Es noticia
Menú
El municipio andaluz donde el Brexit aprieta: ¿llegará La Línea a ser ciudad autónoma?
  1. España
El olvidado Campo de Gibraltar

El municipio andaluz donde el Brexit aprieta: ¿llegará La Línea a ser ciudad autónoma?

La condición limítrofe con Gibraltar o el elevado paro juvenil son parte del problema que llevó al alcalde de La Línea de la Concepción (Cádiz) a plantear esta controvertida solución

Foto: Vista del Peñón de Gibraltar desde La Línea de la Concepción. (Reuters)
Vista del Peñón de Gibraltar desde La Línea de la Concepción. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Macarena Olona habló una vez de un tal "Puigdemont del sur". Se lo dijo al alcalde de La Línea de la Concepción (Cádiz), José Juan Franco, cuando en sesión plenaria aprobó instar al Gobierno de España a convocar un referéndum para convertir el municipio linense, limítrofe con Gibraltar, en una ciudad autónoma. La decisión se tomó con el voto a favor de 21 ediles, todos del partido independiente del alcalde (La Línea 100x100), tres abstenciones (PSOE) y un voto en contra (PP). Entonces la noticia causó revuelo, y las comparaciones con el separatismo catalán estaban servidas. Pero ha pasado un año y el interés por este lugar tan particular, a la par que olvidado, se ha ido apagando.

La campaña para las elecciones andaluzas también ha congelado el proceso de plebiscito. Por el momento, la solicitud ni siquiera ha llegado al Congreso de los Diputados, y la idea de una ciudad autónoma de La Línea continúa guardada en un cajón. Eso sí, las motivaciones que llevaron al alcalde y el partido de gobierno a proponer un cambio de rumbo, con más o menos acierto, no se han desvanecido. Él promete no cesar en su empeño por lograr más opciones para el desarrollo linense. Pocos saben que hace meses estuvo de viaje en el neoyorquino Times Square a fin de atraer inversores a este rincón de Cádiz. Al fin y al cabo, los problemas derivados de ser 'ciudad dormitorio' de Gibraltar, liderar el 'ranking' de localidades con más jóvenes en paro o situarse en el foco del narcotráfico siguen ahí. Y, de momento, no parece que vayan a irse. Bienvenidos a La Línea de la Concepción.

El 23% está en paro

El municipio linense es uno de los ocho que conforman el Campo de Gibraltar, popularmente conocido como 'la novena provincia andaluza' por lo singular de esta localización sobre el resto de comarcas gaditanas. Hablamos de una demarcación que, pese a contar con problemas comunes como el tráfico de droga, aglutina algunos de los lugares más ricos de la provincia, con San Roque a la cabeza. Pero también incluye algún que otro nombre de entre los más pobres. En este último caso se encuentra La Línea. Sobre el porqué de las dificultades sociales del lugar hemos hablado con plataformas vecinales, representantes de otros municipios de la comarca y hasta con el propio alcalde, José Juan Franco. Muchas han sido sus razones, pero suelen coincidir en algunos diagnósticos: la falta de industria, los obstáculos para atraer población y, por encima de todo, la frontera con Gibraltar en un Brexit que nunca acaba.

"Hay 11.000 trabajadores en Gibraltar que son residentes en La Línea", cuenta el regidor del municipio. Es más, el número total de transfronterizos asciende a 15.000 personas que cada día atraviesan el paso entre ambas ciudades para ir a trabajar. El alcalde —que se desmarca de quienes lo acusan de ser el Puigdemont del sur sosteniendo que él "no incurre en la ilegalidad"— explica que 7.000 de estos empleados son españoles, y otros 4.000 extranjeros de distintas procedencias. "Estas personas están cotizando al fondo de pensiones gibraltareño, y eso significa que cuando se jubilen estarán percibiendo un nivel de renta bajísimo", advierte Franco, que teme que en unos años tengamos "una población envejecida y pobre", dado que el grueso son "trabajadores que hoy en día apenas llegan a final de mes".

placeholder El alcalde de La Línea de la Concepción, José Juan Franco. (EFE/A. Carrasco Ragel)
El alcalde de La Línea de la Concepción, José Juan Franco. (EFE/A. Carrasco Ragel)

Teniendo en cuenta que en la localidad gaditana hay unos 63.000 habitantes, estaríamos hablando de que prácticamente uno de cada seis cruza la frontera entre dos países todos los días para ir a trabajar. Y aunque la distancia entre ambos sea de apenas siete kilómetros —unos 15 minutos en coche—, seguimos hablando de un tránsito transfronterizo con no pocas complejidades. Más ahora que el Reino Unido ni siquiera está en la Unión Europea. "Todo el mundo estaba pendiente de lo que ocurría con Irlanda del Norte o en el turismo malagueño tras el Brexit, pero aquí seguimos sin saber lo que va a pasar en nuestra propia frontera". Esta reflexión es de Alfonso Torres, secretario de la Mesa de Trabajo por La Línea. El suyo es un espacio de cooperación entre los distintos colectivos, sindicatos e incluso partidos políticos de todos los colores —PP, PSOE, Izquierda Unida, Podemos o la formación en el gobierno, La Línea 100x100— para buscar soluciones conjuntas a las adversidades en este punto tan singular del mapa.

Para Torres, todos (o casi todos) los problemas del municipio pasan por un mismo camino: la situación fronteriza. También los altos niveles de paro, el urbanismo o la escasa infraestructura, cuyo origen parte muchas veces de este punto inicial. "Buena parte de nuestra economía está enfocada casi exclusivamente a prestar servicios a Gibraltar", señala el secretario de la Mesa, que advierte del contrasentido que esto supone: "Si no existiera esa fuente de ingresos, la ciudad estaría prácticamente muerta, pero este único sostén no es suficiente para un municipio de nuestro tamaño". Y eso sin contar con el Brexit. En 2017, un año después del sí a la salida del Reino Unido de la UE, el Ayuntamiento de La Línea realizó un estudio para analizar el impacto socio-económico de esta decisión en la economía local.

"Parte de nuestra economía se basa en prestar servicios a Gibraltar", lamenta Torres

Según Apymell (la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de La Línea), solo con la depreciación de la moneda británica dejarían de circular en la localidad unos 15,6 millones de euros en un año. A la publicación de este artículo, el Gobierno de España aún no ha cerrado un acuerdo definitivo con las autoridades británicas para esclarecer cuál será de ahora en adelante el encaje del municipio con el enclave británico.

Pero este no es el único problema al que prestar atención. El contrabando o el narcotráfico están a la orden del día en un lugar con una de las tasas de paro más altas del país. La clave está la escasa distancia a la que se encuentra Gibraltar, con un régimen fiscal especial para productos como el tabaco. Y también la proximidad con el norte de África, que hace de La Línea es una de las puertas de entrada del hachís en España. En la ciudad hay unas 30 mafias organizadas y, según cálculos conjuntos de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria recogidos en un estudio del consistorio linense, se estima que el fraude por contrabando de productos ilícitos a las arcas del Estado asciende a más de 325 millones de euros al año. También los golpes al narco son una noticia casi constante no solo allí, sino en toda la comarca.

Foto: Foto: EFE

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska presentó este mismo año en Cádiz el Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar para 2022-2023. Una ampliación que añadía más presupuesto a la estrategia que ya existía. Esta fue la tercera edición del plan que dio sus primeros pasos en julio de 2018. Se han redoblado los esfuerzos y aumentado un 50% la presencia policial en esta zona de influencia. El alcalde de Los Barrios, otro municipio de la comarca, Miguel Alconchel, agradecía en este sentido la actuación de Marlaska y admitía a este periódico que "creía sinceramente que era el mayor acierto del Gobierno en el Campo de Gibraltar".

También se refirió el regidor barreño a la despoblación como uno de los grandes problemas en la comarca. En total, llegan a ser cerca de 300.000 habitantes para unos 1.500 kilómetros cuadrados. Pero no afecta a todos los sus municipios por igual: según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el caso concreto de La Línea éste fue el sitio que más redujo su censo en 2021 (un 0,42% menos). De hecho, hace tiempo que la despoblación viene siendo un problema estructural en el sur de España. Y hay casos en los que esto termina afectando a la calidad de servicios básicos: "La gente no se quiere quedar o venir aquí, hay una imagen del pueblo distorsionada", garantiza el alcalde linense. La consecuencia más directa es una "altísima" tasa de rotación de funcionarios. En institutos, por ejemplo, puede ser de hasta el 80% en tan solo un año, según los datos del Consistorio. Y también afecta a la sanidad: "Me he visto en pleno verano sin pediatras ni oncólogos en el hospital", admite José Juan Franco.

placeholder Vehículos entran por el puesto fronterizo gibraltareño desde La Línea de la Concepción. (EFE/A. Carrasco Ragel)
Vehículos entran por el puesto fronterizo gibraltareño desde La Línea de la Concepción. (EFE/A. Carrasco Ragel)

Luego está el problema de la vivienda: "El alquiler es carísimo porque el parque de vivienda es muy limitado. Tenemos a mucha gente joven que apenas puede independizarse". Todos estos contratiempos fueron los que llevaron al alcalde y su partido, con sobrada mayoría en el ayuntamiento, a plantear la idea de una ciudad autónoma como vía de salida. "No soy tan ingenuo como para pensar que, si mañana nos convertimos en ciudad autónoma, pasado todo estará arreglado", puntualiza a este periódico, a sabiendas de que "el cambio real es un proyecto a medio plazo" y que una reforma del reglamento "simplemente lo impulsaría". Por ejemplo, mediante una tributación más baja en IRPF o un plus de territorialidad similar al que ya existe en Ceuta o Melilla, sirviendo de 'caramelo' para atraer funcionaros que elijan quedarse en La Línea.

Pero no todos piensan que esta pueda ser la solución a sus problemas. Alfonso Torres no cree que esta figura responda a las necesidades del pueblo linense, y se remite a los dos ejemplos que ya conocemos en España. "Me encantaría hablar del caso de éxito de Ceuta y Melilla, pero es que no lo son", apunta. "¡Si hasta nos 'peleamos' constantemente con ellas en las estadísticas por ver cuál tiene más paro!". La respuesta para él tiene que pasar por hallar una fórmula propia. Por eso, y aprovechando el periodo electoral en Andalucía, representantes de la Mesa de Trabajo por La Línea se reunieron con algunas formaciones que concurrían a los comicios para hacerles firmar un decálogo de medidas con las que sellar su compromiso por el desarrollo del municipio. El primer punto: reconocer la singularidad de La Línea. Y eso pasará, a efectos prácticos, por plantear "un modelo de desarrollo económico" propio y desbloquear las negociaciones con Reino Unido por la situación de Gibraltar. "El Brexit demuestra que somos víctimas del contencioso por la soberanía gibraltareña", reflexiona Torres. "Siempre que algo se rompe a nivel diplomático, los platos rotos los pagamos nosotros".

Foto: Pedro Sánchez. (Reuters)

De momento, la vía de salida que intentó abrir el ayuntamiento, la de la ciudad autónoma, sigue bloqueada. Tras aprobarse la propuesta de una consulta popular comenzó un periodo de alegaciones al que solo se presentaron la Junta de Andalucía y el Gobierno de España. Esto resulta significativo, ya que son ambas entidades las que estarían a cargo de las siguientes fases del proceso, en caso de continuar. Y así fue: una vez resueltas las alegaciones, en marzo de este año el alcalde de La Línea envió a la Consejería de Presidencia de la Junta un escrito que solicitaba formalmente elevar el referéndum al Consejo de Ministros. No hubo respuesta.

"Todo esto coincidió con el inicio de la campaña para las andaluzas", apuntó el regidor, a cuyo equipo no le resultó "ni oportuno ni pertinente" introducir un elemento cómo este en el debate electoral. "No queríamos acusaciones de haber usado esta reclamación con fines partidistas", así que decidieron esperar. Hasta ahora. El 23 de julio será el día en el que Juan Manuel Moreno Bonilla vuelva a tomar posesión como presidente de la Junta tras su reelección. Esa también será la fecha en la que el ayuntamiento asegura que hará llegar un nuevo escrito al Gobierno andaluz para que su propuesta no caiga en saco roto. Ante este panorama, cabe preguntarse: ¿llegará La Línea a ser una ciudad autónoma?

Macarena Olona habló una vez de un tal "Puigdemont del sur". Se lo dijo al alcalde de La Línea de la Concepción (Cádiz), José Juan Franco, cuando en sesión plenaria aprobó instar al Gobierno de España a convocar un referéndum para convertir el municipio linense, limítrofe con Gibraltar, en una ciudad autónoma. La decisión se tomó con el voto a favor de 21 ediles, todos del partido independiente del alcalde (La Línea 100x100), tres abstenciones (PSOE) y un voto en contra (PP). Entonces la noticia causó revuelo, y las comparaciones con el separatismo catalán estaban servidas. Pero ha pasado un año y el interés por este lugar tan particular, a la par que olvidado, se ha ido apagando.

Gibraltar Noticias de Andalucía Cádiz
El redactor recomienda