Es noticia
Menú
Feijóo desactiva la 'mina' del PP de Asturias: fulmina a Mallada y busca un nuevo barón
  1. España
GÉNOVA MARCA EL PASO

Feijóo desactiva la 'mina' del PP de Asturias: fulmina a Mallada y busca un nuevo barón

El líder popular llamó a consultas a Teresa Mallada para pedirle personalmente que se apartase tras meses de advertencias. Génova cierra la puerta a Álvarez-Cascos y limita su papel a "sugerencias externas"

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo (d); y la presidenta del PP de Asturias, Teresa Mallada (i). (EFE/J.L.Cereijido)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo (d); y la presidenta del PP de Asturias, Teresa Mallada (i). (EFE/J.L.Cereijido)

Una a una, Alberto Núñez Feijóo ha logrado desactivar todas las 'minas' territoriales que dejó su predecesor en el cargo. La nueva dirección ha intentado alejar al PP de batallas intestinas que dinamiten la renovada paz interna del partido. Pero eso no significa que no se hayan abordado, en silencio, diversos debates orgánicos. Congresos territoriales que se estimaban conflictivos, como el de Murcia o el de Extremadura, se resolvieron sin exabruptos y con la participación directa de Génova. Pero la solución no termina de cuajar en otros lugares. En Asturias el terreno es especialmente hostil. Tanto, que ha tenido que ser el propio Feijóo quien diese personalmente un golpe encima de la mesa para apartar a Teresa Mallada, todavía presidenta de la formación regional.

"En Asturias el partido está completamente roto", sentencian fuentes de la cúpula, que reconocen el desafío que tiene ante sí la dirección de Génova para evitar una guerra civil orgánica a pocos meses de las elecciones autonómicas y municipales. Los tambores de una nueva crisis comenzaron a sonar cuando la actual líder de los populares asturianos decidió "enrocarse" en el puesto y no atender a las indicaciones para que diese un paso atrás. El dirigente gallego aterrizó en Madrid prometiendo máxima independencia a sus dirigentes autonómicos, pero eso no significa que no haya tenido un papel relevante en la vida orgánica de sus territorios. De hecho, como publicó El Confidencial, Feijóo tiene la última palabra en la elección de los candidatos del PP en las capitales de provincia.

Foto: Elecciones generales 2019 en la provincia de Asturias. (C.C./HansenBCN)

Distintas voces del PP en Madrid y Asturias aseguran que las primeras llamadas de atención a Teresa Mallada llegaron el pasado mes de abril. El vicesecretario de Organización, Miguel Tellado; y el coordinador general del partido, Elías Bendodo, trasladaron hace meses el veto a la dirigente asturiana y su deseo de encontrar un nuevo candidato sirva de "pegamento" en una región ya acostumbrada a las batallas internas. Las órdenes son claras y públicas. "La prioridad ahora mismo es elegir el mejor candidato que una al partido", delimitan en Génova. Y Mallada, según las fuentes consultadas, "deteriora" las relaciones internas, hasta el punto de haberse originado una amplia corriente de detractores a su liderazgo.

La dirigente hizo oídos sordos al toque de atención procedente de Madrid durante meses, convencida de que podría participar en el eventual congreso que Génova tenía pendiente convocar. Pero Feijóo no se planteaba esa opción. "Los congresos son para unir, no para dividir un partido. La clave es dar unidad y solidez a un proyecto político", es la consigna que ha defendido Miguel Tellado en público y privado. Aunque no hay una apuesta definida para sustituir a Teresa Mallada, lo que sí tenía claro el líder del PP es que ella no seguiría con las riendas.

La negativa de la exconcejala de Aller a dar un paso a atrás de forma pública molestó en Madrid. Hasta el punto de que fue Alberto Núñez Feijóo en persona quien tuvo que ejercer su autoridad llamando a consultas a Teresa Mallada, y comunicándole personalmente que no contaba con ella. La cita se celebró esta misma semana, en la tarde del pasado lunes. Por la mañana, la dirigente se había reunido con Adrián Barbón en calidad de máxima representante del PP de Asturias para iniciar la negociación de los presupuestos regionales. Tres días después, confirmó su salida ante los micrófonos.

Foto: Francisco Álvarez-Cascos, esta mañana. (EFE)

"Yo siempre he formado parte de las soluciones y nunca de los problemas, dejando de lado intereses personales", aseveró en una breve intervención sin permitir preguntas de los periodistas, en la que no entró a detallar las causas por las que la dirección nacional le había retirado su confianza. Sus detractores critican que, incluso al comunicar su salida, Mallada dejase la puerta abierta a participar de forma "activa" en definir el futuro del PP de Asturias cuando tiene a amplios sectores enfrentados.

La designación de Teresa Mallada como candidata regional ya despertó suspicacias en el PP de Asturias. En 2019, Pablo Casado impuso una bicefalia a la entonces presidenta regional, Mercedes Fernández, hasta que esta se marchó al Senado. Ahora, Feijóo quiere un congreso de unidad y un liderazgo renovado. Además de la fractura interna, Mallada no logró remontar la marca en las últimas elecciones autonómicas -el socialista Barbón logró 20 escaños frente a los 10 del PP-. Se vio involucrada, además, en un caso de prevaricación administrativa y tráfico de influencias -ya archivado por la justicia- en la construcción de una residencia de ancianos durante su etapa como portavoz en Aller, cargo que ocupó entre 2008 y 2011.

La solución para Asturias

Feijóo ha desactivado una 'mina' en un territorio que siempre ha dado quebraderos de cabeza al PP. Pero la solución para Asturias es aún una incógnita. La tesis que manejan en la dirección de Génova es la de buscar "con calma" un candidato que "amplíe el espacio político del PP" y que "consiga reunificar el voto de centroderecha" en la región. No es un reto fácil, pero Feijóo no tiene prisa. En el partido no hay demasiadas esperanzas en poder doblar el pulso a un socialista consolidado como Adrián Barbón en las elecciones que se celebrarán en apenas ocho meses, y menos cuando el PP sigue siendo un polvorín.

Según distintas voces, Génova quiere encontrar un candidato al que curtir, preparar y lanzar "a largo plazo". La prioridad es la estabilidad orgánica, y el congreso, que se celebraría por primera vez en cinco años, sigue pendiente de fecha. Fuentes de la dirección apuntan que no habrá novedades como mínimo hasta el próximo mes de noviembre.

Foto: Francisco Álvarez-Cascos, esta mañana. (EFE)

Aunque no hay una decisión en firme, el nombre de Álvaro Queipo, actual secretario general del PP de Asturias, ha entrado en las quinielas. Fuentes territoriales apuntan a un distanciamiento entre el 'número dos' del partido y Teresa Mallada en los últimos meses, un alejamiento que también existe entre la presidenta y el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, otro de los grandes puntales de los populares asturianos. Lo que también descarta Génova es recuperar al que fuese 'dos' de Aznar, Francisco Álvarez-Cascos, cuyo nombre volvió a las portadas en verano al trascender un encuentro privado entre este y Queipo en un restaurante de Castropol.

El exvicepresidente primero del Gobierno trasladó su intención de ayudar en el difícil desafío de rearmar el partido en Asturias. Feijóo mantiene una buena relación con Cascos, pero Génova se apresura a cerrar la puerta a su regreso. En la dirección aseguran que existe interlocución con el veterano dirigente, pero limitan su papel a "sugerencias externas". En 2011, Mariano Rajoy le rechazó como candidato a la presidencia de Asturias, y este abandonó el partido después de más de tres décadas de militancia. El dirigente fundó Foro Asturias, una organización con la que logró una efímera presidencia del Principado. En 2020 fue expulsado de su propia plataforma, acusado de apropiación indebida y administración desleal. Demasiado ruido para Feijóo, el apodado como "hombre tranquilo".

Una a una, Alberto Núñez Feijóo ha logrado desactivar todas las 'minas' territoriales que dejó su predecesor en el cargo. La nueva dirección ha intentado alejar al PP de batallas intestinas que dinamiten la renovada paz interna del partido. Pero eso no significa que no se hayan abordado, en silencio, diversos debates orgánicos. Congresos territoriales que se estimaban conflictivos, como el de Murcia o el de Extremadura, se resolvieron sin exabruptos y con la participación directa de Génova. Pero la solución no termina de cuajar en otros lugares. En Asturias el terreno es especialmente hostil. Tanto, que ha tenido que ser el propio Feijóo quien diese personalmente un golpe encima de la mesa para apartar a Teresa Mallada, todavía presidenta de la formación regional.

Alberto Núñez Feijóo Asturias
El redactor recomienda