liderada por la exdiputada isabel franco

Pablistas lanzan en Andalucía la plataforma Defender Podemos contra Teresa Rodríguez

Afines a Iglesias acusan a la líder andaluza de querer romper el partido y planean sumar inscritos para evidenciar "el descontento" de las bases, con Isabel Franco como referente tras su dimisión

Foto: La líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
La líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

La dimisión de Isabel Franco, diputada por Huelva en el Congreso, como miembro de la ejecutiva andaluza de Podemos no ha sido un gesto puntual. Será ella quien se encargue de liderar un frente contra la secretaria general de Andalucía, Teresa Rodríguez, impulsando la plataforma Defender Podemos, que rechaza la confluencia pactada con IU para las autonómicas y las municipales. Detrás está la dirección nacional de Pablo Iglesias, aseguran fuentes de la formación, que quiere medir el grado de afines entre las bases andaluzas.

Franco era secretaria de Sociedad Civil de la ejecutiva, defendida desde Madrid como "un referente" de Podemos en Andalucía. Fuentes de la dirección señalaron que hay "preocupación" y esperarán para ver la magnitud de la crisis interna. Ella será la encargada de aglutinar al sector pablista, convencido de que Rodríguez y José María González 'Kichi' tienen un plan para romper con el partido de Iglesias y "crear una organización nueva". Ruptura que la dirección andaluza niega por activa y por pasiva, mientras siguen dando pasos hacia adelante en su acuerdo de confluencia con Izquierda Unida. Aseguran que su única preocupación ahora es "ilusionar" y sumar firmas a la plataforma digital lanzada, que aspira a reunir 50.000 apoyos.

En este momento, Iglesias va a medir sus apoyos en las filas andaluzas. La crisis avanza a pasos agigantados desde que Podemos Andalucía aprobó, tras un año de negociaciones, un acuerdo de confluencia con IU abierto a otras fuerzas y colectivos de izquierda, que prevé primarias conjuntas y un nuevo nombre para la marca electoral. Ese mismo domingo, cuando el consejo andaluz dio el sí a la coalición electoral, en Madrid, Pablo Iglesias salvó el referéndum de su chalé y se aprobó otro documento que insiste en primarias en solitario y en preservar el nombre de Podemos en "un lugar principal" en la marca electoral.

Días después, se difundió un supuesto documento de estrategia política en el que bajo el título 'Soltar amarras' se desvelaba que el plan de la dirección andaluza, con mayoría de Anticapitalistas, era romper con Podemos. Documento que Teresa Rodríguez denunció con pruebas como "falso" y "fabricado". La publicación "por error" de una conversación de WhatsApp de la dirigente andaluza con el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, donde lo acusaba de ser él quien quería colocar el supuesto documento falso y se lamentaba de que estuvieran saltando líneas rojas muy peligrosas, puso la guinda.

Este mismo lunes, Echenique insistía en que el acuerdo alcanzado con IU en Andalucía contraviene las reglas marcadas por la dirección estatal. Solo 24 horas más tarde, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo (IU) celebraban la presentación de la confluencia con un "grupo motor" que tomará las decisiones de forma conjunta. Este es otro de los aspectos que molestan profundamente a la dirección estatal. "Nos nos van a aguar la fiesta", declaró Rodríguez.

Franco recordó tras dimitir que Teresa Rodríguez registró "a espaldas" de Madrid el partido Marea Andaluza e hizo un llamamiento a los inscritos en Andalucía para que se sumen a la plataforma Defender Podemos. Esta dimisión, avisan los pablistas, no será la única y preparan una batería de gestos que erosionarán a Rodríguez, según sus cálculos. En el consejo andaluz que dio luz verde a la confluencia con IU, hubo cinco votos en contra. Entre los afines a Iglesias en Andalucía está también el diputado andaluz Jesús de Manuel.

La secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, y el coordinador andaluz de IU, Antonio Maíllo. (EFE)
La secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, y el coordinador andaluz de IU, Antonio Maíllo. (EFE)

Sin embargo, todos los errejonistas consultados por este periódico aseguran que no tienen pensado sumarse a esa plataforma. En Andalucía, los afines a Iglesias se integraron en la candidatura de la actual secretaria general. Enfrente tuvo a las diputadas Begoña Gutiérrez, Esperanza Gómez y Carmen Lizárraga. En todos los programas que se sometieron a primarias figuraba la demanda de descentralización y mayor autonomía política de Podemos Andalucía, con control sobre el censo, las cuentas, los acuerdos y programas políticos, y con CIF propio. Algo a lo que desde hace año y medio se ha negado la dirección estatal.

Sobre la dirección de Teresa Rodríguez también planea la sombra de una demanda interpuesta por otra corriente interna. Será el próximo 12 de julio cuando un juez decida si la asamblea ciudadana que la reeligió como secretaria general es válida después de que dos concejales malagueños, de Costa del Sol Sí Se Puede en Mijas y Fuengirola, alegaran que se vulneraron las normas internas de la formación y derechos constitucionales. Cuando se celebró aquella asamblea, no existía Comisión de Garantías Democráticas por una dimisión en bloque de todos sus miembros meses antes.

Desde la dirección andaluza, no creen que esta demanda vaya a prosperar y recuerdan que fue la dirección estatal de Pablo Iglesias la que dio luz verde y autorizó la celebración de primarias por considerar que estaban en regla.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios