Acusan a una médico de Málaga de confundir un virus estomacal con un infarto
  1. España
  2. Andalucía
TIENE MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA

Acusan a una médico de Málaga de confundir un virus estomacal con un infarto

Tanto la Fiscalía como la familia coinciden en acusar a la médico de un delito de homicidio por imprudencia grave y profesional

Foto: Exterior de la Audiencia provincial de Málaga (Foto: Google Maps)
Exterior de la Audiencia provincial de Málaga (Foto: Google Maps)

El 8 de marzo de 2013, una mujer de 62 años se encontraba en su casa de Estepona, en la provincia de Málaga, junto a uno de sus hijos. Comenzó a sentirse mal, llegando incluso a perder el conocimiento, por lo que su hijo llamó a emergencias. Eran las 14:35 y avisaba de que no veía por un ojo y que podía tratarse de un problema cerebrovascular. Tres minutos después el hijo recibía una llamada para preguntar por el estado de su madre: explicó que había vomitado en varias ocasiones, desmayándose y despertándose de nuevo.

Poco después, una ambulancia llegaba a su domicilio para atender a la señora. La médico que accedió a la vivienda ya había sido informada por teléfono de lo que había explicado el hijo y realizó diversas pruebas a la mujer. Tras hacer su trabajo, abandonaba la casa diagnosticando una gastroenteritis: el problema era un virus.

Foto: El caso del 'bebé sin rostro' destapa una cadena de negligencias médicas en Portugal

Sin embargo, menos de una hora después, a las 15:26, el hijo volvía a llamar a emergencias. Su madre no dejaba de vomitar, sufría dolores de estómago y convulsiones y se desmayaba y despertaba constantemente. Según él se encontraba “muy mal”, pero cuando el 112 contactó con la médico que ya había acudido a la vivienda, descartó volver: todo era “normal” y tenía que ver con la gastroenteritis que había diagnosticado previamente.

Diagnóstico mortal

A las 15:49 llegó la última llamada: el hijo volvía a marcar el número de emergencias porque su madre estaba sin conocimiento y con convulsiones. Tal y como publica el Diario Sur, se enviaron al domicilio una unidad de urgencias de Marbella y una UVI móvil y mientras llegaban, los sanitarios dieron instrucciones al hijo para que procediera a realizar ejercicios de reanimación cardiopulmonar. No sirvieron de nada: la mujer fallecía poco después.

La mujer falleció de un infarto más de una hora después de que la médico acusada hubiera diagnosticado un virus estomacal

La causa de la muerte fue un infarto, razón por la cual la Fiscalía ha acusado a la médico que atendió a la mujer de un supuesto delito de homicidio por imprudencia grave y profesional. Creen que confundió un virus estomacal con un infarto mortal, lo que provocó que la fallecida no fuera trasladada a un hospital donde habría recibido la asistencia médica necesaria.

La Fiscalía solicita dos años y medio de prisión para la doctora, que tiene más de 25 años de experiencia, así como cuatro años y medio de inhabilitación para poder ejercer la profesión sanitaria y una indemnización de 150.000 euros. La acusación particular que ejerce la familia coincide en el delito, pero amplía la petición de penas a cuatro años de cárcel, seis de inhabilitación y una indemnización de 225.000 euros.

Málaga Medicina Negligencia médica Médicos
El redactor recomienda