Kichi busca salvar la alcaldía con un pacto con el PSOE a las puertas de la campaña
  1. España
  2. Andalucía
quiere un “acuerdo de estabilidad” de cuatro años

Kichi busca salvar la alcaldía con un pacto con el PSOE a las puertas de la campaña

Los socialistas no piensan dar oxígeno al alcalde de Podemos y recuerdan el bloqueo a Susana Díaz y la “guerra abierta” por Teresa Rodríguez contra la Junta de Andalucía

placeholder Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi', el pasado mes de septiembre. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi', el pasado mes de septiembre. (EFE)

Podemos pide una tregua en Andalucía y el PSOE dice que ahora ni hablar. Un “pacto de no agresión” que “renuncie al insulto y la descalificación” y la búsqueda de acuerdos puntuales en urbanismo, políticas sociales o educación. Esta es la última oferta con la que el alcalde de Cádiz, José María González, ‘Kichi’, ha sorprendido al PSOE, a quien cita el 2 de diciembre, en el arranque de la campaña electoral, para firmar un “acuerdo de estabilidad” de cuatro años, hasta las próximas elecciones municipales.

“¿Un pacto de no agresión? ¿Esto qué es? No lo habíamos oído nunca. ¿Qué quieren? ¿Maniatar a la oposición?”, ese fue el recibimiento, con mucha ironía, en el cuartel general de los socialistas andaluces. Al documento, los socialistas ya le han dado un sonoro portazo y han respondido exigiendo que se cumplan de una vez los acuerdos que ya se firmaron en el acuerdo de investidura y que consideran que siguen bloqueados. “Esto es el día de la marmota. El alcalde no se centra en lo importante, que es gobernar y tomar decisiones”, ha respondido públicamente Fran González, portavoz socialista en el consistorio gaditano. La sensación de que todo da vueltas en bucle sin llegar a ningún sitio se ha convertido ya en marca de la política gaditana.

Queda claro que el PSOE andaluz de Susana Díaz ni olvida ni perdona el bloqueo de 80 días al que Podemos sometió a la candidata socialista, ni la estrategia de “acoso y derribo” que aseguran que la secretaria general de la formación morada en Andalucía, Teresa Rodríguez, tiene en marcha en Andalucía. El PSOE no está dispuesto a hacerse una foto con Podemos en la cuenta atrás para el 20 de diciembre. Ni quieren ni les hace falta, recuerdan. El acuerdo con Ciudadanos les está permitiendo gobernar cómodamente y sin sobresaltos. Susana Díaz dejó muy claro hace meses que no quería pactos ni con Podemos ni con el PP, y considera que su estrategia de acuerdos con Ciudadanos es la mejor opción y la única exportable para España.

Los socialistas le han dado un portazo al documento y han exigido que se cumplan los acuerdos que ya se firmaron y que, a su juicio, están bloqueados

En Cádiz, los socialistas se vieron entre la espada y la pared. O dejaban al PP tras dos décadas de mayorías absolutas de Teófila Martínez o daban paso a Podemos. Optaron por lo segundo en contra del criterio de algunos dirigentes del partido. Pero desde entonces no han vuelto a dar cancha al alcalde. “Cada propuesta, cada medida, son horas infinitas de negociación y cualquier acuerdo que se adopta en el Ayuntamiento de Cádiz luego si pueden lo frenan en la Junta. Nos ha pasado con los pactos por la reindustrialización de la Bahía de Cádiz. Aquí dijeron que sí y después han frenado las enmiendas al presupuesto en ese sentido formuladas por Podemos en el Parlamento andaluz. Todo es igual”, relatan fuentes próximas al alcalde gaditano. Nada que ver por ejemplo con la situación del Ayuntamiento de Madrid, señalan.

El alcalde de Podemos, tras meses de bloqueo en los que va gobernando a trancas y barrancas con grandes dificultades y sin apoyos, da un giro a su estrategia para formalizar un acuerdo de mayor alcance con los socialistas. En juego están los próximos Presupuestos municipales, que deberán ver la luz en un momento muy delicado para las cuentas de la ciudad, con un aviso serio del Ministerio de Hacienda sobre la mesa y una deuda de 275 millones de euros, heredada del anterior equipo municipal del PP. Kichi casi daba por hecho antes de hacer su oferta que hasta que no pasen las elecciones y se despeje el escenario político es imposible ningún acuerdo con los socialistas. Nada tiene que ver la relación de PSOE y Podemos en Andalucía con la que tienen en otras comunidades o alcaldías de España. Aquí son enemigos sin matices. O por lo menos lo han sido hasta el momento.

La cita se mantiene para el 2 de diciembre

El regidor gaditano mantiene la oferta en pie, confía en que en las próximas dos semanas el PSOE “recapacite” y mantendrá la cita para el 2 de diciembre. Su intención es que se visualice una silla vacía y la negativa del PSOE al diálogo. Los socialistas no muestran ninguna preocupación al respecto. La lectura del partido desde la cúpula regional apunta a que Podemos, tras meses en pie de guerra y sin llegar a acuerdos, ha asumido que su estrategia, que atribuyen a Teresa Rodríguez como principal urdidora, está siendo fallida a la luz de las encuestas.

Los sondeos que tiene el PSOE de Susana Díaz, posiblemente el partido andaluz con más costumbre de leer encuestas, apuntan a una subida importante de Ciudadanos y a una caída de Podemos frente a los resultados de las últimas elecciones andaluzas de marzo. Ahí circunscriben lo que consideran un cambio en el guion del partido de Pablo Iglesias en Andalucía. Tampoco ignoran en este análisis la guerra interna abierta en Podemos por las listas electorales y la imposición casi sin concesiones de la dirección de Madrid frente a Teresa Rodríguez. La secretaria general ha plegado velas y ahora se dedica a negar en público cualquier roce interno, y a pregonar su apoyo total a Iglesias y Sergio Pascual, el hombre que mueve los hilos en Andalucía sin contar con su criterio. No le queda otra. Después del 20 de diciembre, desde luego, habrá movimientos internos.

Teresa Rodríguez ha plegado velas y ahora se dedica a negar en público cualquier roce interno, y a pregonar su apoyo total a Iglesias y Sergio Pascual

A los socialistas les sorprendió la suavidad y el cambio de registro de la líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, el pasado jueves frente a Susana Díaz en la sesión de control del Parlamento andaluz. Sospecharon entonces de un giro estratégico, posiblemente impuesto por Madrid ante la caída electoral que vaticinan para el partido en la comunidad andaluza y después de que se haya constatado, según el análisis de las filas socialistas, que Podemos ha quedado retratado como un partido “irrelevante” en Andalucía que va de la mano en sus estrategias de oposición con el Partido Popular.

Desde el equipo de Susana Díaz tienen claro que la nueva oferta de Kichi tiene mucho que ver con todo esto. Teresa Rodríguez y el alcalde de Cádiz, apodados como “los Clinton de Cádiz”, además de compañeros políticos son pareja. Los socialistas repasan cada uno de los puntos que Podemos marcó como líneas rojas para justificar su voto en contra de la presidenta de la Junta. Sobre todo se recrean en la exigencia de limitación del número de asesores y personal de confianza, “cuando en el Ayuntamiento de Cádiz hay ahora más que nunca”. Tampoco olvidan la exigencia de romper relaciones con los bancos que ejecutaran desahucios cuando Podemos ha intentado sin éxito varios operaciones de tesorería para ganar liquidez en las arcas municipales gaditanas y lo ha hecho con todas las entidades financieras, incluidas las que desahucian. De ahí no se mueven.

“Cualquier acuerdo que se adopta en el Ayuntamiento de Cádiz luego si pueden lo frenan en la Junta“, dicen fuentes próximas al alcalde gaditano

La oferta política del alcalde de Podemos en Andalucía no llegará a ninguna parte. Sus opciones de salvar el Presupuesto no se cierran. Los socialistas aseguran que tratarán de llegar a acuerdos si cumplen sus compromisos de investidura. Lo que no van es a cerrar ningún pacto a largo plazo ni a hacerse ninguna foto “política” a las puertas de la campaña electoral. Desde el PSOE, niegan que estén bloqueando las iniciativas del equipo municipal y aportan datos sobre las medidas votadas en los distintos plenos municipales. Aseguran haber apoyado el 81% de las mismas. “Con los datos sobre la mesa, no pueden decir que estemos impidiendo su gestión. El problema es que no están sabiendo hacerlo”, lamenta el portavoz socialista. Curiosamente, son datos de votaciones muy parecidos a los que alega Podemos en el Parlamento andaluz cuando los socialistas les recriminan una pinza con el Partido Popular. Mucho número cruzado pero cero entendimiento entre ambas formaciones. Ni en Cádiz ni en Sevilla.

Noticias de Podemos Teresa Rodríguez Susana Díaz Elecciones Andalucía 2015 Cádiz
El redactor recomienda