el pacto con iu desata las luchas

Podemos se rompe por Andalucía: circulan papeles "falsos" contra Teresa y Kichi

La dirigente de Anticapitalistas niega haber diseñado una estrategia basada en el documento confidencial 'Soltar amarras', donde propone irse del partido

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' (i), y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' (i), y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

La crisis interna de Podemos se ha recrudecido en las últimas horas, hasta el punto de que la ruptura con Andalucía parece cada vez más cerca. El domingo, las direcciones estatal y andaluza aprobaron sendos documentos con contenidos que colisionan en aspectos clave de la confluencia con otras fuerzas electorales para las próximas elecciones.

En Andalucía, se actuó al margen de Madrid y se selló un pacto con IU en el que se apostaba por superar la marca de Podemos hacia un bloque de unidad popular de mayor relevancia. Mientras, desde Madrid, la dirección estatal, tras superar el referéndum del chalé con un 32% de votos en contra, aprobaba otro documento donde subrayaba que la consulta del pasado marzo había dejado clara la apuesta por coaliciones electorales abiertas y plurales “con el nombre de Podemos formando parte de la candidatura”. En Andalucía, también se impuso esta misma opción.

Llegados a ese punto, con diferencias importantes ante las próximas elecciones pendientes y con Podemos Andalucía, dirigida por Teresa Rodríguez, de Anticapitalistas, retando a la dirección de Iglesias y sellando a su manera su confluencia con Izquierda Unida, las salidas eran dos. Una, negociar, aflojar y dar autonomía a la dirección andaluza para que lleve a cabo su propia estrategia. La segunda, ir al choque de trenes. Por esta última opción discurre la guerra interna en el partido, aderezada además con documentos supuestamente falsos.

"Soltar amarras" y guerra sucia

El martes, la secretaria general de Podemos Andalucía envió un mensaje interno al canal de la comisión ejecutiva estatal de Podemos cargado de advertencias. Teresa Rodríguez alertaba sobre la difusión de un documento que califica de falso y en el que bajo el título 'Operación soltar amarras' animaba a la ruptura total con el partido de Pablo Iglesias y a la creación de un nuevo partido en Andalucía que quedara bajo el control de Anticapitalistas, arrinconando a IU. Unas tesis en línea con la intención que siempre mantuvo la dirección andaluza de independizarse de Madrid, dotando de CIF propio al partido en la comunidad andaluza, que le permitiese personalidad jurídica y fiscal propia.

La dirigente andaluza asegura que el documento interno que circula en el partido es “fabricado en su totalidad y falso desde el principio al final”

Ese documento interno, que Rodríguez dice que es “fabricado en su totalidad y falso desde el principio al final”, recoge que es la propia secretaria general del partido, junto al alcalde de Cádiz,, quien habría dado órdenes al número dos en Andalucía, Jesús Rodríguez, para llevar a cabo esta operación. Todos se mencionan con iniciales.

La maniobra es una muestra más de la tormentosa vida interna de Podemos. El documento, que lleva dos días circulando por canales internos del partido en Andalucía, ha sido utilizado para cargar duramente contra la dirigente andaluza desde sus propias filas.

Kichi, en el epicentro

Rodríguez asegura que es falso y que “emula los antiguos enlaces internos de Izquierda Anticapitalista, enlaces que no se hacen desde hace cuatro años”, explica en el mensaje enviado a la dirección del partido. Asegura, además, que se está haciendo llegar “de forma anónima” y que la sitúan a ella y a Kichi, “por supuesto”, escribe, como los principales urdidores del plan.

Ante esta situación, la dirigente de Anticapitalistas reclama que no se avive la batalla interna y deja claro que forma parte de Podemos, un proyecto al que, avisa, “pertenece desde el primer día”. “Eso sí, tengo una lealtad compartida, mi lealtad se divide entre Podemos y Andalucía, sabiendo que el primero es un medio y el segundo un fin”, escribe Rodríguez. “Como he dicho mil veces, en Andalucía nos vamos a presentar como Podemos Andalucía, en confluencia con otras fuerzas políticas, pero dejando ver claramente nuestro nombre y nuestra identidad”.

El acuerdo Podemos Andalucía-IU da autonomía para elaborar listas, que se decidirán en primarias, y apuesta por una marca que integre a todos

El acuerdo sellado por Podemos e IU en Andalucía se dota de autonomía para elaborar las listas electorales, que se someterán a primarias conjuntas. Sobre la marca electoral, apuestan por encontrar “una fórmula en la que todos los actores del proceso de unidad se sientan representados”. Extiende el acuerdo a municipales y autonómicas. Las directrices aprobadas por la dirección estatal, en cambio, se centran en celebrar primarias propias del partido y negociar posteriormente el encaje en la lista de miembros de otras formaciones, siguiendo el esquema de las elecciones generales. Asimismo, el nombre base de la candidatura, "acordado con los aliados de ámbito estatal para las elecciones autonómicas, es Unidas Podemos-Izquierda Unida-Equo", según recoge el reglamento aprobado en el Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano de decisión del partido entre asambleas.

Las desconfianzas ya se dispararon cuando meses atrás, el pasado enero, saltó que Podemos Andalucía había registrado la marca Marea Andaluza ante una posible confluencia electoral. IU rechazó ese nombre, que utilizó Teresa Rodríguez en las primarias, y la dirección de Podemos Andalucía reculó y dio a entender que lo había registrado para evitar que nadie pudiera utilizarlo y evitar así confusiones. También en aquel momento hubo dos versiones y un crudo choque interno. La dirección estatal dio crédito a la inscripción de ese partido en el registro oficial del Ministerio de Interior, mientras Teresa Rodríguez negaba la evidencia.

Ruptura con Anticapitalistas

Una vez que ocurrió esto, Pablo Iglesias hizo un referéndum, que ganó holgadamente, y donde sentaba las bases de las confluencias electorales para europeas, autonómicas, municipales y generales. Andalucía aceptó los resultados sin más ruido. Mientras, las delegaciones andaluzas de Podemos e IU seguían negociando su propia alianza y Madrid ignorando sus peticiones de mayor autonomía.

La ruptura con 'anticapis' en Madrid se hizo visible cuando, a finales de abril, decidieron quedarse fuera del acuerdo sellado entre pablistas y errejonistas, al entender que era “un reparto de sillones en los despachos”. La polémica por la compra del chalé de más de 600.000 euros por Pablo Iglesias e Irene Montero, públicamente contestada con dureza por el alcalde de Cádiz, y la posterior convocatoria de un referéndum rechazado por la dirección andaluza por considerar que era un intento descarado de “socializar” el problema de estos dos dirigentes, han elevado gravemente la tensión. En este escenario, cada vez se antoja más difícil la paz interna. La guerra sucia escribe el penúltimo capítulo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios