Ecologistas alertan del alto índice de cáncer

La refinería iraní en suelo andaluz provoca roces en el Gobierno de Susana Díaz

Medio Ambiente asegura que no sabe nada del proyecto, a pesar de que técnicos de Industria ya se han reunido con la empresa nacional de petróleo de Irán en el Ministerio de Exteriores

Foto: La inversión para levantar una refinería rondaría los 1.800 millones. (EFE)
La inversión para levantar una refinería rondaría los 1.800 millones. (EFE)

Los datos sobre la inversión prevista por Irán para levantar una refinería de petróleo en suelo andaluz, preferiblemente en Algeciras o Huelva por su salida directa al mar, siguen llegando a cuentagotas. Los ecologistas ya se han puesto en pie de guerra y recuerdan la saturación en la zona, enarbolando además varios estudios que revelan la alta tasa de mortalidad por cáncer en estas comarcas andaluzas. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, sigue aportando información sobre una inversión que rondaría los 1.800 millones de euros y que prevé producir 120.000 barriles de petróleo diarios. El coste estimado de la inversión está entre los 15 y 20 millones de dólares por barril de petróleo/día. Entre estos dos frentes se sitúa el Gobierno andaluz, que legalmente será responsable último de autorizar el proyecto iraní, que da muestras de descoordinación interna. La Consejería de Medio Ambiente no sabe los pasos que está dando la de Empleo, Empresa y Comercio, competente en el área de industria y la que primero tendrá que dar luz verde a la inversión.

El Gobierno andaluz elevó una queja pública contra el Gobierno de la nación después de enterarse por los medios de comunicación de que Irán preveía una inversión importante en Andalucía. Fue el pasado 18 de enero cuando el ministro García-Margallo anunció este proyecto, en un momento de máxima incertidumbre política en España y sacando pecho de las buenas relaciones con Irán apenas dos días después de que la ONU levantara las sanciones contra este país tras el abandono de su programa nuclear. Desde entonces, la Junta de Andalucía ha realizado varias declaraciones públicas dejando claro que no tenía información del proyecto, reclamando al ministro que “respetara las formas” y lamentando que no se siguieran los cauces institucionales, en palabras del portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez. El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, denunciaba el pasado martes, 2 de febrero, que este anuncio no era más que un “globo sonda” y criticaba con dureza que no era "serio” cómo se estaba manejando la información por parte del Gobierno.

Técnicos de Industria se reunieron con la empresa nacional iraní el pasado 28 de diciembre sin comunicar nada a Medio Ambiente

Lo más llamativo es que solo cuatro días antes un equipo de técnicos de la Junta de Andalucía, adscritos a la Consejería de Empleo, se habían reunido en Madrid con representantes de la Empresa Nacional del Petróleo de Irán, según ha confirmado El Confidencial. Estos responsables pudieron escuchar de primera mano de la Empresa Nacional del Petróleo de Irán los datos de la inversión. Fuentes de esta consejería confirmaron el encuentro horas después de que el ministro, de nuevo y esta vez desde Marruecos, pidiera “remar a favor” del proyecto y desvelara el pasado jueves la reunión con autoridades andaluzas en la sede madrileña del Ministerio de Asuntos Exteriores, tal y como informó la Agencia EFE. “Fue una reunión donde se presentaron las líneas generales del proyecto de expansión de negocios de Irán, entre ellos la posible instalación de una planta de refinería. Es todo muy embrionario. Fue un primer contacto donde quedaron en intercambiar más información. Está todo muy verde”, alegan desde la consejería andaluza. Medio Ambiente desconocía este encuentro.

Magtel será el socio andaluz de Niordc

Era llamativo que el Gobierno andaluz siguiera asegurando que no tenía ningún dato del proyecto cuando Irán ya había buscado un socio andaluz, la empresa cordobesa Magtel, con muy buenas relaciones con la Junta de Andalucía y la Consejería de Empleo. Magtel se vio pocos meses atrás envuelta en la querella penal por la adjudicación de la mina de Aznalcóllar, archivada por los tribunales al considerar el juez que no había indicios de prevaricación y pese a la denuncia de la empresa perdedora, Emerita Resources. Esta firma, que perdió el pleito, apuntó directamente a Magtel e insinuó trato de favor de la Junta hacia esta firma cordobesa beneficiaria de importantes ayudas públicas. De hecho, el que fuera secretario general de Industria y desde hace pocos días nuevo interventor general de la Junta, Vicente Fernández, ganó una demanda al abogado de Emerita, al que acusó de mentir por implicarlo en su supuesto amaño del concurso con Magtel como beneficiario. Según avanzó ‘Expansión’, Magtel es el socio andaluz elegido por Niordc (siglas en ingles de la Compañía Nacional Iraní de Refinado y Distribución) para sacar adelante su refinería.

José Manuel Soria, Ana Pastor y José Manuel García-Margallo, en un foro de empresarios en Teherán. (EFE)
José Manuel Soria, Ana Pastor y José Manuel García-Margallo, en un foro de empresarios en Teherán. (EFE)

Conforme avance el proyecto, según informó la Consejería andaluza de Medio Ambiente, será el Gobierno autonómico el encargado de dar licencia a la refinería. Primero Empleo, competente en industria, debe visar la inversión, y después vendrá la Autorización Ambiental Integrada. En este caso, al no existir extracción o almacenamiento de petróleo, el ministerio no tiene competencias en la licencia para el proyecto. No ocurrió así con la refinería Balboa, del grupo Alfonso Gallardo, proyecto finalmente tumbado por no lograr la autorización de Medio Ambiente. Este proyecto pretendía un oleoducto desde Huelva a Badajoz, donde estaba prevista una refinería. Siete años después, fue descartado. Los ecologistas esgrimen ese triunfo para preguntarse por qué ahora vuelve a plantearse una refinería cuando acaban de ganar este pulso y se ha descartado un proyecto similar.

Los ecologistas preparan un frente común

El diputado socialista onubense José Juan Díaz Trillo ha registrado en el Congreso de los Diputados una iniciativa para preguntar al Gobierno sobre este proyecto anunciado por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Díaz Trillo elude valorar la oportunidad de autorizar una nueva refinería en Huelva, asegura que es “muy prematuro”, pero no oculta “la complejidad” de este proyecto en una provincia con una alta protección medioambiental y un entorno muy protegido, enclave del Parque Nacional de Doñana, donde habría que “considerar a fondo” esta inversión.

Foto: Magtel.
Foto: Magtel.

Todavía no está claro el enclave por el que pujará la compañía nacional iraní. Primero se apostó por Algeciras, pero la alta concentración de industrias pesadas en el Campo de Gibraltar desvió la mirada hacia Huelva. Lo fundamental es que haya salida directa al mar. El proyecto cuenta ya con el rechazo frontal de las organizaciones ecologistas más importantes. Desde Greenpeace, Julio Barea asegura que es un “despropósito absoluto” y recuerda que las dos zonas son de alta intensidad industrial y en cada uno de los enclaves existe una refinería de Cepsa. “Soportan ya una alta concentración de industria pesada y además son dos de las zonas de España con mayor tasa de mortalidad por cáncer”, apunta el portavoz de Greenpeace. Tampoco cree que la inversión sea rentable en términos de empleo, y recuerda que es obligatorio ya el paso de los combustibles fósiles a las energías renovables. Una apuesta que, según un informe de esta organización, podría conllevar la creación de hasta tres millones de puestos de trabajo en España hasta 2050. La tasa de paro en el Campo de Gibraltar, con 18 industrias pesadas enclavadas en la zona, supera la media andaluza y alcanza el 40%.

Con 18 industrias pesadas en el Campo de Gibraltar y dos de las 10 refinerías de España en Huelva y Algeciras, alertan de graves efectos en la salud

Desde Ecologistas en Acción, Carlos Arribas recuerda que ya hay excedente en territorio español con 10 refinerías y señala que el nuevo proyecto iraní no estaría destinado al consumo interno. “Esos barriles estarían destinados a las exportaciones. No tiene ningún sentido”, subraya. “Son industrias muy contaminantes”, dice, y menciona las emisiones de óxidos de azufre, compuestos orgánicos volátiles u óxidos de nitrógeno. Arribas apunta también a las altas tasas de morbilidad y mortalidad por cáncer avaladas por importantes estudios, como el del Instituto de Salud Carlos III, que hasta ahora la Administración “ha decidido ignorar”. “La era de los combustibles fósiles ha pasado a la historia. Además, tampoco es rentable desde un punto de vista de empleo, solo se generaría un número importante de puestos de trabajo durante la construcción de esta planta porque después su producción está muy automatizada”, agrega.

Los ecologistas anuncian movilizaciones una vez que la Junta redacte el primer informe sobre un proyecto que ha pasado de convertirse en la "refinería fantasma” de Irán, como ironizaban en el Gobierno andaluz (poniendo en duda el anuncio del ministro de Asuntos Exteriores), a desvelar la descoordinación interna y los roces en el Ejecutivo de Susana Díaz ante un proyecto de tanta envergadura.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios