pese a la presencia de 61 diputados elegidos por circunscripciones andaluzas, que “se olvidan de la circunscripción que les elige” al trasladar que les condiciona su ejercicio del acta de diputado que “sus partidos tienen intereses estatales”.

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez, presenta Adelante Andalucía. (EFE)

Más País por Andalucía tampoco se salta una línea del discurso que mantiene Íñigo Errejón, que defiende que este proyecto político no responde a los cánones clásicos de la izquierda sino que representa un espectro mucho más transversal, una socialdemocracia que bebe en proyectos como el de Los Verdes en Alemania. En esos términos se expresan sus portavoces en Andalucía, que admiten la importancia del nuevo ciclo para la izquierda, aplauden incluso que se amorticen las siglas de Podemos pero dejan claro que no se embarcarán en una plataforma electoral con Unidas Podemos por Andalucía ni con Teresa Rodríguez, con quien sí tienen nueva sintonía por ejemplo en el Senado. Al frente de Más País Andalucía está la profesora de Derecho Constitucional Esperanza Gómez, exdiputada de Podemos, que salió también escaldada del proyecto de Pablo Iglesias y no dudó en abrazar el partido de Errejón.

Lo cierto es que Yolanda Díaz, Teresa Rodríguez y Esperanza Gómez son tres líderes de la izquierda andaluza que podrían abrir el diálogo “sin problemas” entre ellas, admiten quienes las conocen. Con quienes ven más dificultades para hablar es precisamente con la diputada en el Congreso y secretaria general de Podemos Andalucía, Martina Velarde, con la que las dos dirigentes andaluzas guardan las distancias personales y políticas. Tampoco desde este partido tienen ningún interés, aclaran, especificando que su proyecto es el mayoritario y que las otras opciones están “acabadas” o son “residuales”. Así que en Andalucía la ‘mistura’ gallega de Díaz tendrá que esperar, posiblemente más allá de las autonómicas.

Adelante Andalucía Teresa Rodríguez Yolanda Díaz Más País Íñigo Errejón Partido Comunista Parlamento de Andalucía Izquierda Unida
El redactor recomienda