UNO DE LOS PRINCIPALES ACUSADOS

Francisco Javier Guerrero, el alto cargo de Empleo en el centro de la trama

Fue director general entre 1999 y 2008 con tres consejeros. "Soy jovial, pero no putero". Así arrancó su declaración en la comisión parlamentaria de los ERE

Foto: Francisco Javier Guerrero, en los juzgados de Sevilla (EFE).
Francisco Javier Guerrero, en los juzgados de Sevilla (EFE).

"Soy jovial, pero no putero".

La comisión del Parlamento de Andalucía estalló de risa. La guasa de Francisco Javier Guerrero, el único ex alto cargo de la Junta de Andalucía junto al ex consejero Antonio Fernández que ha pasado por la cárcel, se deja notar allá donde vaya.

Con lo de que no era “un putero” se refería a sus largas tardes de 'gin tonic' en el bar El Caramelo de Nervión (Sevilla) junto a Juan Francisco Trujillo, más conocido como "el chófer de la cocaína". En El Caramelo se reunía con aspirantes a ayudas públicas de la Consejería de Empleo.

Aquella tarde en la comisión de los ERE había guardado a buen recaudo su inseparable cajetilla de Marlboro. Guerrero fue director general de Trabajo de la Junta de Andalucía entre 1999 y 2008. Estuvo a las órdenes de tres consejeros: Guillermo Gutiérrez, José Antonio Viera y Antonio Fernández y entregó ayudas sociolaborales a discreción desde su puesto privilegiado dentro de la partida 31L, el llamado fondo de reptiles, como él mismo lo definió, cifrado inicialmente en 647 millones de euros.

Fondo de reptiles

El exdirector general de Trabajo es uno de los principales imputados en el caso ERE y fue quien hace seis años y medio (en diciembre de 2010) declaró ante la Policía Judicial que la Junta de Andalucía disponía de “un fondo de reptiles para crisis que tenían que afrontar con empresas que necesitaban respirar”. De ahí tiró del hilo la juez Mercedes Alaya, ya retirada del caso que instruyó, convertido en uno de los mayores escándalos de corrupción de la democracia.

El sumario del caso ERE ya dejaba claro que Guerrero ordenaba la concesión de ayudas, pero no a fondo perdido. Se beneficiaba personalmente con viajes como los que disfrutaba junto a su mujer, Lourdes Otero, a China y Egipto por los que Juan Lanzas llegó a pagar 35.000 euros.

Francisco Javier Guerrero junto a Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el juicio de los ERE (EFE).
Francisco Javier Guerrero junto a Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el juicio de los ERE (EFE).

Guerrero tiene palabras para los que fueron sus jefes. Tres frases: para Manuel Chaves (“Dice que no me conoce de nada”); para la exportavoz del Gobierno de la Junta Mar Moreno (“que me pone a caer de un burro cada vez que puede”) y José Antonio Viera, su jefe en la Consejería de Empleo (“que va diciendo por ahí que soy un indeseable”).

En su declaración en el juicio de los ERE (febrero de 2018), Guerrero admitió que para él era normal firmar papeles sin leerlos y señaló roces entre Empleo e Innovación, que paralizaron las ayudas año y medio.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios