Es noticia
Menú
Una auditoría externa vigilará las primarias de Teresa Rodríguez y la candidata pablista
  1. España
  2. Andalucía
primarias andaluzas

Una auditoría externa vigilará las primarias de Teresa Rodríguez y la candidata pablista

El próximo 16 de julio se enfrentan dos modelos de partido y Podemos Andalucía confía en arrasar para dejar claro a la cúpula estatal que necesitan más autonomía de Madrid

Foto: La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

Las primarias que el próximo 16 de julio enfrentarán a Teresa Rodríguez e Isabel Franco, candidata impulsada por Pablo Iglesias desde Madrid, serán supervisadas por una empresa de auditoría externa. La secretaria general de Podemos Andalucía así lo ha confirmado conforme dicta el reglamento de primarias y para evitar más tirones y roces internos."Todo el proceso electoral será auditado por autoridades independientes y externas a Podemos, para asegurar la transparencia del proceso. Será el comité electoral andaluz el responsable de la selección y contratación de dichas autoridades", recoge el documento interno. Andalucía no quiere que las primarias queden en manos de Madrid.

Rodríguez presentó su candidatura 48 horas después de que la diputada en el Congreso Isabel Franco lo hiciera en Sevilla, apoyada con la presencia del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. La nueva candidata representa a Defender Podemos, plataforma impulsada después de que el partido en Andalucía iniciara su proceso de confluencia con Izquierda Unida de forma autónoma y sin pedir la bendición ni el permiso de Madrid. Aunque ambos sectores tratan de evitar el enfrentamiento directo, la tensión es palpable. Las primarias enfrentarán dos ideas de partido, uno que reclama autonomía y mayoría de edad frente a la cúpula estatal y otro, bajo el paraguas de Pablo Iglesias, que defiende que Madrid siga teniendo la última palabra.

La visión 'mesetaria'

La convocatoria de Echenique junto a Isabel Franco el domingo en Sevilla fue recibida con ironía por los responsables de Podemos Andalucía. Reunió a medio centenar de personas en un parque urbano en pleno julio y casi coincidiendo con horario de fútbol. “Es lo que tienen los ‘mesetarios”, dijeron con sorna desde el partido morado. La presentación de la candidata de Iglesias se ha convertido en un símbolo más de lo que se enfrenta en realidad, un Podemos Andalucía que pide autonomía frente a una dirección estatal que se resiste a darla.

Con Franco está el diputado Diego Cañamero, que tuvo en Teresa Rodríguez su principal aval para entrar en las listas frente a un Pablo Iglesias que creía que restaba votos, y el diputado andaluz Jesús de Manuel. Las diferencias con el SAT de Cañamero se han acentuado en los últimos tiempos por el frenazo de Teresa Rodríguez a las manifestaciones de apoyo al independentismo catalán. Con la líder andaluza se mantiene su núcleo duro pero se suman nombres como la senadora Maribel Mora y cae de la lista su actual número dos, Jesús Rodríguez.

placeholder Carolina Bescansa (i) e Isabel Franco. (EFE)
Carolina Bescansa (i) e Isabel Franco. (EFE)

Teresa Rodríguez presentó su candidatura este martes para la primera fase de la confluencia con IU en Andalucía, después tendrán que celebrarse otras primarias conjuntas con Izquierda Unida que decidirán cuál es el cartel electoral de la nueva marca política que concurrirá a las autonómicas. Esas segundas primarias conjuntas con IU que decidirán el candidato y las listas a las autonómicas están previstas a finales de julio, aunque podrían retrasarse. El fantasma del adelanto electoral ha vuelto a Andalucía con fuerza tras la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, y ya son pocos los que no dan por hecho que Susana Díaz adelantará las elecciones de marzo, cuando tocan, al próximo otoño, por lo que tendría que convocarlas en septiembre.

'Anticapis' y errejonistas, unidos

Rodríguez comenzó agradeciendo “de corazon la generosidad de la pluralidad” y advirtió del error de “apostar todas las cartas a una sola jugada, con lo que es más posible equivocarse”. “Solo un proyecto andaluz puede ser ganador en Andalucía”, advirtió en varias ocasiones. Ese y la idea de que su candidatura “no es contra nadie” fueron los mensajes más repetidos. Puso al PSOE andaluz como ejemplo por ser un partido “netamente andaluz”. “Es necesario aprender de los adversarios”, señaló. Por primera vez en estas primarias, se votará por circunscripción provincial.

"Solo un proyecto andaluz puede ser ganador en Andalucía", advirtió Rodríguez, que insistió en que su candidatura "no va contra nadie"

La secretaria general de Podemos Andalucía ha atraído hacia su candidatura a quienes fueron sus adversarios en las últimas primarias del partido. Entonces se enfrentaron los Anticapitalistas, con el apoyo de Pablo Iglesias, con otros sectores más moderados y próximos a Íñigo Errejón. Ahora esas alianzas se mueven y en la lista de Teresa Rodríguez están quienes representaron la corriente errejonista y quien fue su adversaria, la diputada Carmen Lizárraga, de la candidatura Ahora Andalucía. Esta integración casi garantiza a Rodríguez que pueda barrer a la candidata pablista, con pocos asideros en la comunidad andaluza, y los dirigentes andaluces del partido confían en que de una vez en Madrid quede claro que es necesario otro modelo de partido.

Tres años de pulso interno

Uno de los compromisos de Teresa Rodríguez cuando se ratificó como secretaria general de Podemos Andalucía en noviembre de 2016 fue lograr más autonomía para el partido en la comunidad, con un CIF propio, control de las listas electorales, de las políticas de alianzas y confluencias y de los programas políticos. Eso mismo defendían sus adversarias de otras candidaturas. Un modelo federal similar al de IU o al del PSOE, ya que ambas organizaciones gozan de margen de autonomía en Andalucía. Desde entonces, son ya casi tres años, la dirección de Pablo Iglesias ha ido dando portazos a estas demandas de mayoría de edad.

Foto: La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, atiende a los medios de comunicación durante el Consejo Ciudadano Estatal. (EFE)

La disputa saltó por los aires cuando Teresa Rodríguez dio pasos de forma autónoma para cerrar su confluencia con IU en lo que de momento es una plataforma electoral bajo el nombre de Adelante Andalucía. Una polémica que coincidió en el tiempo con la del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero y las declaraciones públicas en contra del alcalde José María González ‘Kichi’. Desde entonces, la crisis ha tratado de aliviarse pero sigue sin resolverse.

Teresa Rodríguez plantó cara a Echenique por unos papeles falsos que empezaron a circular y que alertaban de que la dirigente andaluza preparaba la escisión de Podemos y la creación de un partido propio. La líder siempre lo ha negado, aunque no oculta sus diferencias con la dirección estatal. El pasado 12 de junio, Echenique y Rodríguez celebraron una reunión donde la andaluza asegura que planteó sin rodeos todos los conflictos y encontró una actitud conciliadora por parte del secretario de Organización. Sin embargo, la desconfianza sigue ahí y ambas corrientes se disputarán el control de Andalucía en esas primarias del 16 de julio. Isabel Franco, diputada en el Congreso, dimitió de la ejecutiva de Teresa Rodríguez e impulsó la plataforma Defender Podemos, que posteriormente convirtió en una candidatura para estas primarias internas.

Las primarias que el próximo 16 de julio enfrentarán a Teresa Rodríguez e Isabel Franco, candidata impulsada por Pablo Iglesias desde Madrid, serán supervisadas por una empresa de auditoría externa. La secretaria general de Podemos Andalucía así lo ha confirmado conforme dicta el reglamento de primarias y para evitar más tirones y roces internos."Todo el proceso electoral será auditado por autoridades independientes y externas a Podemos, para asegurar la transparencia del proceso. Será el comité electoral andaluz el responsable de la selección y contratación de dichas autoridades", recoge el documento interno. Andalucía no quiere que las primarias queden en manos de Madrid.

Teresa Rodríguez Pablo Echenique
El redactor recomienda