giro político

Susana Díaz pacta un 'gesto firme' del presidente con la financiación autonómica

La presidenta está obligada a revisar su estrategia de confrontación con el Gobierno, su relación con Cs y su discurso 'españolista', mientras la oposición le afea el viraje del PSOE

Foto: Susana Díaz, durante la romería de El Rocío, hace unas semanas. (EFE)
Susana Díaz, durante la romería de El Rocío, hace unas semanas. (EFE)

Susana Díaz y Pedro Sánchez conversaron por teléfono el pasado viernes. Ese mismo día, la presidenta andaluza se había rodeado de sus colaboradores en San Telmo para lanzar un vídeo de felicitación al flamante presidente y fue de las primeras en darle la enhorabuena en Twitter. La orden era congratularse con altavoz del desalojo de Mariano Rajoy. La consigna, hasta en redes, era clara: “A Andalucía siempre le ha ido mejor con un presidente socialista”.

Es la muestra más evidente de que la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno abre una etapa también en las relaciones del líder del PSOE con sus barones, y es que no hay nada que 'cosa' mejor que el poder. Los socialistas andaluces no se han quedado atrás en celebrar el nuevo tiempo. Susana Díaz asume que no podrá decidir sobre los nombramientos que haga Sánchez para su Gobierno, pero sí reclamará la reforma de la financiación, que convirtió en el eje de su discurso político los últimos meses frente a Mariano Rajoy. Aunque el socialista dejó claro en su discurso en el Congreso que no tenía margen ni consenso para abrir esa reforma, que sería además un polvorín en el seno del PSOE, los andaluces asumen que sí dará el paso y esperan un gesto firme en cuanto se celebre el primer Consejo de Ministros.

Una bomba en el tablero andaluz

Poco margen les queda a Susana Díaz y al PSOE andaluz. No pueden más que brindar toda la lealtad y el apoyo a Pedro Sánchez, admiten fuentes socialistas. Si el PSOE tiene una oportunidad de recuperar la centralidad política, es esta, y ella no puede permitirse aparecer otra vez como ‘la mala’ que arruina este lance. El guion escrito manda situarse bajo las órdenes del líder del PSOE y esperar. Sin aspavientos, sin malas caras, todo lo contrario. La procesión, que dirían en el sur, va por dentro. La presidencia de Pedro Sánchez es una bomba en el tablero político andaluz y obliga a Díaz a revisar todos sus planes y estrategias. Preocupan que haya concesiones a los independentistas y la fecha de las elecciones generales. Díaz quiere ir a las andaluzas en solitario.

Además, el efecto de la sentencia Gürtel sacude los fantasmas de qué ocurrirá con los ERE. Aunque los socialistas defiendan que ambos casos no tienen nada que ver, que no hay financiación ilegal del partido, que en Andalucía está amortizado y los expresidentes ya han dimitido, el juicio de los ERE coge desde ya un nuevo relieve. Está previsto que acabe en noviembre y que la sentencia llegue entre primavera y verano. Díaz ya se interesó semanas atrás por el calendario judicial para que la sentencia no coincida con un periodo electoral.

El terremoto tras la sentencia del caso Gürtel agita los fantasmas sobre qué puede ocurrir en Andalucía con los ERE y dos expresidentes en el banquillo

El equipo más cercano de Susana Díaz contaba hasta el miércoles con que habría elecciones generales. Ni uno solo de sus colaboradores dio hasta el último minuto crédito a la posibilidad de que Pedro Sánchez ganara la moción de censura. Admitían que tras la sentencia de Gürtel no había otra salida, porque Rajoy era un presidente “inhabilitado”, y marcaron como única línea roja que no hubiera concesiones a los independentistas. Pero no contaban con que la audaz moción iba a tener este resultado.

Mariano Rajoy y Susana Díaz, durante una visita a Huelva el pasado mes de marzo. (EFE)
Mariano Rajoy y Susana Díaz, durante una visita a Huelva el pasado mes de marzo. (EFE)

De reinvención en reinvención

Ahora, a Susana Díaz le toca reinventarse de nuevo. Va de reinvención en reinvención. Le tocó cambiar el paso cuando se estrelló en las primarias y le toca de nuevo cambiar su estrategia política. No podrá seguir confrontando con el Gobierno como hacía con Mariano Rajoy, ni podrá seguir envuelta en la bandera de España frente al conflicto catalán. Cualquiera de estos discursos, que hasta ahora eran los que estimaba que le daban más rédito político, deberá revisarlos. Ahí tendrá a la oposición en pie de guerra para sacarle la hemeroteca, recordándole que fue la abanderada de la reforma de la financiación y la que más clamaba contra los independentistas catalanes, esos que han llevado al PSOE a La Moncloa.

También sabe la presidenta andaluza que sus relaciones con Ciudadanos van a cambiar. Ya salieron sus 'socios' a decir que si hay condenados en el caso ERE, pedirán elecciones y dimisiones. Adiós a aquellos compañeros cómodos que hacían un ruido manejable. El PP, noqueado, empieza a desempolvar la lista de peticiones que cada día oían para el Gobierno popular.

En el PSOE-A aguardan al BOE para ver qué andaluces irán al Gobierno y los nombramientos en Andalucía. Toca compartir espacio institucional

Cuando perdió, Díaz se replegó en Andalucía, elevó su muro de contención frente al sanchismo, marcó su territorio y aseguró que a Sánchez, de Despeñaperros hacia arriba, iba a dejarlo hacer. Otro cálculo que tendrá que cambiar radicalmente. Ahora, Sánchez tiene en su mano un rosario de nombramientos que le darán, por fin, sitio en Andalucía, un granero de votos clave. Ministros andaluces, delegado del Gobierno, subdelegados en las provincias... Poder institucional y espacio que ahora Susana Díaz no tiene más remedio que compartir. Ya se lo dijo él allá por 2014 y a ella le sentó como un tiro: “Tú en San Telmo y yo en La Moncloa”. La época en que el sanchismo vivía arrinconado en Andalucía pasó a la historia. Ahora, ellos también tendrán sillones, poder y presupuesto, como la presidenta de la Junta.

Pedro Sánchez, junto a Francisco Toscano, en una imagen de 2017. (EFE)
Pedro Sánchez, junto a Francisco Toscano, en una imagen de 2017. (EFE)

Andaluces en las quinielas

Los perfiles andaluces y para Andalucía elegidos serán una señal más. Si Sánchez premia a los antisusanistas andaluces, como sería lógico pensar en agradecimiento por el trabajo realizado a su favor, habrá que ver cómo de la táctica se pasa a la práctica. En las filas del PSOE-A están expectantes para saber si habrá 'vendetta', si los sanchistas hacen suya la máxima de que la venganza es un plato que se sirve frío y hasta qué punto le van a meter el dedo en el ojo a la presidenta de la Junta. Esperan ver dónde se sitúan nombres clave como Francisco Toscano, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis o Carmen Calvo, que suena ya como ministra.

Y, sobre todo, Susana Díaz espera para analizar su calendario electoral. No solo por la sentencia de los ERE. Tras meses de ruido sobre un adelanto, había conseguido instaurar la idea de que iba a apurar a marzo para mejorar su gestión en temas clave como la sanidad o la educación y modular su perfil político más a la izquierda. En realidad, más que en marzo, pensaban en febrero. Ahora todo vuelve a quedar en el aire.

Susana Díaz tiene claro que no quiere que las andaluzas coincidan con otros comicios y aguarda a ver cuáles son los planes de Sánchez

La incertidumbre sobre qué va a pasar con el Gobierno socialista de 84 diputados que tiene Sánchez en Madrid no permite aún despejar el escenario andaluz. Solo hay una cosa que la presidenta tiene claro: quiere ir a elecciones andaluzas en solitario, con un debate netamente andaluz, sin centrarse en Cataluña y sin compartir campaña. Sabe que es lo que más le conviene. Si el flamante presidente consigue mantenerse con equilibrios razonables, tratará de aguantar. Querrá sacar partido a su traje de presidente y aquilatar su perfil político.

Si la situación se hace insostenible, tendrá que convocar elecciones. Díaz observa atenta, medirá riesgos y tomará decisiones para preservar sus comicios en solitario. “Pedro, te pido que nunca me hagas elegir entre mis dos lealtades, mi lealtad a Andalucía y al PSOE”, dijo hace menos de un año. Otra de esas frases que ahora cobran un nuevo significado.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios