crisis del PSOE

Susana Díaz rechaza pactar listas únicas al congreso: “Ahora todos somos de Pedro”

Los barones más débiles sí aceptan los acuerdos de los sanchistas para que en los 'congresillos' de este fin de semana se evite reproducir la batalla de las primarias

Foto: Susana Díaz, junto a su número dos, Juan Cornejo, este 23 de abril al comienzo de la ejecutiva del PSOE-A, en Sevilla. (EFE)
Susana Díaz, junto a su número dos, Juan Cornejo, este 23 de abril al comienzo de la ejecutiva del PSOE-A, en Sevilla. (EFE)

Ya todos estamos con Pedro. A partir de este momento se acabaron los bandos. Los militantes que libremente participen en las asambleas. Nosotros vamos a arrimar el hombro”. Susana Díaz lo proclamó así este martes por la tarde antes del comienzo de la ejecutiva regional del PSOE andaluz.

Díaz, que el lunes ya se reunió con los ocho secretarios provinciales del PSOE andaluz, negó que se haya adelantado el congreso regional a julio y aseguró que el plazo era “el que estaba determinado”. Su mensaje fue que toca centrarse en Andalucía. Comparecerá en el Parlamento para hacer balance de su gestión los días 7 y 8 de junio y este miércoles ha citado al portavoz de Ciudadanos, Juan Marín. “Ahora lo que toca es Andalucía”, recalcó.

Sobre la posibilidad de que los críticos presenten una alternativa a su candidatura para el congreso andaluz, Díaz evitó entrar al trapo. “Estoy encantada de verdad de la participación de los militantes y contenta del apoyo de los socialistas andaluces en este congreso. Encantada”, repitió.

No a las listas únicas

Según ha sabido El Confidencial de fuentes del PSOE andaluz, esta federación rechaza pactar listas únicas de integración ante el próximo congreso federal pese a que la mayoría de los territorios, excepto Aragón, ha dicho que sí. Es la oferta que hicieron llegar los sanchistas un día después de que Pedro Sánchez barriera en las primarias del partido.

En el PSOE-A rechazan acuerdos de "mesa camilla" que "desde arriba adulteren" las votaciones pendientes. Y porque "es la hora de los militantes"

El mensaje que lanzan desde la federación de Susana Díaz es claro. Primero que nada de acuerdos de “mesa de camilla” que “desde arriba adulteren” las votaciones pendientes. Segundo que “es la hora de los militantes”, parafraseando con cierta ironía a Sánchez. Tercero, que seguir dividiendo el partido en bandos ya no tiene sentido: “Ahora todos somos de Pedro, repiten fuentes de la dirección del PSOE andaluz. Aseguran que Díaz ha dado orden de dialogar e integrar a los secretarios provinciales pero que deben hacerlo los militantes desde abajo.

Pedro Sánchez sale al balcón de Ferraz para celebrar su victoria en las primarias del 21 de mayo. (EFE)
Pedro Sánchez sale al balcón de Ferraz para celebrar su victoria en las primarias del 21 de mayo. (EFE)


Queda claro que los socialistas andaluces no están dispuesto a aceptar el plan de los sanchistas, que pretendían evitar las guerras en las asambleas que empiezan este miércoles y los ‘congresillos’ del fin de semana. Estos cónclaves deben elegir a los delegados que acudirán al congreso federal de junio, que participarán en las votaciones sobre la ponencia y la nueva ejecutiva federal. Se puede votar en blanco pero no tumbar al secretario general. Lo que sí podría es aparecer un voto de castigo. Los de Sánchez proponen pactar esas listas respetando la proporcionalidad de los resultados de las urnas el domingo.

Una "trampa" y un "gesto"

Los socialistas andaluces consultados por este periódico insisten en lanzar mensajes de unidad e integración pero no se avienen a la negociación con los enviados de Sánchez. Al secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, lo llamó la tarde del lunes Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Insisten en que los delegados se deciden en cada provincia y en cada agrupación.

En privado muchos socialistas en el puente de mando entienden que es un gesto de cara a la galería, una estrategia de comunicación y que tiene “trampa”. Los afines a Pedro Sánchez tienen militantes a su favor pero no aparato ni cargos orgánicos, decisivos al elegir a los delegados que van al congreso. Repetir los porcentajes de las primarias en Andalucía, por ejemplo, arrojaría más delegados para Pedro Sánchez de los que le corresponderían si se celebran los ‘congresillos’ conforme prevén los estatutos del partido.

El PSOE sigue en estado de ebullición. El andaluz Pradas plantó cara a Zaida Cantera. Verónica Pérez, "la máxima autoridad", recibió insultos en las redes

Pese a los mensajes públicos, el PSOE sigue en estado de ebullición. Parece a punto de explotar en cualquier momento. La desconfianza es creciente. El diputado Antonio Pradas llamó la atención a la parlamentaria Zaida Cantera y pidió a Sánchez que “desautorice las provocaciones” si quiere unir al partido. La comandante en retiro consideró el adelanto del congreso andaluz a julio como “lógico” para evitar un candidato alternativo a Susana Díaz. Fue también muy elocuente del clima de rencor y división los duros mensajes que recibió la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, felicitando este martes a Sánchez en las redes sociales.

Suena Bibiana Aído

Ya hay incluso un nombre circulando como alternativa de los sanchistas para plantar cara a la presidenta de la Junta en las próximas elecciones andaluzas, el de la exministra Bibiana Aído. Una información publicada por ‘La Voz del Sur’ llegó a muchos móviles la jornada del lunes. No se sabía si era un aviso. Todos los afines a Pedro Sánchez, dentro y fuera de Andalucía, consultados por El Confidencial, niegan que vaya a promover a la socialista del clan de Alcalá y hablan de “intoxicaciones” y “bulos” de los susanistas para argumentar que el secretario general no quiere la unidad. Todos se sonríen ante las cámaras mientras se muestran las armas y las acarician sin llegar a desenfundar.

Todos se sonríen ante las cámaras mientras se muestran las armas y las acarician sin llegar a desenfundar

La estrategia de Susana Díaz, sin embargo, no es calcada a la de otros territorios en los que los barones han salido bastante escaldados, vencidos, en mayor o menor medida, por Pedro Sánchez en las primarias. La mayor parte de ellos tienen intención de buscar un pacto con los representantes del secretario general electo en cada provincia, porque entienden que es tiempo de enterrar el hacha de guerra y de propiciar la unidad y la recomposición del PSOE. En Asturias, por ejemplo, los equipos de los tres candidatos ya cerraron un acuerdo con la ejecutiva del presidente del Principado y de la gestora, Javier Fernández, para repartirse los delegados proporcionalmente al peso obtenido por cada aspirante el domingo. En Extremadura, fue el propio Guillermo Fernández Vara el que planteó a su dirección que había que esforzarse en pactar una lista de unidad que reflejase la correlación de fuerzas tanto en Cáceres —donde ganó Sánchez— como en Badajoz —donde se impuso Díaz—. "Es lo que han querido los militantes y hay que respetarlo. Esperemos que seamos capaces de llevar esta negociación a buen puerto, seguro que sí", señalaba uno de los máximos dirigentes del partido en Extremadura que está al mando de las conversaciones.

El resto de barones dice sí a Sánchez

En Castilla-La Mancha, los secretarios provinciales también siguen la misma lógica. "Tenemos que hacer un gran gesto de unidad del partido, y si no es posible, pues que los delegados voten. Pero también somos partidarios de mostrar la unidad en torno a Emiliano García-Page", cuenta un secretario provincial manchego. Un sentimiento que se palpa en otras latitudes del PSOE. La prioridad para los presidentes autonómicos es salvarse de la quema, intentar no verse desestabilizados en sus territorios, y ahora serían presa fácil para Sánchez, especialmente aquellos que han salido más debilitados, en caso de que quisieran plantarle cara. "Es que no merece la pena otra cosa. No tiene sentido pelearse por un delegado más en el congreso. Creo que todos tenemos que ser generosos e intentar apaciguar tensión. Hay que estar con Pedro sin fisuras, que ya bastante hemos hecho el tonto entre todos", sentencia otro cargo manchego, próximo a Page. "Se va a dialogar par conseguir listas unitarias en todas las provincias, no creemos que haya problemas", confirma un máximo cargo de la dirección regional.

Susana Díaz rechaza pactar listas únicas al congreso: “Ahora todos somos de Pedro”

El barón que sí se ha mostrado más cercano a las tesis de Díaz es el aragonés Javier Lambán, que también ha sido el que tradicionalmente ha sido más combativo con Sánchez. Lambán, en rueda de prensa en Zaragoza, sostuvo que trasladar la proporcionalidad de los resultados de las primarias a los delegados de los 'congresillos' del fin de semana sería "desvirtuar" el proceso. "Si todos somos consecuentes con lo que decimos, si somos leales, después del pasado domingo solo hay un secretario general del PSOE, que es Pedro Sánchez", y configurar listas de unidad "inhabilita a los militantes para elegir a quienes les van a representar". Su tesis es que son las bases las que libremente han de designar a sus representantes, y no vale tejer pactos de mesa camilla por arriba.

El aragonés Lambán es el único barón que se alinea con las tesis de Díaz y pide que sean los militantes quienes decidan ante el cónclave federal

En Valencia, federación en la que su líder y presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha quedado arrasado por Sánchez (63,07%-28,22%), la estrategia que se seguirá es la de la mano tendida, siempre que haya correspondencia por parte de Sánchez. "Lealtad de ida y vuelta", en sus propias palabras. "Lealtad mutua", pidió también Lambán. "La teoría es 'encárgate tú de España que nosotros nos encargamos de la Comunidad Valenciana. No te molestaremos, pero tú a nosotros tampoco'", ilustran gráficamente fuentes próximas a Puig. El presidente, aunque sintoniza totalmente con Díaz, quiere centrarse, como sus compañeros, en su Gobierno y en hacer lo posible para continuar al frente de su federación, y para asegurarlo necesita una 'entente cordiale' con el reelegido jefe de Ferraz.

Sánchez baraja nombrar una dirección definitiva de grupo en el Congreso cuanto antes

Pedro Sánchez aún no ha comparecido públicamente desde la noche de su victoria en las primarias. Pero sí está moviéndose. No solo ha lanzado a sus emisarios para intentar propiciar listas de consenso para los 'congresillos'. También está hablando con sus colaboradores para ir ahormando su nuevo equipo, tanto en la dirección del PSOE como en los grupos institucionales. 

El agujero que Sánchez tiene que cubrir antes es el de la portavocía en el Congreso, tras la renuncia, el mismo domingo, de Antonio Hernando. El reelegido secretario general baraja, según confirmaron a este periódico fuentes muy próximas, nombrar una dirección definitiva del grupo en la Cámara Baja lo antes posible, para que sea esa cúpula la que gestione la respuesta de los socialistas a la moción de censura presentada por Podemos y que se debatirá el 13 de junio. El líder electo entiende, según las citadas fuentes, que no tiene sentido acordar con la gestora la designación de una dirección provisional ahora, para luego reemplazarla en menos de un mes, cuando pase el 39º Congreso Federal (el 16, 17 y 18 de junio) y la nombre la ejecutiva entrante. Máxime cuando la moción se debate antes del cónclave federal y necesita una cara visible que represente su proyecto.

Para el puesto de portavoz suenan básicamente dos nombres: los de los diputados Adriana Lastra y José Luis Ábalos. Los dos han sido coordinadores de la campaña de Sánchez y, en cualquier caso, forman y formarán parte de su núcleo duro. Si Lastra es la elegida, Ábalos podría ocuparse de un puesto fundamental, la secretaría de Organización, que le encaja como anillo al dedo ya que es secretario provincial de Valencia, conoce el aparato y tiene un talante "contemporizador", como reconocen en su entorno. Otra opción podría ser Margarita Robles, aunque en su contra tiene el hecho de no tener carné del partido. También se escucha en en el PSOE que una alternativa aplaudida sería la de la catalana Meritxell Batet, antigua mujer de confianza de Sánchez que en estas primarias viró hacia el exlendakari. Lo que los sanchistas dan por ahora como "seguro" es que el nuevo líder no ofrecerá el cargo de portavoz a Patxi López.  

El movimiento que baraja Sánchez, por tanto, es dejar ya nombrada la dirección en el Congreso y proceder a la designación de las cúpulas en el Senado y en el Parlamento Europeo para después del cónclave federal. Pero para ya tener resuelta la dirección del grupo en la Cámara Baja necesita hablarlo con el presidente de la gestora, Javier Fernández, puesto que Sánchez, aunque sea secretario general electo y no deba ser ratificado, no tiene competencias ejecutivas hasta que no llegue el congreso y se rodee de una ejecutiva. La reunión con Fernández se producirá a finales de esta semana o principios de la que viene. 

El descabezamiento actual de los socialistas en el Parlamento se visualizó este martes en un rifirrafe en la Comisión de Interior. La sanchista Margarita Robles preguntó a la ponente socialista de la Ley de Precursores de Explosivos, la valenciana Ana Botella, por qué el grupo iba a votar en contra. Lo hizo en público y delante del portavoz de Interior, el susanista asturiano Antonio Trevín. Este se sorprendió porque ella no es una "miembro muy activa" en la comisión y "debe respetar el trabajo del ponente". Para Robles, no se entendía que el PSOE se quedara solo en la votación y a Trevín "no le gustó que se preguntara", informa EFE.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios