la alianza entre ambos partidos se solidifica

Susana Díaz aprueba su Presupuesto con C's y revienta el discurso de Pedro Sánchez

Si el candidato del PSOE sitúa a Rivera en “la derecha”, la baronesa socialista ejerce de contrapeso, lo recoloca en el centro y apuntala a las puertas de la campaña su cómoda alianza

Foto: Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, junto a Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía. (EFE)
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, junto a Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía. (EFE)

Pocas horas antes de que arranque de forma oficial la campaña electoral del 20-D, el Parlamento andaluz aprobará mañana jueves el Presupuesto de 2016. Antes que nunca y con muchas facilidades. Susana Díaz saca adelante sus cuentas sin complicaciones gracias a la buena marcha del acuerdo de investidura que cerró con Ciudadanos y que le está permitiendo gobernar en minoría sin sobresaltos.

La alianza del PSOE y el partido de Albert Rivera en la comunidad andaluza, un territorio clave, se consuma a las puertas de la campaña y dinamita el discurso de Pedro Sánchez. El secretario general socialista trata de confinar a Rivera a la derecha junto al PP para alejar una fuga de votantes socialistas a las filas de Ciudadanos. Un escenario que vaticinan varias encuestas publicadas en las últimas semanas. Así lo lleva dejando claro en sus mensajes electorales durante los últimos días, apelando al voto útil de izquierdas frente “a las derechas” de PP y Ciudadanos. Un discurso que permitiría deducir que en Andalucía, Susana Díaz saca adelante sus Presupuestos escorándose a la derecha, tal y como proclaman desde la oposición Podemos o Izquierda Unida. Si bien el Partido Popular directamente aprovecha este escenario para atacar al partido de Rivera, acusándolo de evitar el cambio y permitir “el rodillo” socialista. Ella se muestra más cómoda políticamente que nunca.

La alianza con el PSOE andaluz, a pesar de que podría disuadir a exvotantes del PP de elegir su papeleta en Andalucía, está más pensada en clave nacional

La foto fija que arrojará la aprobación de las cuentas en el Parlamento andaluz distará mucho de la que se vio, por ejemplo, en el debate a tres celebrado el pasado lunes en ‘El País’ o la que se visualice el próximo lunes en Atresmedia. Mientras que Sánchez y Rivera intensifican el intercambio de pullas, en Andalucía se apuntala la alianza entre PSOE y Ciudadanos. Un pacto que Susana Díaz nunca ha ocultado que es el camino a seguir en España tras las generales del 20-D, si los resultados lo permiten. La baronesa socialista no es que se lleve mal con Podemos en la comunidad autónoma, es que directamente no hay diálogo. El rechazo del partido de Pablo Iglesias a la investidura de la líder socialista sigue presente e impide cualquier acercamiento. La confrontación es total. Mientras Pedro Sánchez deja la puerta abierta a un pacto con Iglesias para llegar a La Moncloa, los socialistas andaluces ponen el foco en su total “irrelevancia” política.

La experiencia fallida de otros barones socialistas con Podemos, como Guillermo Fernández Vara en Extremadura, que ha impedido aprobar las cuentas de esa comunidad, no hacen más que reforzar la estrategia de Susana Díaz a favor de Ciudadanos. Los escenarios electorales, según el propio análisis de los socialistas, son muy diferentes dentro y fuera de Andalucía. Mientras que Ciudadanos es una amenaza real para Pedro Sánchez y trabajará para pescar a votantes socialistas desencantados en los cinturones rojos de grandes ciudades como Madrid, los socialistas andaluces creen que reforzar al partido de Rivera y lanzar esa imagen de partido de gobierno que persigue el candidato naranja no afecta a sus perspectivas para el 20-D. En Andalucía, sostienen, el crecimiento de Ciudadanos se basa esencialmente en el desfondamiento del Partido Popular. Los cálculos del equipo de campaña de la baronesa socialista no tienen en cuenta efectos colaterales negativos por el hecho de consolidar el papel político esencial de Ciudadanos en Andalucía.

El presupuesto, que verá la luz a pocas horas del inicio oficial de la campaña electoral, asciende a 31.285 millones de euros y tiene como principal novedad, tras años de subidas impositivas para cuadrar los números, un descenso de dos puntos en el tramo autonómico del IRPF. Un rebaja fiscal que Ciudadanos se apunta como su gran logro. El portavoz del partido en Andalucía, Juan Marín, ha destacado “la responsabilidad” de su partido y su apuesta por la “estabilidad” en la comunidad andaluza. Ciudadanos no solo utiliza su apoyo a las cuentas autonómicas para vender su papel de garante del Gobierno sin entrar en el cambio de sillones sino que también atiza fuerte al Partido Popular, con quien hay que recordar que mantienen el Gobierno de varias capitales y diputaciones en Andalucía. Marín admite que quizás hubiera sido más rentable electoralmente no dar su apoyo a Susana Díaz pero no es verdad según su propia estrategia interna.

El secretario general del PSOE trata de arrinconar a Rivera a la derecha junto al PP para alejar una fuga de votantes socialistas a las filas de Ciudadanos

La alianza con el PSOE andaluz, a pesar de que podría disuadir a exvotantes del PP de elegir su papeleta en Andalucía, está más pensada en clave nacional. A Rivera le viene muy bien su pacto con Susana Díaz para situarse en el centro del tablero político y quitarse la etiqueta de partido de derecha y sucedáneo del PP. Reforzarán además su imagen de partido de gobierno. Ciudadanos ya se presenta como tercera fuerza en Andalucía, por delante de Podemos, aunque no descartan adelantar al PP o quedarse muy cerca del que ha sido hasta ahora el principal partido de la oposición. Manejan una intención de voto del 18%, según sus sondeos, frente al 2,4% del pasado marzo. Unos números que ratifican, según defienden, que su apoyo a la baronesa socialista es la mejor opción.

Albert Rivera volverá a arrancar su campaña en la comunidad andaluza, tal y como hizo en las pasadas municipales. Visitará Cádiz, Sevilla, Granada y Málaga. En rojo en su mapa electoral están Madrid, Cataluña y Andalucía, un trío con el que confía en desbancar al PSOE de Pedro Sánchez. Susana Díaz está logrando salvar su Gobierno y su acción política con el apoyo incondicional de Ciudadanos incluso en asuntos tan poco vendibles electoralmente como la comisión de investigación de los cursos de formación, que sigue varada en el Parlamento andaluz y no torpedeará la intensa campaña que la líder socialista se ha fabricado. Lo que no se conocen son las consecuencias electorales que este pacto tendrá para el candidato nacional, que, una vez más, es cautivo de la estrategia y el discurso que Díaz marca para todo el país.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios